Portada - izquierda, Azul Egipcio utilizado en un retrato de Ramsés III del año 1170 a. C. Derecha, pigmento Azul Egipcio.

El Azul Egipcio: un antiguo pigmento fluorescente capaz de detectar huellas dactilares

(Leer articulo en una sola página)

Fue en el transcurso de un viaje a Indianápolis cuando el profesor Simon Lewis, forense y químico analítico, fue abordado por Gregory Smith, del Museo de Arte de Indianápolis (MAI), quien le expuso una idea.

Smith, experimentado científico de conservación del MAI, conocía y había leído acerca de la investigación de Lewis sobre nuevos compuestos luminiscentes que pudieran ser utilizados para la detección de huellas dactilares.

Es una práctica común en el trabajo de Smith utilizar luz blanca para examinar antiguos objetos pintados a fin de hallar rastros de antiguos pigmentos, revelados al ser observados bajo una luz del espectro cercana al infrarrojo.

El azul egipcio está considerado el pigmento artificial más antiguo conocido, cuyos orígenes se remontan al 3200 a. C. Incluso sobre la superficie de objetos de hace miles de años, el Azul Egipcio aún resplandecía y brillaba bajo una luz cercana al infrarrojo.

Smith preguntó a Lewis si se había planteado utilizar antiguos pigmentos artísticos para investigar huellas dactilares. El resto, como se dice habitualmente, es historia.

Se ha descubierto que el pigmento Azul Egipcio es un candidato prometedor como polvo fluorescente para detectar huellas dactilares . Bajo una luz visible cercana al infrarrojo, destaca las huellas dactilares sobre superficies no porosas o con dibujos de diferentes colores, como los billetes de polímero o las latas de refrescos, ofreciendo mejores resultados incluso que los polvos de detección de huellas dactilares comerciales.

Este descubrimiento podría no solo aportar una nota de color al campo de la ciencia forense moderna, sino también ofrecer nuevas posibilidades en la conservación de piezas arqueológicas, demostrando así cómo el pasado puede proporcionarnos soluciones para el futuro.

El Azul Egipcio

El Azul Egipcio es un pigmento con una historia notable que demuestra los avanzados conocimientos de química que poseían los antiguos egipcios. De hecho este color es un producto sintético, preparado con una mixtura de material rico en cobre, arena y un potente álcali . El compuesto se introducía a continuación en un horno y era sometido a una temperatura de entre 800 y 900 grados centígrados, bajo unas condiciones estrictamente controladas.

Máscara del antiguo Egipto pintada con Azul Egipcio. Museo de Arte de Indianápolis. Fotografía aportada por Simon Lewis

Máscara del antiguo Egipto pintada con Azul Egipcio. Museo de Arte de Indianápolis. Fotografía aportada por Simon Lewis

En el antiguo Egipto, este producto de un azul intenso era muy apreciado, y se empleaba ampliamente como pigmento en pinturas artísticas, como las que decoraban las tumbas o los ataúdes de las momias.

Por otro lado, la técnica de la fayenza empleaba como material una cerámica vidriada de color azul que contenía Azul Egipcio para fabricar muy diversos objetos, como por ejemplo amuletos y estatuillas.  

El Azul Egipcio fue utilizado ampliamente por los antiguos egipcios en un tipo de cerámica vidriada conocido como fayenza, como podemos ver en esta figurita de un hipopótamo. (Carole Raddato/Wikimedia Commons, CC BY-SA)

El Azul Egipcio fue utilizado ampliamente por los antiguos egipcios en un tipo de cerámica vidriada conocido como fayenza, como podemos ver en esta figurita de un hipopótamo. ( Carole Raddato/Wikimedia Commons CC BY-SA )

Más allá de su brillante color azul, este pigmento también resplandece bajo una luz cercana al infrarrojo, una característica que ha despertado el interés de los investigadores.

“Puedes utilizarlo para detectar huellas dactilares latentes sobre superficies no porosas.” ha declarado a The Conversation el profesor Simon Lewis , del Instituto de Investigación Nanoquímica de la Universidad Curtin.

La detección de huellas dactilares aún constituye una parte decididamente importante de la investigación forense. Para detectar una huella dactilar se utiliza un polvo que proporciona a la superficie un contraste lo más alto posible, a fin de poder apreciar de manera óptima sus líneas y su contorno.

Pero en el caso de superficies de muchos colores, oscuras o reflectantes, este método puede resultar insuficiente.

En estos casos, la ventaja del Azul Egipcio es que cuando se ilumina con luz blanca este pigmento es capaz de absorber la energía de la luz que recibe y a continuación emitirla en una frecuencia del espectro cercana al infrarrojo que no podemos ver a simple vista.

Lewis explica que podemos observar un fenómeno similar en un gin tonic , solo que bajo una frecuencia del espectro cercana al ultravioleta.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article