Portada-“Christine en su estudio de la Biblioteca Real del palacio de Carlos VI”, ilustración perteneciente a “Le Livre de la Cité des dames”, obra de Chistine de Pisan. (Cea+/Flickr)

Christine de Pisan, Primera Escritora Profesional de la Historia y Defensora de los Derechos de las Mujeres

(Leer articulo en una sola página)

Christine de Pisan fue una mujer medieval, docta, ilustrada y mucho más preparada que la mayoría de hombres de su época. Una personalidad singular y adelantada a su tiempo. Una mente privilegiada y una profesional de la escritura que, gracias a sus obras literarias, logró sacar adelante a toda su familia.

Pero, además, Christine fue una de las primeras voces en defender los derechos de la mujer: con sus obras y su creciente popularidad sacó a relucir el problema de la discriminación femenina que sufrían tantas mujeres en las sociedades medievales.

Infancia y primeros años

Nacida en Venecia hacia el año 1364, con sólo cuatro años de edad abandonó su ciudad natal ya que su padre Tomás de Pisan –profesor de la Universidad de Bolonia -, se vio obligado a trasladarse a la corte del rey francés, Carlos V de Valois , donde ejercería como médico, consejero real y astrólogo. Una decisión que marcará para siempre la vida de la entonces niña.

La infancia de Christine transcurrió rodeada de un clima selecto en el que disfrutó de una esmerada educación en aquella humanista corte, gracias a la iniciativa de su padre. Un lugar donde el arte y las ciencias alcanzaron su máximo esplendor. Sus primeros años se desarrollan en el palacio real, donde Carlos V había creado una gran biblioteca y donde Christine tuvo a su disposición diversos tutores privados que la impregnaron del ambiente humanista, tan rico en nuevas ideas. La pequeña, que tenía el italiano como lengua materna, aprendió a dominar bien pronto el latín y el francés.

La infancia de Christine transcurrió en el palacio real del monarca francés Carlos V, “el sabio”. Una corte humanista donde el arte y las ciencias alcanzaron su máximo esplendor. Museo del Louvre. (Public Domain)

La infancia de Christine transcurrió en el palacio real del monarca francés Carlos V, “el sabio”. Una corte humanista donde el arte y las ciencias alcanzaron su máximo esplendor. Museo del Louvre. ( Public Domain )

Sin embargo, su madre, pese a ser hija de otro sabio –el famoso médico anatomista Mondino de Luzzi -, se mostraba reacia a que la niña fuera instruida en materias distintas a las relacionadas con las labores del hogar. De hecho, años después, la propia Christine, en su libro “ La cité des dames ” (“ La ciudad de las damas ”), relata la formación recibida en su infancia de la siguiente manera, aunque la ponga en boca de una de sus consejeras:

“Tu padre, gran sabio y filósofo, no pensaba que por dedicarse a la ciencia fueran a valer menos las mujeres. Al contrario, como bien sabes, le causó gran alegría tu inclinación hacia el estudio. Fueron los prejuicios femeninos de tu madre los que te impidieron durante tu juventud profundizar y extender tus conocimientos, porque ella quería que te entretuvieras en hilar y otras menudencias que son ocupación habitual de las mujeres”.

Matrimonio y primeras obras

Con sólo quince años, Christine se casó con Etienne Castel , un joven noble, secretario del Rey, nueve años mayor que ella. Etienne era un hombre bello y con buen porte, además de tierno y amoroso, lo que provocó que Christine se enamorase perdidamente de él. Será en esta época cuando Christine comience a escribir sus primeras baladas amorosas. Fruto del matrimonio nacieron dos niñas y un varón. Sin embargo, lamentablemente, una de sus hijas falleció a edad muy temprana.

Al año siguiente de contraer matrimonio, murió el rey Carlos V, lo que supondrá un cambio radical en sus vidas puesto que toda la familia perderá el favor del nuevo rey Carlos VI . Asimismo, su padre Tomás fallece cuando Christine tiene 21 años y, tres años después, muere también su marido Etienne, como consecuencia de la peste.

Christine instruyendo a su hijo Jean Castel. Obra atribuída al Maestro Bedford. (c. 1413). Biblioteca Británica. (Public Domain)

Christine instruyendo a su hijo Jean Castel. Obra atribuída al Maestro Bedford. (c. 1413). Biblioteca Británica. ( Public Domain )

Christine, con 24 años de edad, quedó viuda y al cargo de dos hijos, su madre y su sobrina. Debido a su condición femenina le resultaba dificilísimo heredar las tierras paternas y, para colmo, los acreedores comenzaron a reclamarle diversas deudas contraídas por su marido. Deudas que desconocía si eran ciertas o falsas. Entonces decidió invertir el dinero en efectivo que poseía en un negocio con un mercader que le había prometido triplicar su valor. Pero el negocio resultó ser una estafa y Christine perdió todas sus posesiones.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article