petralona-cave-main-2.jpg

El Cráneo Humano que Desafía la Teoría “Fuera de África”

(Leer articulo en una sola página)

Esta es la crónica del descubrimiento de un cráneo que posee el potencial de cambiar todo lo que sabemos acerca de la evolución humana.

En 1959, en una zona llamada Chalkidiki, en Petralona (norte de Grecia), un pastor encontró una pequeña abertura que daba a una cueva y que se hizo visible cuando la gruesa capa de nieve que la cubría, finalmente se derritió. El pastor reunió a un grupo de aldeanos para que le ayudasen a despejar la entrada y, así, poder entrar y explorarla. Encontraron una cueva llena de estalactitas y estalagmitas. Pero también encontraron algo sorprendente: un cráneo humano incrustado en la pared (una investigación posterior también reveló un gran número de fósiles incluyendo especie pre-humanas, pelos de animales, madera fosilizada y herramientas de piedra y hueso).

petralona-cave-skull-3.jpgEl cráneo fue entregado a la Universidad de Tesalónica por el Presidente de la comunidad de Petralona. El acuerdo fue que, una vez realizada la investigación, se abriría un museo con los hallazgos de la cueva de Petralona y el cráneo sería devuelto para ser expuesto en dicho museo: algo que nunca sucedió.

El Dr. Aris Poulianos, miembro de la IUAES de la UNESCO (Unión Internacional de Antropología y  Ciencias Etnológicas) y más tarde fundador de la Asociación Antropológica de Grecia -un experto antropólogo que en aquel momento estaba trabajando en la Universidad de Moscú- fue invitado por el Primer Ministro de Grecia, a regresar para hacerse cargo de una cátedra de la Universidad de Atenas. Esto fue debido a la publicación de su libro, "Los orígenes de los griegos", donde proporciona excelentes investigaciones que muestran que los griegos no proceden de las naciones eslavas, sino que eran autóctonos de Grecia. A su regreso, el Dr. Poulianos fue avisado del hallazgo del cráneo en Petralona e, inmediatamente, comenzó a estudiar tanto el cráneo como la cueva.

El 'Hombre de Petralona', o Archanthropus de Petralona, como desde entonces ha sido llamado, tiene una datación de 700.000 años de antigüedad, por lo que es el humano más antiguo que presenta rasgos europeos jamás descubierto en Europa. La investigación del Dr. Poulianos demostró que el hombre de Petralona evolucionó por separado en Europa y que no pertenecía a ninguna especie que hubiese salido de África.

En 1964, unos investigadores alemanes independientes, Breitinger y Sickenberg, trataron de desestimar los resultados del Dr. Poulianos, argumentando que el cráneo tenía solamente 50.000 años y que pertenecía a un antepasado proveniente del continente africano. Sin embargo, una investigación publicada en los Estados Unidos en 1971, en la prestigiosa revista de Arqueología, respaldó las conclusiones que afirmaban una antigüedad de 700.000 años. Esto se basó en un análisis de la estratigrafía de la cueva y del sedimento en el que el cráneo estaba incrustado. Además, otra investigación adicional en la cueva recuperó unos dientes aislados y dos esqueletos pre-humanos que datan de hace 800.000 años, así como otros fósiles de varias especies.

En la actualidad, la mayoría de académicos que ha analizado los restos de Petralona dicen que pertenece a un homínido arcaico que se distingue tanto del Homo erectus, como de los neandertales clásicos y de los seres humanos anatómicamente modernos, pero mostrando, al mismo tiempo, características de todas aquellas especies, presentando fuertes rasgos europeos. Un cráneo que entra en conflicto directo con la “teoría Fuera de África” de la evolución humana.  

petralona-cave-skull-4.jpg

Ulteriores excavaciones en la cueva de Petralona, con la participación de investigadores internacionales (46 especialistas de 12 países distintos), proporcionaron una prueba adicional a las afirmaciones del Dr. Poulianos, incluyendo notables hallazgos como piezas fosilizadas de madera, una hoja de roble, pelo animal y coprolitos, que permitieron una datación exacta, así como la presencia casi continua de herramientas de piedra y hueso de la etapa evolutiva Archanthropus, desde el período más bajo (750.000 años) hasta los superiores (550.000 años).

La investigación, tras interrumpirse debido a la etapa dictatorial griega, continuó hasta 1983. Después el gobierno ordenó prohibir cualquier excavación en el lugar, incluidas las llevadas a cabo por el equipo arqueológico original y durante 15 años nadie tuvo acceso al yacimiento ni a los hallazgos: el gobierno no explicó las razones que le llevaron a tomar tal medida. ¿Esta prohibición fue para evitar la extracción de nuevas pruebas que llevasen a revolucionarias conclusiones científicas que permanecen ocultas dentro de los increíbles fósiles incrustados, en los estratos de la cueva?

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article