Portada - Fotocomposición con un busto de Hammurabi e imágenes de su famoso código. (Código Oculto)

Hammurabi: el gran rey de Babilonia y su Código de Justicia

(Leer articulo en una sola página)

La antigua Babilonia fue el hogar de algunas poderosas dinastías y gobernantes. Uno de ellos fue Hammurabi, sexto rey de la dinastía babilónica, que gobernó en la Mesopotamia central (Iraq moderno) desde el año 1792 a. C. al 1750 a. C. Pero, ¿quién fue este gran rey de Babilonia? En primer lugar, Hammurabi proclamó uno de los códigos legales más antiguos y completos, pero también llevó a cabo muchas otras contribuciones.

Hammurabi («Hammu» significa «familia» en amorreo y «rapi» significa «grande» en acadio) fue una de las figuras históricas más importantes de la antigüedad. Fue constructor, conquistador y legislador. Fuentes antiguas aseguran que él fue quien construyó Babilonia llegando a convertirla en una ciudad mayor que Ur y que cualquier otra ciudad de su tiempo, haciendo de ella, además, un importantísimo centro religioso.

Marduk, hijo de Enki, fue declarado el dios patrón de Babilonia y el dios supremo del panteón, logrando tal poder y autoridad que llegó a relevar a su padre del rango de dios principal. A pesar de que todo ello provocó muchas protestas, finalmente sucedió tal y como había decidido Hammurabi.

El dios babilónico Marduk. (Fuente: Código Oculto).

El dios babilónico Marduk. ( Fuente: Código Oculto ).

En el momento en que Hammurabi ascendió al trono, Babilonia ya era un estado importante, que incluía entre otras las tierras de Kish, Sippar y Borsippa. Sin embargo, Hammurabi reconoció la autoridad de Shamshi-Adad I, rey de Asiria y Mari. Posteriormente, en el trigésimo año de su reinado, comenzó a expandir su reino conquistando Larsa, Eshnunna y también las hasta entonces respetadas Asiria y Mari. Por primera vez desde la Tercera Dinastía de Ur, se forjó un poderoso Imperio babilónico.

Por otro lado, mientras estuvo involucrado en sus avances militares y políticos, también supervisó numerosos proyectos de regadío así como la construcción de fortificaciones y templos erigidos en honor a Marduk. En Babilonia no era tarea fácil construir espectaculares pirámides, templos y torres ante la carencia de piedra. Pero siguiendo los ingeniosos diseños de Hammurabi, las impresionantes estructuras babilónicas fueron construidas a base de moldear y hornear la arcilla, que se endurecía formando ladrillos de una calidad tan sumamente perfecta que muchos de ellos sobrevivieron hasta nuestros días.

En su época de máximo apogeo, Babilonia, destacaba como un importante centro comercial y cultural, estando habitada por unas 200.000 personas. En el centro de esta ciudad gigantesca, repleta de torres, palacios y jardines, se erigió un gran zigurat que, según estimaciones llevadas a cabo por los arqueólogos, debió superar los 90 metros de altura.

Las ruinas de Babilonia (actual Iraq) en el año 1975. (Dominio público)

Las ruinas de Babilonia (actual Iraq) en el año 1975. ( Dominio público )

El espléndido reinado de Hammurabi duró cincuenta y cinco años. Después de su muerte, la gran Babilonia fue decayendo de forma gradual. Es más: poco después ya no quedaba mucho de la espectacular Babilonia de Hammurabi. Ni siquiera se conservaron archivos, y los únicos documentos históricos fiables que cuentan la historia de Babilonia son las tabletas de arcilla desenterradas en otros lugares.

Como decíamos al principio, uno de los logros más famosos de Hammurabi fue su código legal (en gran medida influido por la cultura sumeria), que incluía numerosos y duros castigos. El Código de Hammurabi, descubierto en 1901, fue promulgado al final de su reinado, apoyando la doctrina del «ojo por ojo». Se trata de una recopilación de leyes y normas, destacando múltiples reglas indispensables para las relaciones comerciales, así como numerosas penas y castigos destinados a satisfacer las exigencias de la justicia.

La estela de piedra negra que contiene el código de Hammurabi fue tallada a partir de una sola pieza de cuatro toneladas de diorita, mineral de extrema dureza e increíblemente difícil de tallar. En su parte superior aparece un relieve de unos 75 centímetros de altura donde se puede observar a un Hammurabi, en pie, recibiendo la ley —aquí simbolizada por una barra de medir y una cinta—, de manos de un sedente  Shamash, dios babilónico de la justicia.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article