Portada-Representación artística digitalizada de la Tierra y la Luna. (Erickacr / CC BY-SA 4.0)

El Ancestral Mito de la Tierra Hueca y las Civilizaciones Subterráneas

(Leer articulo en una sola página)

Edmund Halley fue uno de los defensores más célebres de la Teoría de la Tierra Hueca. (Wikimedia Commons)

Edmund Halley fue uno de los defensores más célebres de la Teoría de la Tierra Hueca. ( Wikimedia Commons )

Con el albor del Siglo XX otros estudiosos, como los norteamericanos, William Reed y Marshall Gardener , también creyeron tener evidencias de la existencia de un mundo interior. Uno de los datos más curiosos que esgrimían como argumento, aportado por algunos exploradores del Ártico, era que al parecer las temperaturas del aire y el agua se incrementaban a medida que se aproximaban al Polo Norte. Basándose en estas y otras observaciones, afirmaban que los mamuts no se habían extinguido, sino que seguían habitando en el interior de la Tierra.

Modelo de Mamut expuesto en el Museo Real de la Columbia Británica en Victoria, Canadá. (FunkMonk CC BY-SA 2.0)

Modelo de Mamut expuesto en el Museo Real de la Columbia Británica en Victoria, Canadá. (FunkMonk CC BY-SA 2.0 )

También Adolf Hitler creía firmemente en la Teoría de la Tierra Hueca, en cuyo interior se encontrarían los seres arios puros y perfectos que dominarían al mundo. Lo cierto es que en la Alemania nazi muchos grupos defendían esta teoría. Es más: la Sociedad Thule –principal círculo esotérico alemán de la época– sostenía una hipótesis muy próxima, si bien la relacionaba con los mitos de los reinos perdidos subterráneos de Agartha y Shambala.

Adolf Hitler y varios de sus colaboradores creían firmemente en la Teoría de la Tierra Hueca. (Wikimedia Commons)

Adolf Hitler y varios de sus colaboradores creían firmemente en la Teoría de la Tierra Hueca. ( Wikimedia Commons )

Por su parte, el primer hombre en sobrevolar los polos, el norteamericano Richard E. Byrd , en su informe posterior dijo haber  "inspeccionado cerca de 26.000 km 2 alrededor y más allá del polo" . Esta simple frase con las palabras “ más allá del polo”  son la base sobre la que muchos defensores de la teoría acusan al gobierno norteamericano de encubrimiento, afirmando que Byrd llegó a entrar en la “Tierra Interior.”

El continente ártico o Hyperborea tal y como aparece en le Atlas de Gerardus Mercator de 1595 (Public Domain)

El continente ártico o Hyperborea tal y como aparece en le Atlas de Gerardus Mercator de 1595 ( Public Domain )

Los mitos de Shambala y Agharta

Los mitos son tan antiguos como la propia humanidad, así que tan antiguos como el propio hombre son los mitos de seres que habitan las profundidades de la Tierra. En contraposición a los  ángeles del cielo, la tradición en general envió a los demonios bajo tierra. Como ejemplo tenemos al infierno cristiano. Sin embargo, los budistas del Asia Central creían en un reino maravilloso bajo nuestros pies al que bautizaron como Agartha, donde los seres son más bellos y más sabios que nosotros y cuyo Rey ostenta el poder de leer nuestra alma.

Desde hace miles de años los sabios tibetanos, además de instruir acerca de un mundo interior y de la red de cavernas que lo protege, aseguran estar en contacto con el “Rey del Mundo”  o gobernante supremo para todo este planeta, de quien el  Dalai-Lama es su representante en el mundo exterior. También hablan y escriben acerca de túneles que comunican desde el Tíbet con el mundo interior, afirmando que existen otros muchos diseminados por toda la Tierra, entre los que cabe citar los existentes bajo las grandes pirámides de Egipto y de Sudamérica. De igual forma existirían también alrededor de la gran Hoya Amazónica , comunicando las antiguas ciudades del Imperio de  El Dorado  con el Imperio interior de la Tierra, al que ellos denominan  AGARTHA o AGARTHI.

La capital de ese mundo interno -y por ende de todo el orbe terrestre- sería una ciudad llamada Shambala donde residirían el  Rey del Mundo  y su corte de avanzados seres, que permanecen guiando a los hombres a través de la ciencia, el arte, la religión y la filosofía.

Según los mitos ancestrales tibetanos, las pirámides de Centroamérica y Sudamérica (en la imagen, Tikal, en Guatemala) estarían asentadas sobre redes inmensas de túneles subterráneos, comunicando las antiguas ciudades del Imperio de “El Dorado” con el Imperio interior de la Tierra, al que ellos denominan AGARTHA o AGARTHI. (Wikimedia Commons)

Según los mitos ancestrales tibetanos, las pirámides de Centroamérica y Sudamérica (en la imagen, Tikal, en Guatemala) estarían asentadas sobre redes inmensas de túneles subterráneos, comunicando las antiguas ciudades del Imperio de “El Dorado”  con el Imperio interior de la Tierra, al que ellos denominan AGARTHA o AGARTHI. ( Wikimedia Commons )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article