Portada - Rey Escorpión, detalle del relieve de su maza, Museo Ashmolean, Oxford. (CC BY-SA 3.0)

Los auténticos reyes Escorpión del antiguo Egipto

(Leer articulo en una sola página)

En el período predinástico del antiguo Egipto hubo dos faraones con el nombre de ‘Escorpión’. Fueron olvidados durante largo tiempo para la mayor parte del mundo hasta que Dwayne Johnson encarnó a uno de estos reyes en el famoso largometraje ‘El rey Escorpión’. Aunque el personaje que aparece en la película no se asemeja demasiado a los reyes Escorpión reales, la historia de éstos es aún más apasionante.

El nombre de ‘Escorpión’ probablemente proceda de Serqet (escrito también Serket), diosa de la medicina, la magia, la naturaleza y los animales. Se desconoce cuándo surgió su culto, pero siempre se la ha representado como un escorpión. No resulta sorprendente que el escorpión fuera venerado de una forma u otra, ya que estos pequeños arácnidos venenosos llevaban viviendo en las arenas del desierto egipcio muchos milenios antes de que existiera la propia civilización egipcia.

Diosa egipcia Serqet. Obsérvese el escorpión sobre su cabeza. (GFDL)

Diosa egipcia Serqet. Obsérvese el escorpión sobre su cabeza. ( GFDL)

Escorpión I

El faraón Escorpión I vivió uno o dos siglos antes del reinado de Escorpión II, este último más conocido, pero no sabemos si estaban emparentados o no. Escorpión I reinó sobre el Alto Egipto a lo largo del período Nagada III (última fase de la cultura Nagada de la prehistoria del antiguo Egipto, que dataría del 3200 a. C. al 3000 a. C.), aunque desconocemos dónde empezó su reinado con exactitud, o si era nativo o extranjero. Su nombre se escribe con un símbolo similar a una flor dorada. No es algo muy singular, ya que se trata de un motivo muy popular en los hallazgos que se remontan al período predinástico y la Dinastía I. Este signo desapareció del antiguo Egipto hacia la Dinastía III, pero con el paso del tiempo empezó a ser considerado por algunos reyes como un símbolo de la antigua grandeza de Egipto. 

Dibujo del relieve grabado sobre la maza del rey Escorpión, Museo Ashmolean. (CC BY-SA 3.0 de)

Dibujo del relieve grabado sobre la maza del rey Escorpión, Museo Ashmolean. ( CC BY-SA 3.0 de )

Su tumba es como una bella carta de un pasado olvidado, un ‘paraíso arqueológico’ para los investigadores que han estudiado la historia de este rey cuyo rostro llevaba tanto tiempo perdido. Dentro de la tumba, situada en Abidos, los investigadores descubrieron uno de los más antiguos vestigios de vino de la historia: una cámara con docenas de tinajas en las que aún quedaban restos de vino, además de semillas, pieles y pulpa seca de uva. Gracias a este material biológico fue posible datar la tumba en torno al 3150 a. C.

Faraones predinásticos

Antes de que la investigación del período predinástico comenzara a expandirse y hacer progresos, los faraones que reinaron antes del famoso Narmer predinástico habían sido ignorados por completo. Como explica Jimmy Dunn:

Tradicionalmente situamos la aparición de la escritura y la unificación de Egipto a principios de la Dinastía I en la misma época, cuando la realidad de este hecho es en cierto modo confusa. La escritura egipcia evolucionó claramente, y de hecho debemos preguntarnos exactamente qué constituye una “escritura”. Está claro que algunos de los primeros faraones predinásticos dejaron tras de sí primitivos símbolos y signos estilizados que expresan más información que simplemente una imagen o dibujo. De hecho, en algunos casos nos dejaron evidencias de cortas frases, aunque actualmente no podemos traducir íntegramente su significado. Por ejemplo, las vasijas de hueso y cerámica de la tumba U-j-de Abidos estaban inscritas, algunas de ellas con tinta, con la figura de un escorpión, un signo que ha sido interpretado como el nombre de su propietario (que no debe confundirse con el posterior rey “Escorpión” que encargó la maza ceremonial hallada en Hieracómpolis). En otras vasijas de esta tumba se han encontrado cortas inscripciones en tinta consistentes en una combinación de dos signos. Algunas de estas inscripciones tienen signos en común. Pero el verdadero problema de llamar a este período “Dinastía 0” es que el término “dinastía” no es coherente con el uso posterior de esta palabra. De cualquier manera, para el período Nagada III nada de esto se toma en consideración. No podemos establecer linajes familiares para este período, y el término “Dinastía 0” es un intento de reunir a faraones diversos de diferentes lugares y que reinaron en territorios diferentes. En cualquier caso, el término “Dinastía 0” ha acabado por ser de uso habitual, y es poco probable que deje de utilizarse.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article