Portada - La Niña, La Pinta y la Santa María. Pintura expuesta en el Museo Marítimo de San Diego. (CC BY NC ND 3.0)

La Pinta, La Niña y la Santa María: el misterioso destino de las tres carabelas de Colón

(Leer articulo en una sola página)

La historia de Cristóbal Colón estaría incompleta sin sus tres famosas carabelas: La Pinta, La Niña y la Santa María. Sus nombres aún son conocidos en nuestros días, aunque de hecho estas populares embarcaciones parecen haber desaparecido de las páginas de la historia.

Colón utilizó estas tres carabelas en sus largos y peligrosos viajes a través del Atlántico. De hecho no eran los barcos más poderosos, los más cómodos ni los más modernos de la época. Sin embargo, unos 88 hombres (quizás algunos menos) acompañaron al famoso explorador en estas tres naves zarpando desde Palos de la Frontera el 3 de agosto de 1492. Esta expedición cambiaría el mundo para siempre.

Las integrantes de las tripulaciones, en especial sus capitanes, eran expertos en la vida en el mar. Los tres barcos podían navegar a una velocidad media diaria de poco menos de 4 nudos. Su velocidad máxima era de unos 8 nudos. Las medidas de estas tres naves solo se conocen gracias a documentos elaborados con mucha posterioridad a 1492.

La carabela en la que viajaba Cristóbal Colón

La nave capitana de esta pequeña flota era la Santa María, cuyo nombre completo era “Santa María de la Inmaculada Concepción”. Durante muchos meses, esta embarcación fue el hogar de Cristóbal Colón: el lugar en el que pasaba horas con sus mapas y su diario en busca del rumbo correcto para su expedición.

La Santa María fue construida en Galicia, y de hecho su primer nombre fue Gallega. Era una carabela de tamaño mediano con una única cubierta que medía unos 17,70 metros de eslora y tenía tres mástiles. La elección de esta embarcación no fue por casualidad, sino que habría tenido relación con la auténtica historia de la vida de Colón, cuyo nombre real podría haber sido Pedro Madruga.

‘Cristóbal Colón a bordo de la Santa María en 1492’ (1855) óleo de Emanuel Leutze. (Public Domain)

‘Cristóbal Colón a bordo de la Santa María en 1492’ (1855) óleo de Emanuel Leutze. ( Public Domain )

En el año 2014, un equipo de investigadores creyó haber descubierto el pecio de la Santa María cerca de las costas de Haití. El descubrimiento fue noticia durante un tiempo, pero algunos investigadores replicaron rápidamente que era imposible que la nave se encontrara en dicha localización. Según el autor portugués Manuel Rosa:

En su diario, Colón anota que la nave se perdió en arrecifes coralinos situados a una legua y media (6 millas) de las costas de la playa en la que se disparó contra la Santa María el 2 de enero. Ese 2 de enero, la embarcación se encontraba sana y salva en lo que hoy es Playa Caracol. Colón escribe en su diario: ‘porque ella quedó sana como cuando partió’. Sin embargo, Colón había disparado contra ella con un cañón. ¿Cómo podría una nave que dice Colón que se hundió a 6 millas de la costa, habiendo volcado y con vías de agua, como describe acertadamente en su diario, haber logrado alcanzar una playa de arena que estaba a 6 millas de distancia para disparar contra ella con un cañón? Esta hazaña hubiese requerido de una grúa de gran tamaño y remolcadores con motor de gasóleo, disponibles únicamente unos 400 años más tarde. Localizando los arrecifes en ‘Google maps’ y leyendo los detalles que aporta el diario de a bordo, cualquiera puede darse cuenta a día de hoy de que Colón nos está engañando.

Colón y los hermanos Pinzón llegan a América. ‘Primer desembarco de Cristóbal Colón en América.’ (1862). Óleo de Dióscoro Puebla (Public Domain)

Colón y los hermanos Pinzón llegan a América. ‘Primer desembarco de Cristóbal Colón en América.’ (1862). Óleo de Dióscoro Puebla ( Public Domain )

Esto significa que la Santa María solamente podría haber alcanzado Playa Caracol, y que el pasaje en el que se afirma que la carabela se hundió en los arrecifes que hay frente a las costas de Haití es incorrecto. La campana de la Santa María fue descubierta en 1994 junto a la costa portuguesa, cerca del San Salvador, que se hundió en 1555. ¿Significa esto que la Santa María regresó a Europa? No necesariamente. Es posible que Colón recuperase la campana y que ésta permaneciera en Santo Domingo hasta que la embarcaron rumbo a España en 1555.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article