Portada - Página del Codex Wallerstein (Public Domain) “Mademoiselle Maupin de l'Opéra”. Grabado anónimo, c. 1700. (Public Domain)

Mademoiselle Maupin, aventurera, espadachina, cantante de ópera y bisexual: una damisela de armas tomar

(Leer articulo en una sola página)

Espadas, peleas y amores secretos constituyen a menudo la temática de los cuentos de hadas y las historias de aventuras. Pero en el caso de la parisina Julie d’Aubigny, estas ocupaciones formaban parte de su vida cotidiana. Conocida también como Mademoiselle Maupin o La Maupin, d’Aubigny nació en el siglo XVII y fue famosa en su época como experta espadachina y cantante, dos carreras que en cierto modo parecen contradecirse la una a la otra. Mientras que la música le ofrecía bellas canciones y melodías, la esgrima le exigía una estricta disciplina e implicaba un constante peligro, que podía llegar a ser mortal. Pero para una mujer del calibre de Julie d’Aubigny, cuyas diversiones en vida no se limitaron únicamente a cantar y empuñar la espada, los riesgos de la esgrima sin duda merecían la pena.

Infancia y juventud

Julie d’Aubigny nació en una familia de clase más o menos media. Su padre trabajaba para el Caballerizo Mayor, quien a su vez era empleado del rey de Francia, Luis XIV. De este modo, Julie recibió una educación muy completa en su infancia y juventud, aprendiendo del Caballerizo Mayor, jefe de su padre, a bailar, leer y practicar la esgrima—actividades habitualmente reservadas a las jóvenes adineradas, o para ser más exactos, a los jóvenes adinerados. Fue en esta etapa de su vida cuando se fugó a Marsella con su profesor de esgrima  —y también amante. Él estaba entonces acusado de haber dado muerte a otro espadachín.

Ilustración de Mademoiselle de Maupin obra de Aubrey Beardsley (1898), extraída de su serie de dibujos ‘Six Drawings Illustrating Theophile Gautier's Romance Mademoiselle de Maupin’. (Public Domain)

Ilustración de Mademoiselle de Maupin obra de Aubrey Beardsley (1898), extraída de su serie de dibujos ‘Six Drawings Illustrating Theophile Gautier's Romance Mademoiselle de Maupin’. ( Public Domain )

Amores y ropas de hombre

Uno de los aspectos más intrigantes de la vida de Julie es que decidió vestir con ropas de hombre durante su exilio voluntario de París, participando con su amante en exhibiciones de esgrima para conseguir dinero mientras estaban huidos. Lo realmente fascinante de este alejamiento de las normas habituales de la época para su sexo es que las ropas que llevaba Julie no pretendían ser un disfraz; vestía como un paje masculino, pero su condición femenina resultaba ostensiblemente evidente para todo aquél que se cruzara con ella.  

Julie continuó con esta rutina de artistas circenses ambulantes, cantando en tabernas y uniéndose finalmente a la compañía de ópera de Pierre Gaultier como cantante. Fue en esta época cuando mantuvo una relación con otra mujer—un acto escandaloso en el siglo XVII. Julie evidentemente apostó muy fuerte por esta relación. Cuando su amante fue enviada a un convento, Julie ayudó a la joven a simular su muerte para que escapara de las monjas. La pareja muy probablemente se habría salido con la suya si la amante de Julie no hubiese vuelto con sus padres tres meses más tarde, lo que tuvo como resultado que Julie fuera acusada (como ‘hombre’) de secuestro e incendio provocado. Fue indultada más tarde por su primer amor, el Caballerizo Mayor.

Uniforme de Caballerizo Mayor del Reino Unido de finales del siglo XIX.(CC BY-SA 3.0)

Uniforme de Caballerizo Mayor del Reino Unido de finales del siglo XIX.( CC BY-SA 3.0 )

La lista de amores secretos de Julie d’Aubigny continuó aumentando después de batirse en duelo con el hijo del Duque de Luynes. Tras derrotarle, se convirtió rápidamente en su amante cuando fue a visitarle para comprobar su estado mientras se recuperaba. En 1690 pasó a formar parte de la Real Ópera de París con la ayuda de su último amante, Gabriel-Vincent Thévenard, y aunque se convirtió en una muy popular cantante (y amante) tanto entre los demás intérpretes como entre los miembros del público, Julie también se granjeó numerosos enemigos.

Gabriel-Vincent Thévenard. (Public Domain)

Gabriel-Vincent Thévenard. ( Public Domain )

En 1695 besó a otra mujer, y por ello se vio obligada a defender su honor (y el de la mujer) luchando a espada contra tres hombres diferentes. Aunque ganó los tres combates, se vio obligada a pesar de todo a huir a Bruselas, ya que los duelos estaban prohibidos en París en aquella época.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article