Antiguo grabado con la representación de un aquelarre. (Wikimedia Commons)

Las Brujas de Zugarramurdi: el Salem Español

(Leer articulo en una sola página)

A muy pocos kilómetros de la frontera con Francia, abrazado por un vasto manto verde sobre el que las vacas pacen tranquilas, se encuentra el caserío de Zugarramurdi. Situado en la comarca navarra de Xareta, cuenta en la actualidad con apenas 250 habitantes y, pese a ser conocido por sus magníficos pinos y castaños así como por albergar una impactante cueva esculpida por el agua, debe su fama a unos tristes y oscuros acontecimientos protagonizados por gran parte de sus vecinos en el siglo XVII. Unos sucesos por los que el Tribunal de la Santa Inquisición condenó a más de medio centenar de personas por prácticas de brujería.

Corría el año 1608, cuando los señores de Urtubi-Alzate y Sant Per solicitaron ayuda urgente al rey de Francia, Enrique IV, “para limpiar de brujas el país de Labourd” tras un conflicto en San Juan de Luz . El monarca decidió acabar con la útil y muy frecuente solución parroquial de las acusaciones de brujería, que solía terminar de modo pacífico y creó una Comisión contraria a las directrices de la Inquisición, que no creía en brujas, pactos con el diablo ni la utilización de castigos. Según declaraciones del profesor y antropólogo Mikel Azurmendi a El Confidencial esta nueva situación condujo a “ la incomprensión de las nuevas acusaciones del tribunal por parte de los acusados; encierro nocturno de los niños y adolescentes en las iglesias para que no les raptase el diablo; aprovechamiento de ciertos vecinos para dar listas de acusados a niños a trueque de incentivos económicos; amenazas, castigos y torturas de vecinos por otros vecinos para que se auto-acusasen. En fin, un querer salvarse cada cual como fuere, aun recurriendo a la delación falsa ”.

Entonces, una mujer de Zugarramurdi contó que había visto en sueños cómo unos vecinos del pueblo participaban en un aquelarre en la cueva, lo que provocaría que el abad de Urdax pidiese ayuda al Tribunal de la Santa Inquisición de  Logroño,  comisionándose al inquisidor don Juan Valle Alvarado para que llevase a cabo la inspección de tales lugares.

Calavera de macho cabrío, animal que representa la personificación del demonio en aquelarres y reuniones de brujas. (Flickr)

Calavera de macho cabrío, animal que representa la personificación del demonio en aquelarres y reuniones de brujas. (Flickr)

El inquisidor, tras estudiar comentarios y denuncias, inculpó en un principio a más de trescientas personas. Las más sospechosas, alrededor de cuarenta, fueron trasladadas a la prisión de Logroño y serían juzgadas en el conocido proceso de Logroño. Un proceso que alcanzó fama internacional, traspasando las fronteras españolas y galas.  En junio de 1610 el tribunal de Logroño acordó la sentencia de culpabilidad para veintinueve de los acusados.

EL AUTO DE FE

En el auto de fe celebrado en Logroño los días 7 y 8 de noviembre de 1610, dieciocho personas fueron “reconciliadas” o perdonadas porque confesaron sus culpas y apelaron a la misericordia del tribunal, otras seis que se resistieron fueron quemadas vivas y de las otras 5 se quemaron estatuillas representándolas, puesto que ya habían muerto en prisión. Alrededor de 30.000 personas asistieron el domingo 7 de noviembre de 1610 al inicio del auto de fe. Muchas de ellas llegadas desde Francia.

Bruja encorozada oyendo la sentencia que pronuncia un inquisidor. Capricho nº 23 de Francisco de Goya. (Wikimedia Commons)

Bruja encorozada oyendo la sentencia que pronuncia un inquisidor. Capricho nº 23 de Francisco de Goya . ( Wikimedia Commons )

El auto se inició con una procesión compuesta por unas mil personas entre las que se contaban familiares, comisarios, notarios de la Inquisición y miembros de diferentes órdenes religiosas. Más atrás se situaban veintiún penitentes portando un cirio en la mano, seis de los cuales llevaban una soga atada al cuello indicadora de que habían de ser azotados. Tras estos, los veintiún reconciliados, con sambenitos y grandes corozas con aspas, sogas y velas. A continuación, aparecían cinco personas transportando las estatuas de los cinco condenados que habían muerto en prisión, acompañadas de los correspondientes ataúdes con sus huesos desenterrados. Inmediatamente detrás de estos se situaban cuatro mujeres y dos hombres, vistiendo también los sambenitos de relajados, que iban a ser quemados vivos por negarse a renunciar a la herejía de la que eran acusados. Cuatro secretarios de la Inquisición a caballo, un burro portando el cofre que guardaba las sentencias y tres inquisidores del tribunal de Logroño, también a caballo, cerraban el cortejo.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article