Portada - Reconstrucción facial del Caballero de Stirling.

La vida de un antiguo guerrero medieval: desvelando la identidad del Caballero de Stirling

(Leer articulo en una sola página)

En 1997 fue desenterrada una cripta con esqueletos en el transcurso de unas excavaciones realizadas en el castillo escocés de Stirling. Lo que en un principio se creía que había sido un anexo de las Cocinas del Gobernador se reveló como una capilla privada ‘perdida’ construida a principios del siglo XII. La pequeña capilla de St. Michael cayó en desuso después de que se construyera la Capilla Real, más grande e imponente, bajo el reinado de Jacobo IV, quizás como penitencia por haber planeado la muerte de su padre. La cripta albergaba los restos óseos de al menos seis hombres, una mujer y dos niños, y todos ellos habían recibido cristiana sepultura. En la tumultuosa época medieval, cuando se recrudecieron las guerras entre Inglaterra y Escocia, solo la aristocracia era enterrada bajo techo. Aunque han pasado más de 700 años desde que fueron enterrados estos cuerpos, el equipo de arqueólogos forenses del programa de la BBC History Cold Cases (‘Casos abiertos de la Historia’) confiaban en poder identificar al menos los restos de uno de los individuos: el hombre más grande y mejor conservado.

Castillo de Stirling, Escocia (dun deagh / flickr)

Castillo de Stirling, Escocia ( dun deagh / flickr )

El equipo, encabezado por la profesora Sue Black, ha trabajado a la inversa, partiendo de la información derivada de los huesos y a continuación de los datos sobre la época, a fin de reconstruir la posible identidad de este grandullón, el “jugador de rugby”, como la gente le ha apodado afectuosamente. El hombre debió ser en vida un noble excepcionalmente fuerte (las clases más bajas no eran enterradas en la capilla). Su esqueleto sugiere que alcanzaba una estatura de 1,70 metros y era de complexión robusta. Los profundos surcos observados en los huesos de sus hombros sugieren asimismo que empezó a desarrollar una poderosa musculatura cuando aún estaba creciendo, quizás desde el principio de su adolescencia.

La Dra. Jo Buckberry de la Universidad de Bradford, investigadora que ha participado en el estudio de los restos óseos del Castillo de Stirling. © Historic Scotland

La Dra. Jo Buckberry de la Universidad de Bradford, investigadora que ha participado en el estudio de los restos óseos del Castillo de Stirling. © Historic Scotland

Teniendo en cuenta su estatus especial al haber sido enterrado en la capilla y su poderosa constitución, la profesora Black concluye que el hombre era con toda probabilidad un caballero. El entrenamiento serio para el joven hijo de un noble daría comienzo hacia la edad de quince años. Para entonces, aun cuando su cuerpo todavía estaba creciendo, se esperaba que el muchacho vistiera pesadas armaduras de cota de malla y empuñara espadas y escudos igualmente pesados. Las características óseas observadas sugieren que este noble pasaba mucho tiempo a lomos de su caballo. Aunque su tren superior, particularmente la espalda y los hombros, estaba excepcionalmente musculado, su tren inferior no parece especialmente fuerte. La hipótesis de que era un guerrero a caballo está avalada además por las señales de continuos traumatismos en sus tobillos. En el documental, la profesora Black conversa con hombres que participan en justas en la actualidad para mantener viva la tradición. Estos caballeros de nuestros días explican que las justas medievales son un deporte peligroso, y que no es raro entre sus participantes ser arrojados al suelo desde sus caballos. Si un pie queda enganchado al estribo pueden producirse graves lesiones en los tobillos. La práctica constante de la equitación por parte de la nobleza y las caídas ocasionales en las justas provocaban daños en la columna con el tiempo. El esqueleto de este caballero refleja estos hechos en signos obvios de desgaste y lesiones.

El cuerpo del hombre mostraba asimismo señales de heridas de combates anteriores. La más impresionante de ellas era una hendidura en la zona frontal de su cráneo, donde presumiblemente recibió un golpe asestado con un hacha o espada. No obstante, este impacto no le mató, aunque con toda probabilidad le causó una fuerte conmoción. Los investigadores creen más bien que este guerrero murió a causa de una herida producida por una flecha.

Justa entre el Caballero de la Rosa Roja y el Señor del Torneo, grabado de Thomas Hodgson (Public Domain)

Justa entre el Caballero de la Rosa Roja y el Señor del Torneo, grabado de Thomas Hodgson ( Public Domain )

Uno de los aspectos que el equipo estaba más interesado en desvelar era si el guerrero era escocés o inglés. La datación mediante carbono-14 ha determinado que el hombre vivió entre los años 1290 y 1350. Incluso dentro de esta estrecha franja de tiempo, el Castillo de Stirling, situado en la frontera entre Inglaterra y Escocia, cambió de manos en varias ocasiones. Por otro lado, sabemos que fuerzas francesas desempeñaron un importante papel en el conflicto, luchando a menudo junto a los escoceses contra los ingleses.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article