Portada - Sello cilíndrico de Ibni-Sharrum. Héroes al servicio de Ea abrevando a sus búfalos. Museo del Louvre, París. (CC BY 3.0)

Los Anunnaki y la historia prohibida del origen de la Humanidad

(Leer articulo en una sola página)

Detalle del ‘Sello de Adda’. Los personajes pueden ser identificados como dioses por sus sombreros puntiagudos. La figura central con corrientes de agua y peces fluyendo de sus hombros es Ea (versión acadia de Enki), dios de las aguas subterráneas y la sabiduría. A la izquierda se observa una diosa alada, Ishtar (la Inanna sumeria). Las armas que asoman por detrás de sus hombros simbolizan su naturaleza belicosa. Museo Británico. (Public Domain)

Detalle del ‘ Sello de Adda ’. Los personajes pueden ser identificados como dioses por sus sombreros puntiagudos. La figura central con corrientes de agua y peces fluyendo de sus hombros es Ea (versión acadia de Enki), dios de las aguas subterráneas y la sabiduría. A la izquierda se observa una diosa alada, Ishtar (la Inanna sumeria). Las armas que asoman por detrás de sus hombros simbolizan su naturaleza belicosa. Museo Británico. ( Public Domain )

“Varón y hembra los creó; y los bendijo, y los llamó Adán el día en que fueron creados”. (Génesis 5,2) . El término hebreo Adán no se referiría por tanto a un solo hombre, sino más bien, al primer grupo de seres humanos llamados adanitas o “Los que son de la tierra”.

Pero tras la creación del hombre, los Anunnaki todavía se enfrentaban a otro gran problema: los esclavos que habían escapado y se habían dispersado por gran parte del planeta. La solución llegó bajo la forma de un gran diluvio provocado por lo que estaba sucediendo en nuestro sistema solar en aquellos tiempos.

Se acordó que se dejaría morir a las especies “fugitivas” no avisándoles de lo que estaba por venir. Sin embargo, el director científico Enki, convencido de que su última creación era demasiado perfecta y única, decidió finalmente permitirle vivir sobre este planeta. Al poco llegó la gran inundación, limpiando a la humanidad de toda especie a excepción del Homo sapiens .

‘El Diluvio’, óleo de León Comerre (1850-1916). Museo de Bellas Artes de Nantes. (Public Domain)

‘El Diluvio’, óleo de León Comerre (1850-1916). Museo de Bellas Artes de Nantes. ( Public Domain )

Este artículo está basado en la obra de  Zecharia Sitchin conocida como  Crónicas de la Tierra , que presenta la supuesta historia prohibida de la especie humana partiendo de innumerables estudios e interpretaciones de las antiguas civilizaciones que florecieron y se desarrollaron hace milenios usando técnicas ahora olvidadas.

Imagen de portada: Sello cilíndrico de Ibni-Sharrum. Héroes al servicio de Ea abrevando a sus búfalos. Museo del Louvre, París. ( CC BY 3.0 )

Autor: Código Oculto

Este artículo fue publicado con anterioridad en Código Oculto y ha sido publicado de nuevo en Ancient Origins en Español con permiso. 

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article