Portada - Ilustración de un Jiang Shi

Jiang Shi: los vampiros chinos de la dinastía Qing

(Leer articulo en una sola página)

Los Jiang Shi son unos seres de los generalmente denominados como ‘no muertos’ que encontramos en el folklore chino. Aunque su nombre original chino se traduce a menudo como vampiro, zombi o fantasma, su significado literal es ‘cadáver rígido’. Estas criaturas pueden ser identificadas por su vestimenta  habitual: – el uniforme de un funcionario de la dinastía Qing. Además, los Jiang Shi son también reconocibles por su postura y forma de moverse. Los brazos de estos seres están constantemente extendidos, al parecer debido al rigor mortis , y en lugar de caminar se mueven dando saltos. Como resultado de la rigidez de sus cuerpos, existen muchas formas de que un cadáver se convierta en un Jiang Shi, así como muchas maneras de derrotarlos. Estas criaturas no-muertas aparecen en gran cantidad de películas chinas.

Aunque la mayoría de los Jiang Shi se distinguen por vestir de la misma forma, la posición de su cuerpo y su extraña forma de moverse, también existen variantes entre estos seres. Por ejemplo, algunos de ellos parecen seres humanos normales, mientras que otros se encuentran algo más descompuestos por llevar muertos más tiempo. Incluso se ha descrito a algunos de ellos con dientes afilados, largas uñas y resplandeciendo con una luz verde fosforescente. En algunas versiones de estos relatos, los Jiang Shi se hacen cada vez más fuertes, lo que les permite desarrollar nuevas habilidades, como volar y transformarse en lobos.

Vampiros Jiang Shi con su habitual vestimenta de funcionarios de la dinastía Qing (Imagen original)

Vampiros Jiang Shi con su habitual vestimenta de funcionarios de la dinastía Qing ( Imagen original )

Parece que hay muchas formas en que un cadáver puede transformarse en un Jiang Shi. Por ejemplo, según una de las versiones de este mito, se crea un Jiang Shi cuando un individuo sufre una muerte violenta, como por ejemplo suicidio, horca o ahogamiento. Este tipo de muertes provocan que el alma no pueda abandonar el cuerpo, lo cual tiene como resultado un cadáver animado. Según otra creencia, un cadáver puede convertirse en un Jiang Shi si no se le entierra como es debido. Por ejemplo, si un enterramiento se pospone tras la muerte, el difunto no encuentra reposo y regresa para aterrorizar a los vivos. Otra supuesta forma en que se crea un Jiang Shi es cuando un cadáver no se descompone ni siquiera tras ser enterrado. Los cadáveres sobre los que cae un rayo o salta un animal (en especial si es un gato) también son susceptibles según las leyendas chinas de convertirse en uno de estos no-muertos.

Las historias sobre los Jiang Shi no carecen totalmente de fundamento. Durante la dinastía Qing, se procuraba repatriar los cadáveres de los trabajadores chinos que morían lejos de sus casas para que pudieran ser enterrados en su lugar de nacimiento. El objetivo de esta práctica era que los espíritus no añorasen su tierra natal. Parece que hubo comerciantes que se especializaron en aquella época en la manipulación y el transporte de los cadáveres hasta su hogar ancestral. Se cuenta que estos ‘transportistas de cadáveres’, como se les llamaba, transportaban a los muertos de noche. Llevaban los ataúdes fijados a pértigas que descansaban sobre los hombros de dos hombres. A medida que transcurría el viaje, las pértigas de bambú se combaban: visto desde lejos, este hecho podía dar la impresión de que el muerto se bamboleara por su propia voluntad.

Cortejo fúnebre tradicional chino, c. 1900. (Public Domain)

Cortejo fúnebre tradicional chino, c. 1900. ( Public Domain )

Fue de este modo como surgieron los rumores sobre cadáveres que volvían a la vida. En un principio hubo quien especuló con la posibilidad de que los ‘transportistas de cadáveres’ fuesen nigromantes capaces de reanimar los cadáveres de los difuntos por medio de la magia. Así, bajo la supervisión de los ‘transportistas de cadáveres’, los muertos volverían a su hogar moviéndose a saltos. El traslado de los cadáveres se llevaba a cabo durante la noche para minimizar su posible descomposición. Además, viajar de noche implicaba que la probabilidad de cruzarse con alguien sería menor, ya que se consideraba de mal augurio tener un encuentro con un difunto. Como medida adicional, encabezaba la procesión un sacerdote que avisaba a la gente de su llegada tocando una campana.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article