Portada-Fotografía del pueblo maldito de Trasmoz, con su legendario y misterioso castillo. (Juanje 2712/ CC BY –SA 3.0)

Trasmoz: pueblo maldito y excomulgado escenario de batallas y aquelarres

(Leer articulo en una sola página)

Trasmoz es una pequeña localidad situada en la provincia de Zaragoza, España. Ubicada en las faldas del impresionante Moncayo, a muy poca distancia del magnífico Monasterio Cirsterciense de Veruela, en la actualidad está habitada por sólo unas 75 personas. Sin embargo, pese a su pequeño tamaño, carga a sus espaldas con una larga historia marcada por el misterio, las brujas, los secretos, las maldiciones y los aquelarres. A día de hoy, la aldea aragonesa de Trasmoz es el único pueblo oficialmente maldito y excomulgado de todo el territorio español.

Celebraciones paganas ancestrales

Si hay fechas señaladas en el calendario de festividades de Trasmoz son, precisamente, la celebración de Todos los Santos del día 1 de noviembre y del Día de Difuntos correspondiente al 2 de noviembre.

Cuentan los cronistas del lugar que se trata de celebraciones antiquísimas, de origen celta , en las que hace milenios ya se celebraba la llegada del imperio de las tinieblas y las largas noches invernales. Era éste el tiempo propicio para que los espíritus aflorasen y para que los muertos vagasen entre los vivos. Tres son los rituales que aún hoy se conjugan en las fiestas de Trasmoz: rezos, toques de campanas y prendimiento de luces.

La pequeña aldea de Trasmoz está situada en las faldas del siempre impresionante Macizo del Moncayo. (Miguel Rubira García/CC BY-NC 2.0)

La pequeña aldea de Trasmoz está situada en las faldas del siempre impresionante Macizo del Moncayo . (Miguel Rubira García/ CC BY-NC 2.0 )

Por su parte, la Asociación Cultural «El Embrujo» de Trasmoz ha recuperado parte del ancestral ritual de estas noches mágicas y misteriosas y cada 31 de octubre celebra «La luz de las ánimas» , invitando a lugareños y foráneos a « vivir una noche tradicional y terrorífica ».

Brujas y aquelarres

Desde la Edad Media , las leyendas sobre brujas y aquelarres salpican la historia de Trasmoz. Según cuentan dichas leyendas, entre los siglos XIII y XIV la actividad de las brujas se hallaba en su máximo apogeo y, tras los muros de su castillo, los aquelarres y todo tipo de rituales paganos eran constantes. Por ello en el año 1252, el pueblo fue excomulgado de forma oficial.

Las brujas acudían los sábados al castillo tras el toque de ánimas de la campana de la iglesia. Entre ellas destacó una mujer, una vecina del Trasmoz del siglo XIV. Un personaje cuya historia popular continúa estremeciendo y sobresaltando a todo el que la conoce por vez primera: la Tía Casca .

El Aquelarre. (1797-98) Óleo sobre lienzo de Francisco de Goya. Museo Lázaro Galdiano de Madrid, España. (Public Domain)

El Aquelarre. (1797-98) Óleo sobre lienzo de Francisco de Goya. Museo Lázaro Galdiano de Madrid, España. ( Public Domain )

La leyenda de la Tía Casca

Cuentan que los poderes de la Tía Casca provenían de un misterioso ungüento cuyos secretos ingredientes le habían transmitido sus antecesoras y maestras en las artes de la brujería. Gracias a dicho mejunje, la Tía Casca podía volar, hablar latín y toda suerte de desconocidas lenguas, emponzoñar las hierbas, envenenar las aguas de ríos, lagunas y arroyos e impedir que los mulos gozaran de buen apetito.

Parece ser que esta célebre y temida bruja, que siempre rezaba las oraciones al revés, disfrutaba echando mal de ojo a los niños y sacándoles de la cuna para azotarles. Finalmente, la Tía Casca fue acusada de haber lanzado todo tipo de hechizos y maldiciones contra la gente de Trasmoz, por lo que los vecinos del pueblo se lanzaron en su persecución, la lincharon y acabaron despeñándola por un precipicio.

Cuenta la leyenda que, tras su muerte, su alma comenzó a vagar por Trasmoz, ya que ni el mismísimo diablo quiso llevársela al infierno.

Cuentan las leyendas que la Tía Casca –la bruja más célebre y temida de Trasmoz– disfrutaba echando el mal de ojo a los niños. “Cuento de brujas”, (1900). Óleo de Nicolás Alpériz, Museo de Bellas Artes de Sevilla. (Public Domain)

Cuentan las leyendas que la Tía Casca –la bruja más célebre y temida de Trasmoz– disfrutaba echando el mal de ojo a los niños.  “Cuento de brujas”, (1900). Óleo de Nicolás Alpériz, Museo de Bellas Artes de Sevilla. ( Public Domain )

Siglos más tarde, en el año 1511, el Abad del Monasterio de Veruela maldijo públicamente a Trasmoz, convirtiéndolo de este modo en el único pueblo oficialmente maldito de toda España.  Maldición que tan sólo podrían levantar el Papa o el Obispo de Tarazona bajo las órdenes del Santo Pontífice. 

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article