Portada - Cabeza de piedra de Ramsés II. Museo Británico, Londres, Inglaterra (Jorge Royan/CC BY-SA 3.0)

Ramsés II, el último Rey de Reyes

(Leer articulo en una sola página)

Ramsés II, tercer faraón de la XIX dinastía egipcia, gobernó durante casi siete décadas, desde el año 1279 a. C. hasta el 1213 a. C., y a lo largo de su reinado, sus victorias frente a los hititas del norte y los nubios del sur le permitieron fijar las fronteras de Egipto, abrir la sociedad egipcia al exterior y asimilar nuevas costumbres extranjeras.

Hijo del gran Seti I y de su Gran Esposa Real, Tuya, tuvo al menos dos hermanas y, al parecer, un hermano llamado Nebchasetnebet , que murió antes de alcanzar la edad adulta. Como miembro de una familia rebosante de militares, desde niño vivió la actividad castrense, recibiendo entrenamiento intensivo por parte de su propio padre y de múltiples maestros en cuestiones bélicas, artes y ciencias.

Seti I, al comprobar la fuerte personalidad de su vástago, desde muy pronto lo asoció al trono. Y es que Ramsés, desde muy pequeño, destacó en el arte de la guerra. Por eso lo nombró corregente con tan sólo catorce años, durando la corregencia entre tres y siete años. Así, a la edad de quince o dieciséis años, Ramsés ya tenía autoridad sobre parte del ejército. Claro que, por entonces ya estaba casado y también era padre de cuatro hijos.

Ramsés II durante una audiencia concedida a un grupo de nobles. XIX Dinastía. Museo Británico de Londres, Inglaterra. ( Soutekh67/CC BY-SA 4.0)

Ramsés II durante una audiencia concedida a un grupo de nobles. XIX Dinastía. Museo Británico de Londres, Inglaterra. ( Soutekh67/ CC BY-SA 4.0 )

Ramsés acompañó a su padre en diversas campañas militares para sofocar rebeliones en  Canaán. También lo secundó en la guerra contra los hititas que habían ocupado los territorios de Siria, perdidos hacía años debido a la debilidad del rey Akenatón. Ya como comandante del ejército egipcio, llevó a cabo una campaña contra el reino de Kush (Nubia) , durante el año 8 del reinado de Seti. De hecho, se cuenta que Ramsés se hallaba en Kush cuando recibió la noticia del fallecimiento de su padre. Rápidamente regresó a Egipto donde, junto con su madre, Tuya, llevó a cabo las ceremonias fúnebres de su padre en la  necrópolis tebana .

Un rey guerrero

Poco después de comenzar su reinado en solitario, los hititas empezaron a llevar a cabo numerosas escaramuzas en las fronteras. Quizá creyeron que Ramsés II era un monarca más débil que su padre, Seti I, pero en el quinto año de su reinado el nuevo monarca decidió cortar de raíz con los ataques hititas, luchando en la célebre  batalla de Qadesh .

En un principio, Ramsés hizo caso omiso de los consejos de sus generales y visir, lo que provocó que cayera en una emboscada preparada por los hititas y que su ejército se viera gravemente diezmado en un territorio desconocido. Según hizo constar el propio Ramsés en el Poema de Pentaur , él mismo tuvo que luchar prácticamente solo contra los enemigos guiado por el dios Amón. Sin embargo, los estudiosos e historiadores actuales prefieren creer que la batalla acabó en tablas y no en una aplastante victoria de Ramsés. De hecho, Ramsés aprovechó el mal resultado de esta batalla para acometer importantes reformas en su ejército, colocando a sus hijos al frente de distintos cuerpos. Así, su primogénito  Amenhirjopshef pasó a convertirse en generalísimo del ejército y supervisor de todas las tierras del norte . Por su parte, su hijo Ramsés fue nombrado primer general de Su Majestad . Paraheruenemef y Mentuherhepeshef obtuvieron los rangos de general de carros y primer conductor de Su Majestad , respectivamente. A partir de entonces, nadie ajeno a la familia real ocupó mando alguno en el ejército egipcio.

Relieve de Abu Simbel donde se ve a Ramsés II utilizando su arco durante la batalla de Qadesh. (Public Domain)

Relieve de Abu Simbel donde se ve a Ramsés II utilizando su arco durante la batalla de Qadesh. ( Public Domain )

Además, creó cuerpos de élite formados por guerreros extranjeros, entre los que destacaban nubios, libios, asiáticos y shardanas. Dichos mercenarios extranjeros formaron parte del ejército egipcio hasta el  Tercer Periodo Intermedio .

Tras la muerte del rey hitita Muwatalli , se desató una lucha por el poder entre su hijo Mursili y su hermano Hattusili I. Una situación que Ramsés aprovechó para reafirmar el dominio egipcio en la zona, destacando guarniciones en distintas ciudades. Eso sí: la guerra no acabaría hasta la llegada al trono hitita de Hattusili III, ambicioso sucesor de Muwatalli II que acabaría con el  Tratado de Qadesh , por el cual se firmó la paz con Ramsés II cuando éste llevaba ya unos 25 años en el trono.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article