Portada - Universo ordenado y texto cuneiforme (Dominio público). Estatua de Gilgamesh. (CC BY 2.0)

La verdad sobre los Anunnaki: los mitos de los Nefilim y los gigantes en la historia de la humanidad – Parte II

(Leer articulo en una sola página)

Resulta esencial en la Teoría de los antiguos astronautas y la narrativa del autor Zecharia Sitchin un grupo de seres míticos conocidos como los Anunnaki, quienes según Sitchin cruzaron su propio ADN con el del Homo erectus para crear a la humanidad —con la intención de utilizar a los seres humanos como esclavos a para extraer oro y otros minerales de las minas. Hoy en día, estos Anunnaki son considerados a menudo el equivalente del Dios creador del Antiguo Testamento.

Pero, ¿qué dicen realmente los textos cuneiformes sobre los Anunnaki y otros seres míticos? ¿Cómo encaja la versión de estos seres y sus actividades presentada en los medios partidarios de la ‘Teoría de los antiguos astronautas’ con su representación real en el mundo antiguo?

Representación babilónica del dios nacional Marduk, concebido como miembro destacado de los Anunnaki (Dominio público)

Representación babilónica del dios nacional Marduk, concebido como miembro destacado de los Anunnaki ( Dominio público )

[Leer la 1ª parte de este artículo ]

El monte Hermón se encuentra en el extremo sur de la cordillera montañosa del AntiLíbano, a caballo sobre la frontera entre Siria y el Líbano. El pico más alto del Hermón alcanza los 9.232 pies (2.814 metros). Gilgamesh fue famoso en el mundo antiguo por haber obtenido su conocimiento del mundo antediluviano, según la  Epopeya de Gilgamesh  de Ugarit (líneas 5-9):

“En todas partes exploró los centros del poder, conocía la totalidad de la sabiduría sobre todas las cosas. Él, que recorrió el camino distante hasta Utter-napisti, que cruzó el océano, el ancho mar, hasta alcanzar el amanecer: recuperó el conocimiento de la era antediluviana.”

Estos pasajes cierran el círculo con la interpretación de Pipinski de la versión en antiguo babilonio de la  Epopeya de Gilgamesh , donde el antiguo rey viajó al monte Hermón —morada de los Anunnaki.

Gilgamesh el gigante

El concepto del antiguo conocimiento del mundo antediluviano es de hecho inherente a muchas tradiciones orientales. Por ejemplo, hay un relato similar en el apócrifo Libro de los Jubileos sobre Kainam, hijo del Arfaxad bíblico:

El niño creció, su padre le enseñó la escritura, y fue a buscarse lugar donde hacerse una ciudad. Halló antiguas escrituras grabadas en la roca, cuyo contenido leyó y tradujo, y con ellas se extravió, porque allí estaban las enseñanzas de los Vigilantes, en las que explicaban la adivinación por el sol, la luna y las estrellas de todas las constelaciones del cielo. Y lo escribió, pero no habló de ello, pues temía mencionarlo a Noé, no se enojara con él por este motivo. (Jubileos 8,2-4)”

Curiosamente, hay varias fuentes antiguas que sugieren que el propio Gilgamesh era un semidiós, un ser semi-divino de estatura gigantesca. Según la Lista de los reyes sumerios , Gilgamesh fue el 5 º rey de Uruk, reinando en algún período comprendido entre los años 2800 a. C. y 2600 a. C. Si bien hay tradiciones que consideran que el padre de Gilgamesh era el rey Lugalbanda, la Lista de los reyes sumerios afirma que su verdadero padre fue un “espíritu-lillu, un sumo sacerdote de Kulaba”, y el héroe es descrito en la saga como “dos tercios divino”.

Estatua de Gilgamesh (Gwil5083/CC BY-SA 4.0)

Estatua de Gilgamesh (Gwil5083/ CC BY-SA 4.0 )

Se cree que Gilgamesh habría alcanzado la victoria sobre los reyes de Kish, centralizando el poder de Uruk, y cuenta la tradición que expandió la ciudad de Uruk, incluidos el recinto y los muros de su templo. En varios fragmentos de una copia del siglo XX a. C. de la Epopeya de Gilgamesh descubierta en la antigua Ugarit, Gilgamesh es descrito como sigue: “Superior a todos los (demás) reyes (!), famoso por su estatura corporal” (línea 16) y también como “Gilgamesh, famoso por su estatura corporal, héroe nacido en Uruk, toro salvaje que arrasa” (líneas 18-19). Las líneas 34-36 del Gilgamesh de Ugarit ofrecen detalles específicos sobre la talla de Gilgamesh: “once codos era su altura, cuatro codos la anchura de su pecho. Un triple codo eran sus pies, y sus piernas de la longitud de una vara”. Según estas medidas, Gilgamesh habría alcanzado entre 16 y 18 pies (4,8 a 5,4 metros) de altura. En cuanto al hecho de que Gilgamesh fuese un gigante, el fragmentario Libro de los Gigantes de los manuscritos del Mar Muerto menciona los nombres de varios gigantes Nephilim, entre ellos Ohya, Mahway, Hahya, y Gilgamesh.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article