Portada - Varias imágenes de gigantes en el arte del antiguo Egipto recopiladas por Muhammad Abdo. Fuente: Muhammad Abdo.

Gigantes en el antiguo Egipto (2ª parte): pruebas físicas de su existencia

(Leer articulo en una sola página)

No hubo indicaciones sobre si la momia gigante presentaba signos de gigantismo, pero el hecho da aún más credibilidad a la idea de que había gigantes viviendo y prosperando en el antiguo Egipto, ya fueran faraones con elaborados entierros o individuos anónimos doblados por la mitad y arrojados a un agujero en el desierto.

Gigantes en el arte egipcio

En la siguiente imagen podemos ver algunos ejemplos de inscripciones egipcias y obras de arte que parecen representar a gigantes junto a otras personas de menor estatura. Algunos me llamaron la atención, mientras que otros simplemente podrían ser adultos con niños, o un intento de glorificarse a sí mismos en el arte.

Varias representaciones de gigantes en el arte egipcio recopiladas por Muhammad Abdo. Cortesía de Muhammad Abdo.

Varias representaciones de gigantes en el arte egipcio recopiladas por Muhammad Abdo. Cortesía de Muhammad Abdo.

El investigador Muhammad Abdo recopiló la mayoría de las imágenes que podemos observar en la composición anterior. Por favor, eche un vistazo por usted mismo, ya que resulta difícil determinar si se trata de representaciones realistas o impresiones artísticas, aunque vale la pena examinarlas de todos modos.

Sarcófagos gigantes del antiguo Egipto

Tres ejemplos de ataúdes de gran tamaño procedentes del antiguo Egipto. Cortesía: Muhammad Abdo

Tres ejemplos de ataúdes de gran tamaño procedentes del antiguo Egipto. Cortesía: Muhammad Abdo

Según algunos investigadores, los ataúdes gigantescos son la prueba de la existencia de gigantes en el antiguo Egipto. He visto algunos de ellos en mis viajes, pero podría ser simplemente el caso de que se hicieran más grandes de lo necesario para impresionar a quien los viera, o para dejar claro a los dioses de ultratumba que pertenecían a miembros de la realeza. Algunos ejemplos, sin embargo, plantean ciertas preguntas incómodas. El Serapeum cercano a Saqqara está compuesto por 25 enormes ataúdes de granito y diorita de hasta 70 toneladas de peso cada uno de ellos, y se depositaban en ellos toros de Apis momificados como parte de un antiguo culto. Se encontró en ellos un toro, pero sólo uno, lo que ha llevado a la especulación de que el resto de ellos fueran utilizados en el pasado para seres humanos gigantescos. Otro gran sarcófago se encuentra en la meseta de Guiza, en el conocido como ‘Pozo de Osiris’. Está en parte sumergido bajo el agua, rara vez es visitado o fotografiado y se halla profundamente por debajo de la calzada de piedra de la pirámide de Kefrén.

El ataúd de alabastro de Seti I mide 9 pies y 4 pulgadas (2,84 metros) de largo y actualmente se encuentra en el Museo Soane de Londres. También es de Seti I la figura de un tamaño mayor que el natural que encontramos en la Lista Real de Abidos. Junto con su enorme ataúd podríamos saltar a la conclusión de que debió ser un faraón muy alto.

El ataúd de alabastro de Seti l actualmente expuesto en el Museo Soane de Londres con sus 2,84 metros de longitud. Sarcófago de Seti I, faraón de Egipto, 1370 a. C., ilustración realizada por E.A. Wallis Budge, Museo de Sir John Soane (1908).

El ataúd de alabastro de Seti l actualmente expuesto en el Museo Soane de Londres con sus 2,84 metros de longitud. Sarcófago de Seti I, faraón de Egipto, 1370 a. C., ilustración realizada por E.A. Wallis Budge, Museo de Sir John Soane (1908).

Sin embargo, también fue descubierta su momia, y medía 5 pies y 7 pulgadas (1,70 metros) de alto, por lo que aunque hay ataúdes gigantes e impresiones artísticas de egipcios muy altos, esto no significa que representen a gigantes humanos reales.

Gigantismo en el antiguo Egipto

Habíamos comenzado nuestro estudio con, digamos, el más pequeño gigante descubierto en el antiguo Egipto, cuya talla casualmente coincide con mi altura de 6 pies y 1,5 pulgadas (1,87 metros). Incluso con esta escasa estatura, Michael Habicht y sus colegas concluyeron que Sa-Nakht probablemente padecía de gigantismo tras analizar de nuevo el cráneo y los huesos que supuestamente pertenecen al faraón. Según los investigadores: “Los huesos largos del esqueleto mostraban la evidencia de un ‘crecimiento exuberante’, constituyendo un claro indicio de gigantismo”. Así que ésta es la verdadera razón por la que ha sido considerado un ‘gigante’, no debido a su imponente estatura. De hecho, probablemente no hubiera sido lo suficientemente alto como para formar parte de un equipo de baloncesto: el típico pívot de la NBA suele medir en torno a los 7 pies (2,13 metros)” . Hay muy pocos documentos sobre gigantismo en el registro histórico, lo que hace de este caso algo interesante de por sí. La mayor parte de la información parece apuntar a un marco esquelético humano normal, sin indicios de irregularidad alguna en la pituitaria.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article