Portada-Santa-Claus

Los antiguos orígenes de Papá Noel: la leyenda de San Nicolás

(Leer articulo en una sola página)

Todos los años millones de niños de todo el mundo esperan con ansiedad la llegada de Papá Noel. Los padres cuentan a sus hijos la historia de ese anciano de barba blanca, abrigo rojo y botas relucientes que viaja por todo el mundo con sus renos llevando regalos para todos los que se hayan portado bien. Tal vez llegue el día en que los padres también cuenten la historia del verdadero Papá Noel: un hombre que dedicó su vida a la caridad y a hacer regalos.

La verdadera historia de Papá Noel surge con San Nicolás (270 d. C. - 343 d. C.) Nicolás nació en Asia Menor (la Anatolia griega, situada en lo que hoy es Turquía) dentro del Imperio romano, en el seno de una familia griega adinerada de la ciudad de Patara, un puerto del mar Mediterráneo. Sus padres murieron a causa de una epidemia cuando Nicolás aún era joven, y Nicolás gastó todo su patrimonio en ayudar a sus progenitores enfermos y posteriormente a todos aquellos que sufrían enfermedades o no disponían de recursos. Una de las historias sobre Nicolás cuenta que fue él quien aportó las dotes de tres jóvenes empobrecidas para que no tuvieran que convertirse en prostitutas. En tres ocasiones, las bolsas de dinero necesarias para sus dotes aparecieron en sus hogares, tras serles arrojadas por sus ventanas y aterrizar sobre los calcetines y/o zapatos colocados delante del fuego de las chimeneas para secarse. De ahí surgió la costumbre de dejar colgando calcetines o de colocar zapatos, para que San Nicolás dejase en ellos sus regalos.

Nicolás se convirtió en obispo de Mira siendo todavía un hombre joven, y su generosidad por los necesitados, así como su amor por los niños, le hicieron célebre en todo el mundo cristiano. De este modo comenzó la tradición de entregar regalos en honor a San Nicolás, más conocido a día de hoy como Papá Noel o Santa Claus.

Retrato de San Nicolás. Fuente: BigStockPhoto

Retrato de San Nicolás. Fuente: BigStockPhoto

San Nicolás murió el 6 de diciembre del año 343 d. C., y la víspera de su muerte se hicieron regalos a los niños en su honor. De hecho, el 6 de diciembre, día de San Nicolás, todavía es la festividad principal de entrega de regalos en muchos países europeos. En otros países esta celebración fue trasladada a la noche del 24 o al 25 de diciembre como consecuencia de la Reforma Protestante y su oposición a la veneración de los santos.

La tumba de San Nicolás en Mira se convirtió en centro de peregrinación. A causa de las muchas guerras y los numerosos enfrentamientos en la región, algunos cristianos, preocupados de que el acceso a su tumba se volviera algo imposible, trasladaron la mayor parte de sus restos a Bari, Italia, en el año 1087. Ese mismo año erigieron una basílica en su honor, y allí descansan desde entonces, convirtiéndose el lugar en un nuevo enclave santo de peregrinación para los más devotos cristianos.

Un profesor de anatomía de la Universidad de Bari catalogó, midió y fotografió los restos del santo en 1957, en un intento de reconstruir su rostro. En el año 2004, utilizando toda la información reunida en 1957, un antropólogo facial trató de llevar a cabo dicha reconstrucción empleando la más moderna tecnología digital. Los resultados pueden observarse aquí.

Muchas de las ideas acerca de Papá Noel se atribuyen al poema escrito por Clement Clarke Moore “A Visit from St. Nicholas” , más conocido como “The Night Before Christmas” ( Era la v íspera de Navidad ), publicado por primera vez en el Sentinel del 23 diciembre de 1823, periódico editado en Troy, Nueva York.

Fresco de San Nicolás. Fuente: BigStockPhoto

Fresco de San Nicolás. Fuente: BigStockPhoto

Muchos de sus atributos modernos quedaron establecidos en este poema. Entre ellos destaca el hecho de que viaje en un trineo volador, que se posa en los tejados de las casas, y que acceda a su interior a través de las chimeneas, cargado con un saco lleno de regalos. Además, en el poema se describe a San Nicolás como “gordinflón y rollizo, como un viejo y alegre duende” con “su panza redonda” que “temblaba al reírse ¡como un cuenco de gelatina!” a pesar de que el “diminuto trineo” y “los pequeños renos” darían a entender que era físicamente pequeño. Asimismo, es en esta poesía donde aparecen por vez primera los nombres de los renos que tiran del trineo mágico:  Destello, Danzarín,  Saltarín, Brujo, Cometa, Cupido, Trueno y Chispa.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article