Fotografía de perla natural similar a las recogidas en la isla de Cubagua, Venezuela.(Wikimedia Commons)

La antigua ciudad de Nueva Cádiz: perla olvidada del Caribe venezolano

(Leer articulo en una sola página)

Las pruebas encontradas acerca de presencia humana en la hermosa Venezuela nos llevan hasta hace más de 10.000 años. Pero no será hasta el primer milenio después de Cristo, cuando aquellos grupos nómadas comiencen a desarrollar la agricultura y empiecen a convertirse en verdaderas e importantes culturas. A la llegada de los castellanos, a finales del siglo XV, se calcula que entre 300.000 y 400.000 indígenas habitaban la vasta región que, actualmente, conocemos como Venezuela.

Cristóbal Colón fue el primer europeo que pisó suelo venezolano. De hecho, de todo el territorio continental sudamericano fue el único lugar donde desembarcó. Ocurrió el 14 de Agosto de 1498, al sur de la Península de Paria , en el poblado indígena de Macuro. Será al continuar su travesía cuando los conquistadores descubran la isla de Cubagua y sus aguas, ricas en perlas preciosas.

Al tratarse de una isla plana y aparentemente estéril, en principio sólo establecieron un campamento para que vivieran en él los buscadores de perlas. A partir de 1499 empiezan a obtener perlas usando a indios esclavizados para ello, en ocasiones vendidos por los propios aborígenes.

 

Venezuela fue el único territorio continental americano que pisó Cristóbal Colón (Wikimedia Commons)

Venezuela fue el único territorio continental americano que pisó Cristóbal Colón ( Wikimedia Commons )

Poco a poco, con el paso de los años, el pequeño campamento original fue aumentando en tamaño gracias al creciente comercio de ostras y perlas y se fue construyendo un mayor número de chozas. Sin embargo, en 1520 se produjo una gran insurrección indígena, teniendo los españoles que abandonar la isla. La construcción de una fortaleza en el año 1523 provocó el regreso de los extranjeros y que volviesen a controlar a los indios, comenzando así una nueva y definitiva fase de ocupación.

Se construyeron edificios más permanentes y tres años después, en 1526, lo que hasta entonces había sido un conjunto de campamentos diversos fue elevado a la categoría de Villa, recibiendo el nombre de “Villa de Santiago de Cubagua”, aunque según las crónicas, nunca se llegó a usar tal título. Finalmente, en 1528, una vez convertida en ciudad fue bautizada como “Nueva Cádiz”, dotándola de escudo alcalde y concejales. Estos serían los encargados de redactar las ordenanzas que regirían la vida en la isla y que fueron aprobadas por la Reina Juana el 5 de Enero de 1537.

Pese a tener bajo su jurisdicción los nuevos campamentos establecidos en Margarita, Cumaná y Cabo de la Vela , el rápido agotamiento de los bancos de ostras por culpa de la sobreexplotación de los mismos y las difíciles condiciones ambientales otorgaron una vida demasiado breve a la primera ciudad venezolana de la historia. Sin las perlas, su mantenimiento resultaba demasiado caro para la Corona Española y cuando en 1541 fue  arrasada por un maremoto, se decidió abandonarla definitivamente

RUINAS Y MEMORIA

Mapa mostrando la situación de la pequeña isla de Cubagua (Wikimedia Commons)

Mapa mostrando la situación de la pequeña isla de Cubagua, entre la isla Margarita y la costa continental ( Wikimedia Commons )

Casi 500 años después de su abandono son precisamente sus casi olvidadas ruinas las que nos hablan de este territorio y de la que una vez fuera una boyante ciudad. Además, las excavaciones arqueológicas realizadas han sacado a la luz no sólo objetos de los conquistadores, sino también cerámica indígena procedente de distintas áreas caribeñas.

Sólo las ruinas permanecieron como testigos mudos de la existencia de Nueva Cádiz. Sin embargo, su efímera pero intensa vida sí que sirvió a los españoles como escenario sobre el que ensayar todas las fases de la conquista y colonización americanas. Así, durante la época de mayor apogeo, Nueva Cádiz no sólo albergó a españoles e indígenas, sino que también acogió a negros esclavos africanos.

Sus ruinas permanecieron visibles durante siglos y hasta hace muy pocos años. De hecho existen ancianos que aseguran recordar cómo sus padres les contaban historias acerca de azulejos, muros o escalinatas. Gracias a dichas ruinas, a los objetos descubiertos y a los diferentes estudios realizados sobre el terreno, hoy disponemos de una idea bastante aproximada de cómo era y de cómo se vivía hace cinco siglos en Nueva Cádiz. De este modo sabemos que tanto al norte como al sur de la ciudad había dos grandes hornos para la elaboración de cal.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article