Portada - ‘Kalki el Destructor’, ilustración de José-Patricio Aguirre, artista digital y tradicional.

El descenso de Kalki el exterminador: codicia, corrupción, guerra, destrucción y Apocalipsis

(Leer articulo en una sola página)

Kalki es el Heraldo del Apocalipsis que según las profecías hindúes traerá la destrucción al mundo cuando la humanidad haya abandonado por completo la religión, “cuando nada se sepa de las técnicas de sacrificio, ni siquiera de palabra.”

Kalki será la encarnación última del dios hindú Vishnu, de quién está dicho que vendrá “como un cometa y portando una terrible espada para traer la aniquilación de los hombres bárbaros y pecadores al final de la Kali-yuga” (Sri Dasavatara Stotra, 10ª Sloka).

Izquierda: Saqueos de comercios y quema de mercancías en las calles de Yakarta (Public Domain). Derecha: Kalki bajo la forma de Vajimukha (con cabeza de caballo). (CC BY-SA 4.0)

Izquierda: Saqueos de comercios y quema de mercancías en las calles de Yakarta (Public Domain). Derecha: Kalki bajo la forma de Vajimukha (con cabeza de caballo). (CC BY-SA 4.0)

La Kali-yuga

Según las creencias hindúes, el tiempo universal comprende cuatro grandes períodos o yugas: Satya-yuga, Treta-yuga, Dvapara-yuga y Kali-yuga. En la actualidad, la humanidad está atravesando la Kali-yuga, cuya duración aproximada es de 432.000 años. Este período dio comienzo tras la batalla de Kuruksetra hacia el final del reinado del rey Pariksit, hace unos 5.000 años. Por lo tanto, aún quedan aproximadamente 427.000 años de Kali-yuga antes de que llegue Kalki.

A principios de la Kali-yuga, en el 3102 a. C., el Señor Krishna desapareció de la tierra, dejando en su lugar una edad de oro para la humanidad. Esta era de gloria debe durar según las predicciones 10.000 años, hasta que  los defectos del hombre acaben por contrarrestar el legado que Krishna dejó tras de sí. A partir de ese momento, las cualidades inferiores de la naturaleza humana, en particular su codicia y materialismo, se harán cada vez más fuertes. El ser humano perderá todo interés en cuestiones espirituales, y aquellos devotos que aún se aferren a los dioses serán ridiculizados y perseguidos – “se les dará caza en las ciudades por deporte como si fueran animales” (Knapp, 2016).

Bhalka, cerca de Somnath, Gujarat, India. El lugar en el que el Señor Krishna abandonó el mundo para regresar a su morada celestial en el año 3102 a. C. (CC BY-SA 4.0)

Bhalka, cerca de Somnath, Gujarat, India. El lugar en el que el Señor Krishna abandonó el mundo para regresar a su morada celestial en el año 3102 a. C. (CC BY-SA 4.0)

A partir de ahí las cosas irán de mal en peor. Los gobiernos y la policía se convertirán en focos de corrupción, la decencia humana se irá erosionando y no habrá protección para el pueblo contra los delincuentes ni  se dará solución a la gran multitud de crímenes de todo tipo que se cometerán. Todos lucharán con todos y contra todos, la guerra será una constante. El mundo se convertirá en un lugar terrible en el que la gente nacerá únicamente para sufrir y en el que reinará el caos.

Las profecías del Kalki Purana

El Kalki Purana profetiza asimismo que los materialistas partidarios de la Kali-yuga serán el principal objetivo de Kalki:

Todos estos hijos [agentes] de [la personificación de la era de] Kali serán los destructores del sacrificio [ritual religioso], el estudio de los Vedas y la caridad, ya que habrán transgredido los principios védicos de la religión. Extenderán por el mundo la angustia, la locura, la enfermedad, la vejez, la destrucción de los principios religiosos, el dolor, la tristeza y el miedo. Estos descendientes de Kali infestarán hasta el último rincón del reino de Kali, destruyendo a los pueblos del mundo. Extraviados bajo la influencia de su época, impacientes por naturaleza, llenos de deseos lascivos y terribles pecadores, serán muy orgullosos y violentos incluso con su padre y su madre. También aquellos conocidos como ‘nacidos dos veces’ [iniciados espiritualmente] carecerán de todo buen comportamiento, ignorarán todas las debidas convenciones y se pondrán al servicio de las clases más bajas. (Knapp, 2016)

El Kalki Purana describe asimismo lo que ocurrirá en la Kali-yuga a los sacerdotes: los hombres supuestamente encargados de mantener la fe viva y pura entre la humanidad:

Estos espíritus caídos se recrearán en vanas argumentaciones, y utilizarán la religión como un medio de vida. La enseñanza de la sabiduría védica será su profesión, quebrantarán sus votos y venderán vino y otros alimentos abominables, como la carne. Serán crueles por naturaleza y muy aficionados a complacer sus estómagos y sus genitales. Por esta razón, desearán lascivamente a las esposas de los demás y se les verá siempre borrachos. (Knapp, 2016)

