Portada - “La muerte de Atila”, óleo de Ferenc Paczka. Los hunos quedaron gravemente debilitados tras la muerte de Atila en el año 453, entrando su otrora poderoso imperio en franca decadencia. (Public Domain)

El fin de los hunos: la muerte de Atila y la caída del Imperio huno

(Leer articulo en una sola página)

Atila el Huno era conocido también como Flagellum Dei , o lo que es lo mismo, el ‘Azote de Dios’. Con él al mando, los hunos se convirtieron en una de las mayores amenazas a las que se enfrentó jamás el imperio romano. Aunque los  romanos dirigidos por Flavio Aecio,  junto con sus aliados visigodos a las órdenes de Teodorico I, los vencieron en la famosa batalla de los Campos Cataláunicos, Atila el Huno y sus guerreros continuaron siendo una amenaza para el Imperio Romano de Occidente aún después de la batalla. Solamente tras la muerte de Atila, que se produjo en el año 453, y la consiguiente caída del imperio Huno, ocurrida alrededor de un año más tarde, será cuando el mundo romano quede finalmente liberado de la amenaza de los terribles hunos.

Los hunos se enfrentan a los romanos

En el año 451 los hunos cayeron derrotados en la batalla de los Campos Cataláunicos. Atila y su ejército se vieron obligados a replegarse hasta el corazón  de su imperio, a Centroeuropa. Allí, los hunos se reagruparon para llevar a cabo una nueva invasión. Inicialmente, Atila se había propuesto lanzar un ataque contra el Imperio Romano de Oriente. Sin embargo, el emperador huno cambió de idea, y en el año 452 decidió invadir el Imperio Romano de Occidente una vez más. Los hunos cruzaron los Alpes y sorprendieron desprotegidos a los romanos de occidente. Consecuentemente, muchas ciudades de lo que hoy es el norte de Italia, entre ellas Aquilea, Verona, y Milán, fueron saqueadas por las huestes hunas.

 “Invasión de los Bárbaros” o “Entrada de los hunos en Roma”, óleo de Ulpiano Checa. (Public Domain)

 “Invasión de los Bárbaros” o “Entrada de los hunos en Roma”, óleo de Ulpiano Checa. ( Public Domain )

Sin embargo, la ciudad de Roma permaneció a salvo, puesto que Atila y sus guerreros no llegaron hasta el sur del río Po. Después de una reunión mantenida entre el emperador huno y una delegación encabezada por el papa León I, enviado a su vez por el emperador romano de Occidente, Atila y los hunos dieron media vuelta y regresaron a su territorio. No está claro cuál fue la razón oculta tras la decisión de Atila de detener su invasión de Italia, lo que ha motivado que se haya especulado mucho en torno a ello.

Según la tradición, la gran labor diplomática del papa León I salvó a Roma de los hunos. Otros sin embargo han sugerido que un brote de peste habría causado estragos entre los hombres de Atila, por lo que se les hizo del todo imposible seguir adelante con su invasión en dirección sur. Otra posibilidad  sería que los propios hombres de Atila le advirtiesen de no atacar Roma para que no le ocurriese como a Alarico I , el rey godo que murió poco después de haber saqueado la ciudad en el año 410.  Según cierta superstición de la época, la muerte del rey godo se debió precisamente al hecho de haber atacado Roma. Asimismo, también es posible que en la decisión de Atila de renunciar a la invasión influyese una combinación de todos estos factores.

 ‘Encuentro entre el papa León y Atila’, óleo de Francesco Solimena (Public Domain). Los hunos renunciaron a sus planes de invadir Roma tras esta reunión.

 ‘Encuentro entre el papa León y Atila’, óleo de Francesco Solimena ( Public Domain ). Los hunos renunciaron a sus planes de invadir Roma tras esta reunión.

La muerte de Atila, rey de los hunos

En todo caso, Atila el huno fallecería al año siguiente. Existen también varias versiones de cómo murió el ‘Azote de Dios’. En el año 453, Atila se casó con una mujer llamada Ildico, y parece ser que lo  encontraron muerto a la mañana siguiente de su boda.

Según cierta versión de los hechos, Atila habría estado festejando durante el banquete de su noche de bodas, y como resultado de tanta celebración le habría reventado un vaso sanguíneo, lo que hizo fluir la sangre hasta su garganta, asfixiándolo hasta la muerte. Otros relatos sugieren que Atila habría sido asesinado por la propia Ildico (quien trabajaría para Marciano, el emperador Bizantino), o que habría muerto accidentalmente debido al exceso de alcohol en sangre.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article