Portada - Fotocomposición, retrato de Tesla y destrucción causada por la explosión de Tunguska (Código Oculto)

El Rayo de la Muerte: ¿Desencadenó un experimento de Nikola Tesla la explosión de Tunguska en 1908?

(Leer articulo en una sola página)

En 1908, un cometa o asteroide golpeó el área de Tunguska, en Siberia, con tanta fuerza que destruyó más de 2.000 kilómetros cuadrados de terreno. El cuerpo celeste explotó a entre 5 y 10 kilómetros sobre el suelo, liberando alrededor de entre 10 y 15 megatones de energía. Sin embargo, hay quienes manifiestan que la causa de la explosión no fue el impacto de un asteroide, sino uno de los experimentos de Tesla, que habría salido mal.

El hecho de que hasta la fecha nadie haya descubierto un fragmento del cuerpo del impacto de Tunguska alimenta dicha hipótesis:

«Tesla dijo que su transmisor podría producir 100 millones de voltios de presión y corrientes de hasta 1.000 amperios, con niveles de potencia experimental de miles de millones o decenas de miles de millones de vatios. Si esa cantidad de energía se liberara en ‘un intervalo de tiempo incomparablemente pequeño’, la energía sería igual a la explosión de millones de toneladas de TNT, es decir, una explosión de múltiples megatones. Tal transmisor sería capaz de proyectar la fuerza de una ojiva nuclear por radio. Cualquier lugar en el mundo podría ser vaporizado a la velocidad de la luz.» (Extraído del archivo del blog de Frank Germano

Localización y áreas del impacto del meteorito de Tunguska. Zona 1 (20 km): bosque destruido (rojo). Zona 2 (100 km): múltiples daños por fuego y animales muertos (naranja). Zona 3 (1500 km): eco y sonido de la explosión (difuminado azul). (Denys/GNU Free)

Localización y áreas del impacto del meteorito de Tunguska. Zona 1 (20 km): bosque destruido (rojo). Zona 2 (100 km): múltiples daños por fuego y animales muertos (naranja). Zona 3 (1500 km): eco y sonido de la explosión (difuminado azul). ( Denys/GNU Free )

El 30 de junio de 1908, cuando el devastador impacto se produjo en Siberia central, uno de los testigos más cercanos, el agricultor local Semen Semenov describió lo que presenció:

“El cielo se dividió en dos. El fuego apareció a lo alto y ancho sobre el bosque… donde estaba el fuego, se sentía un fuerte calor…. Entonces el cielo se cerró, y sonó un fuerte golpe, que me lanzó unos metros. Después de que tal ruido llegase, como si se tratara de cañones disparando, la tierra empezó a temblar…”

Los efectos de la explosión llegaron hasta lugares tan lejanos como el norte de Europa y Asia Central. Hoy en día, los científicos siguen desconcertados por lo que causó exactamente tan colosal impacto y explosión: descubrirlo podría ser fundamental para nuestra comprensión de la evolución de la Tierra.

Tesla en su laboratorio de Colorado Springs, fotografiado en torno al año 1900. (Wellcome Images/CC BY-SA 4.0)

Tesla en su laboratorio de Colorado Springs, fotografiado en torno al año 1900. (Wellcome Images/ CC BY-SA 4.0 )

El impacto de un planetoide del tamaño de Marte hace 4.400 millones de años fue responsable de la creación de la Luna, gracias a la acumulación gradual de materiales planetarios y al movimiento de dichos materiales en órbitas estables a lo largo del tiempo. Nuestra atmósfera ayuda a quemar muchos otros meteoritos potencialmente peligrosos, pero los asteroides todavía tienen el potencial de devastar nuestro planeta.

Investigadores de la Universidad de Western Ontario y el Laboratorio Nacional de Los Alamos utilizan observaciones vía satélite de «llamaradas» meteóricas en la atmósfera, más conocidas como estrellas fugaces, para recopilar datos sobre los impactos cósmicos en la Tierra. Utilizan esta información para estimar la tasa de impacto de los objetos más pequeños y extrapolan esa información para comprender la probabilidad de sucesos similares a Tunguska.

Sus estudios reflejaron la probabilidad de que tales eventos ocurrieran en el orden de 1 en 200 años a 1 en 1000 años. ¿Fue esta gran liberación de energía causada involuntariamente por un experimento de Nikola Tesla?

Estragos causados por la explosión de Tunguska. Los árboles fueron derribados y ardieron en cientos de kilómetros cuadrados por el impacto del meteorito de Tunguska. Esta imagen ha sido recortada de la fotografía original, tomada en mayo de 1929 en el transcurso de la expedición de Leónidas Kulik. (Dominio público)

Estragos causados por la explosión de Tunguska. Los árboles fueron derribados y ardieron en cientos de kilómetros cuadrados por el impacto del meteorito de Tunguska. Esta imagen ha sido recortada de la fotografía original, tomada en mayo de 1929 en el transcurso de la expedición de Leónidas Kulik. ( Dominio público )

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article