El Avatar de Kalki en las montañas del Punjab, pintura realizada en torno al año 1765 en el antiguo estado Guler del Himalaya. (Public Domain)

El Avatar de Kalki en las montañas del Punjab, pintura realizada en torno al año 1765 en el antiguo estado Guler del Himalaya. (Public Domain)

El retorno de Kalki

“Después de 432.000 años, Vishnu/Krishna pondrá fin a la Kali-yuga regresando bajo la forma del avatar Kalki, la 22ª encarnación de Dios. Montado en Devadatta, su noble corcel blanco, Kalki descenderá del cielo empuñando una espada ardiente (el Arma de Parabrahman) para dar muerte a los ateos y a los perversos.

El Señor Kalki, Señor del Universo, montará en su veloz caballo blanco Devadatta y, espada en mano, recorrerá la tierra exhibiendo sus ocho opulencias místicas y las ocho cualidades especiales de la Divinidad. Deslumbrante con su resplandor sin igual y cabalgando a gran velocidad, matará por millones a los ladrones que osaron vestirse como reyes.” (Srimad-Bhagavatam 12.2.19-20)

Kalki con su caballo blanco. (Public Domain)

Kalki con su caballo blanco. (Public Domain)

El estado de las cosas será tan desastroso llegados a este punto que la venida de Kalki será vista como una bendición por los pocos hombres santos que hayan perseverado en su fidelidad, refugiados en cuevas y profundos bosques. Kalki, cuyo nombre puede traducirse como ‘destructor del error,’, ‘destructor de la oscuridad’ o ‘destructor de la ignorancia’, fundará entonces una nueva Satya-yuga, Edad de Oro en la que reinarán la verdad y la rectitud.

La Segunda Venida de Cristo

El mito hindú de Kalki presenta claros paralelismos con la  escatología de otras importantes religiones, en especial con las creencias cristianas relacionadas con la segunda venida de Cristo. Leemos en el capítulo 19 del Apocalipsis:

Entonces vi el cielo abierto, y había un caballo blanco: el que lo monta se llama «Fiel» y «Veraz»; y juzga y combate con justicia. Sus ojos, llama de fuego; sobre su cabeza, muchas diademas; lleva escrito un nombre que sólo él conoce; viste un manto empapado en sangre y su nombre es: La Palabra de Dios. Y los ejércitos del cielo, vestidos de lino blanco puro, le seguían sobre caballos blancos. De su boca sale una espada afilada para herir con ella a los paganos; él los regirá con cetro de hierro; él pisa el lagar del vino de la furiosa cólera de Dios, el Todopoderoso. Lleva escrito un nombre en su manto y en su muslo: Rey de Reyes y Señor de Señores. Luego vi a un Ángel de pie sobre el sol que gritaba con fuerte voz a todas las aves que volaban por lo alto del cielo: «Venid, reuníos para el gran banquete de Dios, para que comáis carne de reyes, carne de tribunos y carne de valientes, carne de caballos y de sus jinetes, y carne de toda clase de gente, libres y esclavos, pequeños y grandes.» Vi entonces a la Bestia y a los reyes de la tierra con sus ejércitos reunidos para entablar combate contra el que iba montado en el caballo y contra su ejército. Pero la Bestia fue capturada, y con ella el falso profeta - el que había realizado al servicio de la Bestia las señales con que seducía a los que habían aceptado la marca de la Bestia y a los que adoraban su imagen - los dos fueron arrojados vivos al lago del fuego que arde con azufre. Los demás fueron exterminados por la espada que sale de la boca del que monta el caballo, y todas las aves se hartaron de sus carnes. (Apocalipsis 19,11-21)

Podemos encontrar teorías sobre cómo será el fin del mundo en las religiones y sistemas de creencias de todo el mundo. Así como las religiones tienen sus propias teorías sobre el origen de la humanidad, también las tienen sobre su desaparición.

Imagen de portada: ‘Kalki el Destructor’, ilustración de José-Patricio Aguirre, artista digital y tradicional.

Autor: Kerry Sullivan

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Fuentes:

Gurudev Shri. Lahari Krishna. “Who Is Kalki Maha Avatar?” Narayana Consciousness. Praise & Meditation Centre, 2016. Web: http://www.narayanaconsciousness.net/Site_publish/Who_Is_Kalki_Maha_Avatar/preview.html

“Kalki Avatar The Apocalyptic Horse Rider.” Yoga-philosophy, 2003. Web: http://www.yoga-philosophy.com/eng/kalki/kalki.htm

Knapp, Stephen. “Kalki The Next Avatar of God.” Sri Nandanandana Dasa, 2016. Web: http://www.stephen-knapp.com/kalki_the_next_avatar_of_God.htm

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article