Portada - Viejo cubo de madera. (Olexandr / Fotolia)

Güelfos contra gibelinos: la sorprendente Guerra del Cubo de la Italia medieval

(Leer articulo en una sola página)

Las ciudades estado medievales del norte de Italia eran más competitivas que cualquiera de las Kardashian batallando con alguna de sus hermanas por conseguir más seguidores en su cuenta de Snapchat. Continuamente, las ciudades de Módena y Bolonia estaban a la greña, pero la primera de ellas se la jugó a su rival al robar un cubo… que inspiró siglos más tarde un poema épico.

En 1325, tras un tira y afloja con una serie de escaramuzas, los modeneses planearon un ataque furtivo para demostrar hasta qué punto eran mejores que los boloñeses. Entraron y salieron de Bolonia sin ser advertidos por sus enemigos; como trofeo, los modeneses robaron el cubo de un pozo, símbolo de su iniciativa y su capacidad de realizar operaciones encubiertas. Esta decisión, aparentemente sin importancia, acabaría convirtiéndose en un hecho legendario.

¿Por qué Módena y Bolonia llevaban tantos años enzarzadas en una guerra? En el siglo XIV, el Sacro Imperio Romano Germánico perdió sus territorios en el norte de Italia, que de este modo dejó de formar parte del Imperio. En consecuencia, “los italianos tenían un gran vacío de poder que llenar, y como resultado surgieron ciudades-estado y minúsculos principados,” explica Carrie Beneš, profesora asociada de Historia Medieval y del Renacimiento del New College de Florida. Ningún poder centralizado había dominado la región realmente en los últimos siglos, por lo que era natural que cada ciudad fuera totalmente independiente—y se enfrentara a sus vecinos, observa Beneš. Los conflictos entre las ciudades eran el resultado de la competencia por el comercio, la tierra y los recursos.

La Bolonia medieval (Public Domain)

La Bolonia medieval ( Public Domain )

La región se encontraba también dividida por razones ideológicas. En el pasado, cuando el emperador del Sacro Imperio Romano Germánico aún tenía planes para Italia, sostenía que era el dueño legítimo de esas tierras; en cambio, el Papa afirmaba ser el amo de sus dominios italianos. Entre los partidarios del emperador, conocidos como Güelfos, estaban los ciudadanos de Bolonia, mientras que la facción que apoyaba al Papa, los Gibelinos, tenían su base en Módena. No es sorprendente que estas dos ciudades, a solo 40 kilómetros de distancia, se llevaran tan mal: no podían ni siquiera ponerse de acuerdo en quién controlaba los recursos de la zona, menos aún en quién debía gobernarles.

Ilustración de un combate del siglo XIV entre milicias de las facciones güelfa y gibelina en Bolonia (Public Domain)

Ilustración de un combate del siglo XIV entre milicias de las facciones güelfa y gibelina en Bolonia ( Public Domain )

De estas rencillas surgió la idea del ataque furtivo que dejó a los boloñeses gritando, “¡Más vale que devolváis el cubo!” ¿Por qué habrían de conceder los modeneses tanta importancia a un cubo? Las ciudades estado “tenían la tradición de dotar de significado a algunos elementos en particular,” que “se convertían así en piedras de toque del honor cívico,” apunta Beneš. “Estas ciudades del norte de Italia idearon elaboradas formas públicas de expresar la historia, el prestigio y la riqueza de su ciudad—canalizando [ sic] energía y dinero para expresar particularmente la solidaridad cívica como algo opuesto a, digamos, la solidaridad familiar,” añade Beneš.

Para Módena, eso significaba exhibir su cubo boloñés para demostrar que podían colarse en la ciudad de sus rivales y escapar con un trofeo. Para Siena, la tradición adoptó la forma de la brutal carrera de caballos denominada Palio de Siena, en la que 17 distritos diferentes, llamados en italiano contrade, practican el soborno para llevar a su candidato hasta la victoria. Una tradición que sin duda va más lejos que el robo de un simple cubo.

Palio de Siena (Public Domain)

Palio de Siena ( Public Domain )

Los boloñeses reaccionaron militarmente, pero perdieron de nuevo el 15 de noviembre de 1325, cuando los modeneses les derrotaron en la Batalla de Zappolino. Esta batalla fue según Beneš “la historia de un triunfo inesperado” para los modeneses; tenían menos soldados y recursos que Bolonia, pero ganaron, quizás gracias a la suerte que les trajo el robo del cubo. Como observa Beneš, los modeneses luchaban por sus derechos; en aquella época, “ganarle una guerra a la ciudad-estado vecina significaba que podías apoderarte de ella.”

En 1325, la güelfa Bolonia y la gibelina Módena entraron en guerra a causa del robo del cubo de un pozo en la Guerra del Cubo, en la que se produjo la Batalla de Zappolino. (Public Domain)

En 1325, la güelfa Bolonia y la gibelina Módena entraron en guerra a causa del robo del cubo de un pozo en la Guerra del Cubo, en la que se produjo la Batalla de Zappolino. ( Public Domain )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article