Portada - Espiral de ADN y Neandertales (Ancient-Origins)

Nuevo estudio de ADN sugiere que el ser humano procedente de África se mestizó con los Neandertales mucho antes de lo que creíamos

(Leer articulo en una sola página)

Phys Org informa de que en el año 1937 fue descubierto un fémur Neandertal de hace 124.000 años en el transcurso de unas excavaciones cercanas a la entrada de la cueva de Hohlenstein-Stadel, situada en el sudoeste de Alemania. Después de 80 años, el ADN mitocondrial de aquel hueso ha sido analizado por completo, sugiriendo los resultados obtenidos que una oleada de ancestros del ser humano moderno se habría mestizado con los Neandertales en algún momento hace entre 470.000 y 220.000 años.

ADN nuclear y ADN mitocondrial

Una de las razones principales por las que los científicos siempre han tenido problemas a la hora de determinar la época exacta en la que el linaje Neandertal se separó del ser humano moderno tiene que ver con dos tipos de ADN diferentes existentes en las células humanas: el ADN nuclear y el ADN mitocondrial. La mitocondria y el núcleo son partes u orgánulos del interior de la célula que comparten muchas similitudes. Ambos constan de dos membranas. Estas membranas separan el interior del orgánulo del exterior, incluyendo canales de proteínas que permiten que diferentes sustancias entren o salgan. Ambos contienen material genético que incluye los genes en los que se encuentran codificadas las proteínas. Ambos incluyen genes para fabricar ribosomas, las ‘máquinas’ orgánicas que leen las instrucciones del ARN para sintetizar las proteínas. El problema, sin embargo, es que el ADN nuclear sugiere que los linajes humano y Neandertal se separaron hace entre 765.000 y 550.000 años, mientras que el ADN mitocondrial sugiere que esta separación se produjo unos 365.000 años más tarde, hace unos 400.000 años.

(a) Fotografías del fémur de Hohlenstein-Stadel, (b) mapa de los yacimientos arqueológicos en los que se ha podido reconstruir por completo ADN mitocondrial perteneciente a humanos arcaicos (Cosimo Posth et al CC BY 4.0)

(a) Fotografías del fémur de Hohlenstein-Stadel, ( b) mapa de los yacimientos arqueológicos en los que se ha podido reconstruir por completo ADN mitocondrial perteneciente a humanos arcaicos (Cosimo Posth et al CC BY 4.0 )

El reciente estudio podría reescribir la historia

El antiguo ADN mitocondrial del fémur de un Neandertal de hace 124.000 años podría resolver la compleja relación entre humanos modernos y Neandertales. “El hueso, que muestra evidencias de haber sido roído por un gran carnívoro, aportó datos genéticos mitocondriales que demostraron que pertenecía a la rama Neandertal,” comenta Cosimo Posth, del Instituto Max Planck para la Ciencia de la Historia Humana y autor principal del estudio, en declaraciones recogidas por Phys Org . Los datos genéticos recuperados por el equipo de investigadores ofrecen una nueva línea cronológica para la migración de homininos procedentes de África, que se habría producido después de que los ancestros de los Neandertales llegaran a Europa y habría estado integrada por individuos pertenecientes a un linaje más cercano al ser humano moderno.

Éste es sin duda un escenario muy extraño que podría cambiar la teoría actual de la historia de la humanidad, ya que por lo que sabemos en nuestros días, el ser humano no empezó a migrar masivamente desde África, su lugar de origen, hacia Europa, territorio Neandertal, hasta hace 75.000 años. Antiguo ADN de humanos arcaicos sugiere que una hembra antepasada del ser humano moderno dio a luz a un Neandertal posiblemente varios cientos de miles de años antes de que humanos y Neandertales, según creíamos, entraran en contacto por primera vez. Así pues, ¿podría implicar este hecho que un pequeño grupo de humanos arcaicos dejó África antes de lo que pensábamos, mestizándose con anterioridad a la gran migración? El nuevo estudio publicado en Nature Communications apunta claramente a esta teoría.

El hueso (un fémur) que ha aportado los datos genéticos del ADN mitocondrial ha resultado pertenecer a la rama Neandertal. Fotografía: Oleg Kuchar © Photo Museum Ulm

El hueso (un fémur) que ha aportado los datos genéticos del ADN mitocondrial ha resultado pertenecer a la rama Neandertal. Fotografía: Oleg Kuchar © Photo Museum Ulm

Preguntas sin respuesta  

Uno de los interrogantes que plantea el reciente estudio, no obstante, es cómo estos pequeños grupos de Neandertales consiguieron extenderse por toda Europa (desde España hasta Siberia). Joshua Schreiber, genetista poblacional de la Universidad del Temple que no ha participado en la investigación, no está seguro de cómo podrían estos genes haberse extendido por un territorio tan grande por aquel entonces. “Es difícil para los genes trasladarse cuando no disponen de coches ni aviones”, apunta Schreiber en The Verge , aunque está de acuerdo en que la nueva teoría tiene mucho sentido y podría reconfigurar la historia del ser humano si nuevos análisis genéticos la confirman.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article