Portada-Esta postal, publicada entre 1930 y 1945, muestra a un indio Pueblo sosteniendo en sus manos una vasija de Cerámica Negra de San Ildefonso. (Wikimedia Commons)

En 1680, los indios Pueblo expulsaron a los españoles de Nuevo México y aseguraron la supervivencia de su cultura

(Leer articulo en una sola página)

El pasado 10 de Agosto del 2015 se cumplió el 335º aniversario de la rebelión de los indios Pueblo, gracias a la cual expulsaron a los usurpadores y torturadores españoles de Nuevo México. Los indios Pueblo de la actualidad lo llaman el día de la Independencia. Aunque los españoles regresaron y volvieron a someterlos 12 años más tarde, los Pueblo fueron capaces de reestablecer y conservar su cultura y su religión, que han perdurado hasta el día de hoy. Ninguna otra rebelión de Nativos Americanos ha sido tan exitosa como la de los indios Pueblo en 1680, ni antes ni después de ella.

Los Pueblo son una etnia Nativo Americana que se concentra en torno a la región de Four Corners del sudoeste de los Estados Unidos, y consta de dos grupos culturales y lingüísticos principales: los basados en un parentesco matrilineal (Hopi, Keres, Towa y Zuñi), y aquellos con un sistema patrilineal (los de Taos o Tañoanos).

En 1540, Francisco Vázquez de Coronado y otros conquistadores españoles llegaron al territorio del pueblo Zuñi al sur de Nuevo México. Coronado declaró esas tierras parte de la Corona Española. En las décadas siguientes, misioneros, soldados y colonos les siguieron para subyugar a los indios, usurpar sus tierras y destruir su cultura.

Una bella figura Kachina expuesta en el Museo Danforth. La palabra Kachina puede referirse a seres espirituales antropomorfos, danzantes enmascarados que los personifican o muñecos que les representan. Los indios Pueblo aún invocan a estos seres, como hacían sus ancestros desde mucho tiempo antes de que los españoles llegaran a sus tierras en 1540 e intentaran erradicar su cultura. (Foto: Daderot/Wikimedia Commons)

Una bella figura Kachina expuesta en el Museo Danforth. La palabra Kachina puede referirse a seres espirituales antropomorfos, danzantes enmascarados que los personifican o muñecos que les representan. Los indios Pueblo aún invocan a estos seres, como hacían sus ancestros desde mucho tiempo antes de que los españoles llegaran a sus tierras en 1540 e intentaran erradicar su cultura.  (Foto: Daderot/ Wikimedia Commons )

“Coronado envió a Pedro de Tovar con diecisiete hombres a caballo, unos pocos hombres de a pie y un monje franciscano llamado Juan de Padilla a la llamada provincia de Tusayán, unas cien millas al norte, de la que se decía que contenía otros siete poblados,” leemos en El Libro de los Hopis de Frank Waters.

En un principio, los Hopi pensaron que el largo tiempo esperado Pahàna, el salvador de piel blanca del que hablan las profecías, había llegado finalmente. Pero una reveladora ruptura del protocolo en su primer encuentro con los españoles les hizo comprender que estaban equivocados. Waters escribe sobre este encuentro:

La tradición Hopi añade a este relato que Tovar y sus hombres fueron conducidos a Oraibi. Allí les dieron la bienvenida todos los jefes de clan de los Tawtoma, como estaba prescrito por la profecía, y se trazaron cuatro líneas de alimentos sagrados. El líder del clan del Oso se adelantó hasta sus invitados extranjeros y extendió su mano, con la palma hacia arriba, al líder de los hombres blancos. Si hubiera sido realmente el auténtico Pahàna, los Hopis sabían que hubiera extendido su propia mano, con la palma hacia abajo, y hubiera estrechado la mano del líder del clan del Oso formando un nakwàch, el antiguo símbolo de hermandad. En lugar de eso, Tovar ordenó secamente a uno de sus hombres depositar un regalo en la mano del jefe del clan Oso, creyendo que el indio esperaba algún tipo de obsequio. Instantáneamente todos los jefes Hopi supieron que Pahàna había olvidado el antiguo acuerdo pactado entre ambos pueblos en el momento en que se separaron.

Foto que representa el nakwàch (Nakwach-Now.blogspot.com)

Foto que representa el nakwàch ( Nakwach-Now.blogspot.com)

Los Hopi trataron a los españoles como a sus invitados. En Oraibi, los indios explicaron el antiguo acuerdo y profecía a los españoles. Waters escribió al respecto:

Se entendía que cuando las dos razas se reconciliaran finalmente, cada una corregiría las leyes y defectos de la otra; vivirían la una junto a la otra, compartirían en comunidad todas las riquezas de sus tierras y unirían sus creencias en una sola religión que establecería la verdad sobre la vida en todo el mundo con un espíritu de hermandad universal. Los españoles no lo entendieron, y al no encontrar oro, partieron de inmediato.

Los Hopis sabían ya que Tovar no era el auténtico Pahàna, y que se avecinaban problemas. La conquista y colonización de Nuevo México por parte de los españoles continuó lenta pero implacable, llegando hasta la remota provincia de Tusayán los problemas que los Hopis habían temido.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article