Portada - Recreación artística del Arca de la Alianza. (Public Domain)

En busca del arca perdida: el hombre que afirmaba haber descubierto el Arca de la Alianza

(Leer articulo en una sola página)

Algunos estudiosos de la Biblia, como por ejemplo Ron Wyatt, creen que “el Señor Yahveh no hace nada sin revelar su secreto a sus siervos los profetas” (Amós 3,7). La profecía de White, pronunciada 81 años antes del hallazgo de Wyatt en 1982, era según creía Wyatt la predicción del milagroso descubrimiento del Arca de la Alianza.

‘Moisés con las tablas de la Ley’ (1659), óleo de Rembrandt. (Public Domain)

‘Moisés con las tablas de la Ley’ (1659), óleo de Rembrandt. ( Public Domain )

Las excavaciones de Wyatt

Ron Wyatt informó de que el primer hallazgo de sus excavaciones fue un altar de piedra que sobresalía de la pared de roca, y que formaría parte de las ruinas de una de las primeras iglesias cristianas, construida quizás en el siglo I a. C. Wyatt dijo que este descubrimiento sugería que “los primeros cristianos sabían que éste era un lugar importante” ( Covenant Keepers , 2016). Exploraciones posteriores de la zona revelaron la existencia de cuatro agujeros excavados en el suelo de piedra. Estarían destinados a la inserción de los postes de las cruces de madera utilizadas por los romanos para las crucifixiones. (El lugar en el que Jesús fue crucificado fue testigo de muchas otras ejecuciones, tanto antes como después de la suya.)

Uno de los agujeros se encontraba ligeramente más elevado que el resto. Se trataría de la localización del criminal más destacado en cada ejecución, un honor que sin duda fue otorgado a Jesús en el día de su crucifixión junto a dos simples ladrones. “En el agujero para la cruz se había colocado una piedra tallada cuadrada que hacía las veces de tope. Presentaba marcas para los dedos a ambos lados, y cuando Ron Wyatt la retiró observó una gran grieta en el lecho de roca, extendiéndose desde el agujero para la cruz” ( Covenant Keepers , 2016). Según Wyatt, éste era el lugar exacto del que hablaba Mateo cuando dijo que las rocas se desgarraron de dolor por la muerte de Jesús.

¿Descubierta el Arca de la Alianza?

Wyatt y su equipo siguieron excavando, topándose finalmente con un entramado de antiguas cuevas. Fue en una de ellas donde Wyatt dijo haber descubierto el Arca. El investigador describía su hallazgo en una entrevista de 1999 concedida a AnchorStone International poco antes de morir de cáncer ese mismo año.

Cuando encontramos aquel lugar, supe que básicamente necesitaba entrar en aquella pared de roca, ya que existían bastantes indicios de que se trataba claramente de un sistema de túneles y cámaras, y de que necesitaba, básicamente, ir cámara por cámara, túnel por túnel, y fuera lo que fuera, pasar sistemáticamente por allí hasta que encontrara el Arca de la Alianza, o hasta que no la encontrara. Y así, de todos modos, la encontramos el 6 de enero de 1982 aproximadamente a las dos en punto de la tarde. Y cuando la encontré me vi en una situación que no había anticipado ni me esperaba, y era que [el Arca] se encontraba en una cámara completamente llena de lo que parecían ser escombros. Y resultó ser un montón de materiales del mobiliario del primer templo, cubiertos primero por pieles de animales, luego por tablas y finalmente éstas cubiertas de piedras. [El Arca] parecía haber quedado oculta bajo todo aquello que tenían a mano. Parecía que lo hubieran hecho con prisas, como si hubiesen agarrado todo lo que pudiera servir para ocultar el escondrijo, y aún me sentía algo confuso respecto a por qué habrían actuado así, pero entiendo que no necesito saberlo todo. Cuando Dios hace algo, sé que está hecho de forma perfecta, así.” (Entrevista a Wyatt, 1999).

Al examinar la gruta, Wyatt observó una extraña sustancia negra seca en una grieta del techo de la cámara. La grieta se encontraba situada justo por encima del Arca, y parecía como si esta sustancia negra hubiera sido rociada sobre la carcasa exterior de piedra del Arca. “Cuando murió Cristo, la tierra tembló. La roca bajo su cruz se partió en dos y esta hendidura se extendió hacia abajo hasta la cámara oculta que albergaba el inmaculado Trono de Dios ‘terrenal’ — el Arca con su Propiciatorio,” escribió Wyatt en una de sus cartas de investigación. “Tras Su muerte, cuando el centurión clavó su lanza en el costado de Cristo hiriendo su bazo, salieron sangre y agua, cayendo a través de esta grieta, y la sangre se derramó sobre el propiciatorio.” ( The Pulpit , 2008). De ser cierto, habría un paralelismo entre el acto de derramar sangre y agua sobre el Arca de la Alianza y la sangre y el agua con las que Moisés roció los Mandamientos para santificar la alianza de Dios con los israelitas (Hebreos 9,19).

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article