Portada - Bodegón con taza de café, imagen informática tridimensional. (Public Domain)

Una pasión mortal por el café: ¿cómo se convirtió esta adictiva bebida en el combustible del mundo?

(Leer articulo en una sola página)

Si no puede imaginar un día sin una taza de café caliente, no es el único. Muchas de las historias más famosas del mundo guardan relación con gente que amaba el café. ¿Sabía que Benjamin Franklin era adicto a esta bebida? ¿Había oído decir que Mozart, Bach, Balzac y Napoleón no podían vivir sin él? Vamos a contar la historia de la adicción y el amor que muchos han sentido por los aromáticos granos de café.

El café, un líquido caliente y delicioso que huele maravillosamente. Millones de personas en todo el mundo no pueden vivir sin esta "bebida de los dioses" creada a partir de la reacción entre el agua y los granos de café. Se cree que los primeros que consumieron café fueron los integrantes del grupo étnico Oromo, antepasados de los actuales etíopes. La gente lleva disfrutando de los beneficios de una bebida que ellos creían que les daba mucho más poder desde al menos el siglo X. En la actualidad, los científicos han confirmado que beber café aporta muchas ventajas, pero también avisan de que una sobredosis de cafeína puede acarrear trágicas consecuencias. La historia de los personajes famosos que beben café habitualmente comenzó hace siglos, y continúa aún en nuestros días.

Música con sabor a café

Al menos dos de los más famosos compositores clásicos del siglo XVIII no podían comenzar a trabajar sin esta bebida tan de moda y tan lujosa por aquel entonces. A Johann Sebastian Bach le gustaba tanto el café que escribió una ópera sobre él. Así, compuso la Cantata del Café en el año 1732. La pieza describe el papel de esta bebida en la vida diaria de la época. La ópera giraba en torno a la historia de un padre y su hija. Adicta al café, la muchacha tenía que renunciar a su pasión por tan deliciosa bebida para poder contraer matrimonio. Sin embargo, en lugar de liberarse de su adicción al café, decide buscarse un hombre que sea tan adicto al café como ella. La cantata termina con una escena en la que ambos personajes cantan una canción describiendo lo fantástico que es beber café.

El Café Zimmermann de Leipzig, sede del Collegium Musicum durante la primera mitad del siglo XVIII. (Public Domain)

El Café Zimmermann de Leipzig, sede del Collegium Musicum durante la primera mitad del siglo XVIII. ( Public Domain )

Del mismo modo, Ludwig van Beethoven también sentía una enorme pasión por el café. Según su biógrafo, el famoso compositor elaboraba su bebida favorita con una combinación de 60 tipos de granos diferentes.

La adicción de Napoleón al café

Napoleón Bonaparte tenía muchos hábitos poco comunes. El emperador de Francia no podía vivir sin la política, la guerra, mujeres hermosas… ni el café. Esta aromática bebida fue lo último que tomó. Una de las historias más famosas relacionadas con la debilidad de Napoleón por el café tiene que ver con sus últimos días. Según la web de la marca de café St. Helena:

“Pocos días antes del fin, el mariscal Bertrand escribía que Napoleón seguía pidiendo café, y que su nuevo 'médico', Antommarchi (era en realidad asistente de sala de disección), le permitió tomar algunas cucharadas. Entonces, como el emperador dejó de pedirlo, Bertrand escribió:

Aquella mañana, había preguntado veinte veces si podía tomar algo de café. 'No, Señor', '¿Podrían los médicos permitirme solo una cucharada?' 'No, Señor, no por el momento, su estómago está demasiado irritado, vomitaría un poco antes, tal vez.' Napoleón ya había vomitado unas nueve veces a lo largo de ese día. ¡Qué gran cambio había hecho mella en él! Lágrimas acudieron a mis ojos, al ver a este hombre formidable, que había mandado con tal autoridad, de forma tan absoluta, suplicar una cucharada de café, pidiendo permiso, obediente como un niño, pidiendo permiso una y otra vez sin conseguirlo, y no llegando siquiera a perder los nervios. En otros momentos a lo largo de su enfermedad habría expulsado a los médicos, ignorado sus consejos y actuado como deseaba. Ahora era tan dócil como un niño. Así que, aquí está el gran Napoleón: patético y humilde.”

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article