Portada - Principal: Reconstrucción de Numancia (CC by 3.0). Detalle: Guerreros celtíberos abren brecha en la empalizada construida por los romanos en torno a Numancia. (weaponsandwarfare)

La defensa de Numancia: una trágica historia de valor y sacrificio

(Leer articulo en una sola página)

La historia de Numancia es la emblemática narración del valeroso combate de un pueblo nativo ibérico en una batalla que tuvo lugar en una pequeña población peninsular en el año 134 a. C. Enfrentados los numantinos a una poderosa legión romana, ni siquiera su bien construido poblado fortificado pudo salvarles de encontrar la muerte en el filo de una espada romana.

Numancia es el poblado fortificado (‘castro’) en el que tuvo lugar esta devastadora batalla, un asentamiento que se remonta a la Edad del Hierro. Se encuentra en la localidad de Garray, en la provincia española de Soria, y lo conocemos gracias a los escritos del autor e historiador romano Plinio el Viejo. Plinio escribe que el poblado pertenecía a los pelendones, formados posiblemente por una mezcla de ilirios y celtas. Sin embargo, según los historiadores griegos Ptolomeo y Estrabón, Numancia pertenecía a la tribu de los Arévacos, que serían una combinación de celtas e iberos nativos. Los investigadores actuales creen que pelendones y arévacos estaban emparentados. En cualquier caso, quienesquiera que fueran, los habitantes de Numancia se convirtieron en protagonistas de la trágica historia de una aplastante derrota a manos de los romanos.  

La política del Imperio romano antes del asedio final

La idea de conquistar la península ibérica era un antiguo anhelo del Imperio romano desde tiempos inmemoriales: una región rica en tierras fértiles para la agricultura y otros valiosos recursos que podría aportar un impulso vital a la economía de un imperio en expansión. Por otro lado, el control del sur de Iberia permitiría al Imperio controlar el acceso al Mar Mediterráneo, ‘centro del mundo’ en la antigüedad.  

Territorio ocupado por el pueblo celtíbero con las probables localizaciones de sus subgrupos. (Public Domain)

Territorio ocupado por el pueblo celtíbero con la probable distribución de sus diferentes subgrupos. ( Public Domain )

Antes de derrotar a los guerreros celtiberos guarnecidos en el castro de Numancia, los ejércitos romanos tuvieron que afrontar varias derrotas a lo largo de la campaña. Cuando en el año 137 a. C. el cónsul romano Hostilio Mancino llegó a tierras numantinas para asumir el mando, fue presa del pánico ante los rumores sobre las fuerzas enemigas, y según las crónicas una de las noches mandó apagar las hogueras del campamento e intentó huir con sus tropas. Los generales del ejército romano destacado en esta región recibieron la orden de volver a Roma para debatir la situación en Hispania. Según la web de la Universidad de Chicago:

El Senado era escéptico ante esta reanudación de las hostilidades sin mediar provocación, y solicitó saber por qué “después de tantos desastres como habían sufrido en Hispania, Emilio (Lépido) parecía buscar otra guerra.” Escasos de víveres, los romanos se vieron obligados a retirarse y realizaron un intento desesperado de levantar el campamento y escabullirse al abrigo de la oscuridad. “Era tanta la confusión que lo dejaron todo tras ellos, incluso los enfermos y heridos, que se aferraban a ellos suplicándoles que no les abandonaran.” Solo un eclipse de luna salvó a los romanos de la persecución. Lépido fue apartado del mando cuando aún estaba en campaña (la primera vez que se producía una destitución de estas características) y fue vergonzosamente reclamado desde Roma.

Guerreros celtíberos atacan una fortificación romana. (weaponsandwarfare)

Guerreros celtíberos atacan una fortificación romana. ( weaponsandwarfare)

En el transcurso de las conversaciones, Mancino señaló que el cónsul Quinto Pompeyo, sucesor de Quinto Cecilio Metelo Macedónico al mando de la campaña numantina, era uno de los culpables del desastre. Sin embargo, a pesar de sus esfuerzos por evadir su responsabilidad, el senado decretó que Mancino fuera enviado de nuevo a Hispania y entregado simbólicamente a los numantinos desnudo y atado. Éstos, no obstante, se negaron a aceptarlo como prisionero. Sería el principio del fin para Numancia.

Se desconoce hasta qué punto son precisos los documentos históricos que informan sobre el número de tropas romanas destinadas a la conquista de Numancia – a menudo no lo son. La crónica más entusiasta sugiere que había un total de 60.000 soldados, pero muy probablemente se trate de una exageración. De cualquier manera, lo que sí podemos afirmar con seguridad es que los habitantes del castro numantino jamás tuvieron la oportunidad de salir victoriosos de la batalla. Como mucho podían rezar por una muerte rápida. Los investigadores de la Universidad de Chicago continúan con su exposición:

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article