La Peste, circa 1695, escultura de cera obra de Gaetano Zumbo, Museo de la Specola, Florencia (Wikimedia Commons)

La Peste Negra, la Plaga que Sembró de Terror y Muerte la Europa Medieval – Parte II

(Leer articulo en una sola página)

 

Leer 1ª Parte

La ciencia tuvo que esperar hasta el siglo XIX para desterrar la idea de un supuesto origen sobrenatural de la peste. El temor de una pandemia a escala planetaria persistió durante cuatro siglos y más aún tras comprobarse que la enfermedad se había extendido, incluso, por vastas regiones de Asia, sufriéndose la tercera epidemia de peste en China.

Sin embargo ese mismo temor generalizado impulsó las investigaciones científicas, logrando que los bacteriólogos Kitasato y Yersin, de forma independiente pero casi al unísono, descubrieran en el año 1894 que el verdadero origen de la peste se debía a la bacteria “ Yersinia pestis ” (llamada así, precisamente, en honor a Yersin).

La bacteria afectaba a ratas negras y a otros roedores y se transmitía a través de los parásitos que vivían en esos animales, en especial las pulgas. La peste era, pues, una zoonosis: una enfermedad que pasa de los animales a los seres humanos. De ahí que su contagio fuera tan fácil y rápido, puesto que ratas y humanos convivían en graneros, molinos, caminos y viviendas, además de trasladarse, conjuntamente, en los barcos. 

Retrato de Alexandre Emile John Yersin, médico y bacteriólogo suizo, codescubridor de los bacilos responsables de la peste bubónica. (Wikimedia Commons)

Retrato de Alexandre Emile John Yersin, médico y bacteriólogo suizo, codescubridor de los bacilos responsables de la peste bubónica. ( Wikimedia Commons )

Ambos bacteriólogos descubrieron que la bacteria rondaba los hogares durante un período de entre 16 y 23 días antes de que se manifestaran los primeros síntomas de la enfermedad. Después debían pasar entre tres y cinco días más hasta que se producían las primeras muertes y tenía que transcurrir otra semana hasta que la población adquiría conciencia plena de la gravedad del problema al que se enfrentaba.

UNA SOCIEDAD MEDIEVAL SIN GATOS

Hay que recordar que cuando la peste ataca a Europa, el continente se encontraba atravesando una profundísima crisis económica motivada por un sistema feudal en franca decadencia debido a una serie continuada de malas cosechas y a una excesiva superpoblación.

En la Europa medieval uno de los principales depredadores de la rata negra era el gato, domesticado por los antiguos egipcios e introducido en el viejo continente por los fenicios en el siglo IX a. C. Desde entonces convivía con los humanos a quienes servía para mantener alejadas a las ratas y demás roedores. Pero todo cambió.

Los gatos –y sobre todo los de color negro- fueron exterminados en muchas regiones de Europa por ser considerados animales vinculados a la brujería y a las prácticas demoníacas durante la Edad Media. (Torange)

Los gatos –y sobre todo los de color negro- fueron exterminados en muchas regiones de Europa por ser considerados animales vinculados a la brujería y las prácticas demoníacas durante la Edad Media. ( Torange)

A finales del siglo XII, en el sur de Francia nació la denominada como “ Primera Inquisición ”: tribunales formados por religiosos para combatir la herejía y la brujería. Al mismo tiempo comenzó a considerarse al gato un animal sospechoso debido a su carácter reservado y a su capacidad de sobrevivir en circunstancias extraordinarias. Poco a poco se les empezó a asociar con las llamadas “brujas” y con actos de brujería. La población llegó a temer tanto a los gatos que se definió una serie de características satánicas asociadas a ellos.

El primer paso para condenarlos lo dio, a comienzos del siglo XIII, el papa Gregorio IX , quien en su bula “ Vox in Rama ” afirmó que “el diabólico gato negro había caído de las nubes para la infelicidad del hombre”. Fue así como los ciudadanos, poco a poco, comenzaron a exterminarlos. Sobre todo a los gatos negros.

Sin embargo, las distintas supersticiones y decisiones eclesiásticas hicieron que, con el paso del tiempo, se fuera matando a los gatos europeos, de forma casi generalizada, en muchos rincones del continente. Diversas fuentes señalan la cifra de hasta 200.000 gatos aniquilados. La consecuencia de estas matanzas fue la rápida proliferación de roedores, en particular de la “ rata negra ” que, como hemos visto más arriba, se cree que fue la principal transmisora de la letal Peste Negra.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article