Portada - Fuerte de hadas de Rathrar, condado de Roscommon, Irlanda (CC BY-SA 4.0)

Los fuertes circulares de Irlanda: ¿estructuras defensivas o portales al mundo de las hadas?

(Leer articulo en una sola página)

Grianán Ailigh, Condado de Donegal, Irlanda (Public Domain)

Grianán Ailigh, Condado de Donegal, Irlanda ( Public Domain )

Al igual que se ha discutido su época de ocupación, la función de los fuertes circulares también ha sido objeto de debate. Tradicionalmente se entendía que estos fuertes eran propiedad de un hombre libre y su familia, y que solían consistir en una granja dedicada habitualmente a la ganadería y la cría de reses. No obstante, existen nuevos indicios que apuntan a que ésta no era la única función de los fuertes circulares. Como su propio nombre indica, los fuertes presentan asimismo un aspecto defensivo. Sus empalizadas y fosos poco profundos sugieren que los fuertes circulares eran utilizados como protección en las antiguas comunidades agrícolas. Aunque no les protegerían de una guerra a gran escala, sí suponían una defensa suficiente contra incursiones o ataques por sorpresa de saqueadores o ladrones de ganado.

Restos de un pequeño fuerte circular de tierra, empleado en la actualidad para guardar el ganado. (CC BY-SA 2.0)

Restos de un pequeño fuerte circular de tierra, empleado en la actualidad para guardar el ganado. ( CC BY-SA 2.0 )

Aparte de su función práctica y su arqueología, los fuertes circulares incluyen un aspecto cargado de tradición y significado mitológico. Los “raths” son conocidos también en Irlanda como “fuertes de hadas”, ya que se decía de ellos que eran hogar de criaturas mitológicas como hadas, duendes y gigantes. Se contaba de los fuertes que estaban imbuidos de la magia de los druidas, y que por esta razón las hadas se encontraban protegidas en su interior. Los antiguos habitantes de Irlanda según las leyendas, las razas conocidas como “Tuatha De Danann” y “Fir Bolg”, supuestos arquitectos de los fuertes, acabaron siendo conocidos como “Las Buenas Gentes” y se les asociaba con mitos e historias de hadas. De este modo, los propios fuertes eran considerados portales que comunicaban con el mundo de las hadas. Se dice también que los duendes o leprechauns eran capaces de encontrar el oro supuestamente oculto en el interior de estas estructuras.

Retrato de un hada, obra de Sophie Gengembre Anderson (1869). (Public Domain)

Retrato de un hada, obra de Sophie Gengembre Anderson (1869). ( Public Domain )

En el Labor Gabala, el “libro de las invasiones” irlandés, los “Tuatha De Dannan” son derrotados por los ancestros de los irlandeses actuales , y desterrados posteriormente al inframundo. Al apoderarse los vencedores del país que había pertenecido en el pasado a las “buenas gentes”, o hadas, los fuertes circulares se convirtieron en el único rastro de las hadas que quedó en nuestro mundo. Es por esta razón por la que las hadas defienden enérgicamente estas estructuras. De esta leyenda provienen los relatos de gente que ve u oye luces y música procedente de los raths durante la noche. Por esta razón, mucha gente no se atrevía ni siquiera a acercarse a estos lugares, y ni se les pasaba por la cabeza perturbar su paz. Cuando ocurre esto último es cuando surgen los rumores de reses que se pierden y gente que cae en trance o en un profundo sueño, pudiendo llegar incluso a morir. Históricamente ha sido quizás esta superstición la que ha impedido que los fuertes circulares fueran estudiados en mayor profundidad.

Folio 53 del Libro de Leinster. El Lebor Gabála Érenn se encuentra en más de una docena de manuscritos medievales, siendo el Libro de Leinster únicamente una de las fuentes principales por las que conocemos su texto. Dublín, TCD, MS 1339 (Public Domain)

Folio 53 del Libro de Leinster. El Lebor Gabála Érenn se encuentra en más de una docena de manuscritos medievales, siendo el Libro de Leinster únicamente una de las fuentes principales por las que conocemos su texto. Dublín, TCD, MS 1339 ( Public Domain )

Al estar los fuertes de hadas protegidos por la magia, se cuenta la leyenda de que cualquiera que se atreva, por ejemplo, a cortar los arbustos que rodean uno de estos fuertes, encontrará la muerte. Existen numerosos mitos en torno a estos fuertes, que van desde el pasado más remoto hasta nuestros días. En 1992, Sean Quinn profanó la tumba en cuña de Aughrim, un fuerte circular irlandés del condado de Cavan, cuando procedía a la ambiciosa ampliación de una cantera. El monumento fue trasladado a pesar de las advertencias de que debería afrontar la “cólera de las hadas”. Desde entonces, Quinn perdió sus fábricas de cemento, su hotel y otras empresas y negocios, lo que le hundió en la bancarrota. Aunque muchos se niegan a aceptar que estas desgracias fueran obra de las hadas, hay quien cree que Quinn pagó con su ruina el no haber prestado atención a las advertencias que le habían lanzado en relación con las hadas que habitaban en el interior del fuerte circular de Aughrim.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article