Portada - Composición - María Magdalena (Public Domain) y vidriera con la imagen de un cáliz (Joel Kramer/CC BY 2.0)

Un apasionante descubrimiento: el cáliz de María Magdalena y el legendario Santo Grial

(Leer articulo en una sola página)

‘Perceval y la doncella del Grial’, obra del pintor alemán del siglo XIX Ferdinand Piloty. (Revista Eco)

‘Perceval y la doncella del Grial’, obra del pintor alemán del siglo XIX Ferdinand Piloty. ( Revista Eco )

El Castillo Blanco de la Ciudad Blanca

De hecho hay en Inglaterra un castillo que era conocido en la Edad Media por este nombre. Construido de piedra clara, de la que recibe su nombre, se encuentra en la población de Whittington del condado de Shropshire, cerca de la frontera entre Inglaterra y Gales. La cosa no acaba ahí, ya que el nombre de Whittington procede en realidad del antiguo inglés y significa, literalmente, Ciudad Blanca (“White Town”).

El Castillo Blanco de Whittington. (Fotografía: Deborah Cartwright)

El Castillo Blanco de Whittington. (Fotografía: Deborah Cartwright)

A principios del siglo XIII, el propietario del castillo, un barón de nombre Fulk Fitz Warine, se convirtió en protagonista de un cuento romántico de autor anónimo, titulado Fulke le Fitz Waryn, en el que el castillo de Whittington aparece específicamente asociado tanto a la leyenda de Arturo como al Santo Grial. Comprensiblemente, al referirse este y otros romances artúricos al “Castillo Blanco de la Ciudad Blanca,” las tradiciones de la zona vinculan este lugar con la leyenda del Grial. Resulta fascinante el hecho de que, a mediados del siglo XIX, un descendiente directo de Fulk Fitz Warine aseguraba que su familia había custodiado el Grial durante siglos, y que aún lo poseía. Se trataba de un anticuario de Shropshire de nombre Thomas Wright (descendía de los Fitz Warine por línea materna.)

Curiosamente, el Grial que Wright afirmaba poseer no era ninguno de los objetos ya mencionados, sino un frasco de perfume que supuestamente habría pertenecido a María Magdalena.

María Magdalena con el Frasco Sagrado, óleo del pintor italiano del siglo XV Andrea Solari. (The Commandery of Saint Michael)

María Magdalena con el Frasco Sagrado, óleo del pintor italiano del siglo XV Andrea Solari. ( The Commandery of Saint Michael )

Según la Biblia, María Magdalena poseyó de hecho un frasco de este tipo. Parece que estaba hecho de alabastro (Marcos 14,3), y ungió los cabellos de Cristo con este precioso óleo como señal de que le aceptaba como su Salvador. En el Nuevo Testamento también podemos leer que María Magdalena fue a la tumba de Cristo para embalsamar su cuerpo con aromas tras ser enterrado (Marcos 16,1), una práctica habitual entre los judíos en aquella época. La tradición cristiana sostiene que llevaba estos aromas en el mismo frasco y que a continuación recogió algunas gotas de la sangre de Cristo cuando éste se apareció a ella tras la Resurrección (en el Evangelio de Marcos, capítulo 14, versículo 8, leemos que Jesús ya había predicho que ella embalsamaría así su cuerpo). El recipiente se convirtió de este modo a lo largo de la Edad Media en una famosa reliquia, al parecer perdida, y durante siglos numerosos artistas pintaron a María Magdalena con este frasco.

Cristo resucitado y María Magdalena ante el sepulcro en un óleo de Rembrandt. Junto a la Magdalena podemos ver su famoso frasco de alabastro. (Public Domain)

Cristo resucitado y María Magdalena ante el sepulcro en un óleo de Rembrandt. Junto a la Magdalena podemos ver su famoso frasco de alabastro. ( Public Domain )

¿Era este frasco, conocido como el Cáliz de Magdalena, el que Thomas Wright aseguraba poseer? ¿Qué fue de él, de ser así? Cabe destacar que, siguiendo el espíritu de las leyendas del Grial, Wright afirmaba haberlo ocultado en un lugar secreto. Evidentemente, al no tener hijos a los que legarle este tesoro, Wright dejó tras de sí antes de su muerte (1877) un complejo rastro de pistas que conducirían a la localización del supuesto Grial.

Siguiéndole la pista al Grial

Conocí esta curiosa historia por primera vez cuando investigaba las leyendas artúricas, y finalmente llegué a la conclusión de que Wright probablemente poseyera algo que él creía realmente que era el Santo Grial y que habría ocultado: sin duda se tomó considerables molestias para dejar una serie de pistas que llevaban a algo. Y ya que podía –quizás podía– tratarse del mismo objeto que se creía que era el Grial y se encontraba en el castillo de Whittington en el siglo XIII, decidí intentar resolver el enigma de Wright.  

Thomas Wright. (CC BY 4.0)

Thomas Wright. ( CC BY 4.0 )

En un principio, sin embargo, dudaba que este antiguo objeto oculto tuviera algo que ver con Jesús o con María Magdalena. La época medieval resuena con relatos de caballeros cruzados que regresan de Tierra Santa con supuestas reliquias bíblicas, muchas de las cuales probablemente les vendieron ciudadanos de la zona para sacarles los cuartos a los crédulos invasores. Por otro lado, como parece que el Cáliz de la Magdalena se hallaría en el lugar en el que las leyendas artúricas más antiguas sitúan al Santo Grial, siendo también el lugar donde fueron creados dichos relatos, podía –de nuevo quizás podía– tratarse de la reliquia que dio pie a la leyenda del Grial.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article