Portada-Detalle del cuadro “Retrato de María Tudor”. Óleo sobre tabla obra de Antonio Moro. Museo del Prado. Madrid, España. (Wikimedia Commons)

María la Sanguinaria, Reina de Inglaterra: Matrimonio, Reinado y Muerte

(Leer articulo en una sola página)

María Tudor, María I, apodada por sus enemigos “la sanguinaria”, Reina de Inglaterra e Irlanda, fue la tercera mujer que ocupó el trono de Inglaterra. Recordada por intentar contrarrestar las reformas religiosas introducidas por su padre, el célebre Enrique VIII y por someter a Inglaterra de nuevo a la autoridad del Papa, esta mujer disfrutó de una vida tan apasionante como atormentada, tan rica como triste, tan trepidante como enfermiza. Hoy intentaremos bucear un poco más en la intrahistoria de la que es conocida en Inglaterra como Bloody Mary, la “sanguinaria reina María”, en esta segunda parte de su biografía, que abarca desde su coronación hasta su muerte.

Leer 1ª parte: María la Sanguinaria, Reina de Inglaterra: Ascenso al Trono

Coronada Reina de Inglaterra el 1 de octubre del año 1553, una de las primeras medidas tomadas por María fue volver a declarar legal el matrimonio entre sus padres: Enrique VIII y Catalina de Aragón . Inicialmente tan popular como su madre -quien fue muy querida por el pueblo, incluso después de haber sido repudiada por Enrique VIII-, la ya reina María centraba toda su atención, a sus 37 años de edad, en buscar esposo. Su premura se debía, entre otros motivos, al hecho de poder darle a la corona el ansiado heredero católico que evitase el acceso al trono de su hermana, la protestante Isabel. Sin embargo, la popularidad de María duraría poco al revocar, rápidamente, todas las leyes favorables al protestantismo.

Detalle de una ilustración del “Libro de los Mártires”, de John Foxe, donde se observan los instantes previos a la quema en la hoguera de Nicholas Ridley y Hugh Latimer. (Public Domain)

Detalle de una ilustración del “Libro de los Mártires” de John Foxe, en la que se escenifican los instantes previos a la quema en la hoguera de Nicholas Ridley y Hugh Latimer. ( Public Domain )

Así, el 30 de noviembre de 1554, apoyada por el Cardenal Reginald Pole , María reinstauraba el dominio eclesiástico de Roma sobre Inglaterra. Las persecuciones religiosas duraron casi cuatro años, en los que decenas de líderes protestantes fueron ejecutados. Otros tuvieron que exiliarse, mientras que cerca de 800 permanecieron en el país. Entre los ejecutados se encontraban el Arzobispo de Canterbury, Thomas Cranmer ; Nicholas Ridley , Obispo de Londres y el reformista  Hugh Latimer . Aunque no existe unanimidad acerca del número de condenados a muerte,  John Foxe  calculó en su  Libro de los mártires que 284 personas fueron ejecutadas por cuestiones de fe. Esos 284 mártires fueron razón suficiente para que la historiografía protestante la recodara desde ese instante como “ María la sanguinaria ” o “ Bloody Mary ” en su versión inglesa.

Matrimonio con Felipe de España

Según se cuenta, María rechazó a Eduardo Courtenay, Conde de Devon como prentendiente porque, al parecer, quedó perdidamente enamorada al contemplar un retrato del entonces príncipe Felipe de España , hijo de su primo-hermano el  Emperador Carlos V .

Ante su decisión, el Lord Canciller Gardiner y la  Cámara de los Comunes en pleno le rogaron que se desposase con un inglés, temiendo que Inglaterra se viera obligada a depender de España. Pero María se mantuvo firme y el 25 de julio del año 1554, sólo dos días después de haberse conocido, contrajo matrimonio con Felipe. La ceremonia se celebró en la Catedral de Winchester . Felipe tenía entonces 26 años, María, 37. Para él fue un mero matrimonio de estado. Ella le amaba realmente.

Retrato de María I de Inglaterra e Irlanda., obra de Hans Eworth. Sobre su pecho se puede contemplar el colgante con la famosa perla “La Peregrina” que le regaló Felipe II en 1554 con motivo de su matrimonio. (Public Domain)

Retrato de María I de Inglaterra e Irlanda., obra de Hans Eworth. Sobre su pecho se puede contemplar el colgante con la famosa perla “La Peregrina” que le regaló Felipe II en 1554 con motivo de su matrimonio. ( Public Domain )

En las capitulaciones matrimoniales se especificó, expresamente, que los consejeros españoles de Felipe no podrían interferir en los asuntos ingleses, ni Inglaterra estaría obligada a combatir a los enemigos de España. Además a Felipe se le pasaría a llamar «Rey de Inglaterra» y todos los documentos oficiales, incluidas las actas del Parlamento serían firmadas por ambos. Asimismo, el Parlamento debía ser convocado solo bajo la autoridad conjunta. Se acuñaron también monedas con la efigie de ambos, pero su boda con Felipe no mejoraría la popularidad de María, ya que los ingleses no se fiaban de aquel rey extranjero.

Retrato de un joven Felipe II obra de Tiziano, (c. 1554) (Public Domain)

Retrato de un joven Felipe II obra de Tiziano, (c. 1554) ( Public Domain )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article