Portada - Manada de mamuts lanudos (Mammuthus primigenius) en un paisaje del Pleistoceno Superior del norte de España. (Mauricio Antón/CC BY-SA 2.5)

Científicos demuestran que los mamuts se organizaban en grupos matriarcales al igual que los elefantes actuales

(Leer articulo en una sola página)

Estos célebres mamíferos proboscídeos de gran tamaño existieron desde hace aproximadamente 4,8 millones de años hasta hace apenas 3.700 años, a lo largo del Plioceno, Pleistoceno y Holoceno. Hasta la fecha se han hallado fósiles de mamut en Norteamérica, Eurasia y África. De dimensiones iguales —y en algunos casos superiores a las de los elefantes modernos—, probablemente alcanzasen un peso de entre 6 y 8 toneladas, aunque algunos machos excepcionalmente grandes podrían haber sobrepasado las 12 toneladas.

Ahora, según informa la cadena española RTVE , un estudio internacional realizado por científicos de una docena de países y publicado en la revista  Scientific Reports ha desvelado que los mamuts se organizaban en matriarcados en los que las hembras permanecían en la manada hasta su muerte, mientras que los machos itineraban entre distintos grupos para procrear.

Los mamuts se dividían en cuatro grandes especies paleontológicas: el meridional, el de Columbia (Norteamérica), el de las estepas (estrecho de Bering y Siberia) y el lanudo (Eurasia), y hace 50.000 años, todas ellas ocupaban prácticamente todo el hemisferio norte, desde Europa occidental hasta la costa atlántica de América del Norte. Sin embargo, aunque ya se había secuenciado el genoma nuclear de algunos mamuts, no se conocía la variación genética de estos animales en todo su rango de distribución geográfica.

Para lograrlo, los científicos analizaron el ADN mitocondrial (transmitido únicamente por vía materna) de 143 restos de mamuts de todo el hemisferio norte, desde Europa Occidental, pasando por el estrecho de Bering, hasta América del Norte. De los 143 genomas, 54 procedían de fósiles de mamuts europeos, dos de ellos hallados en España, en el yacimiento de Aldehuela, situado en el municipio madrileño de Getafe.

“El objetivo del estudio era reunir la mayor cantidad posible de fósiles de mamut para determinar cómo eran genéticamente los ejemplares que había en la Europa continental, en el oeste de Eurasia. Es la primera vez que se obtiene el genoma completo del ADN mitocondrial de ejemplares de la zona, de Alemania, el Mar del Norte, Bélgica, España... Vimos que, a diferencia de otras especies como los humanos, que están estructurados geográficamente por el cromosoma Y, la variación mitocondrial de los mamuts está muy estructurada geográficamente”, ha explicado Carles Lalueza-Fox , paleogenetista del Instituto de Biología Evolutiva (centro mixto de la Universidad Pompeu Fabra y el CSIC) y coautor del estudio, en declaraciones recogidas por RTVE.

Asimismo, los científicos comprobaron que la variación genética no se corresponde con la interpretación paleontológica que sugerían los fósiles. Los investigadores atribuyen esta falta de correlación a que los mamuts lanudos debieron cruzarse, en algún momento, con otros tipos de mamut.

Reconstrucción de Mamut lanudo (Mammuthus primigenius) del Museo Real de la Columbia Británica. (rpongsaj/CC BY-SA 2.0)

Reconstrucción de Mamut lanudo (Mammuthus primigenius) del Museo Real de la Columbia Británica. (rpongsaj/ CC BY-SA 2.0 )

“En algunas especies, como los elefantes, los machos abandonan el grupo y se mueven entre grupos, a veces incluso con distancias muy grandes de hasta 500 kilómetros, mientras que las hembras permanecen en la manada en la que han nacido. Eso hace que el ADN mitocondrial esté muy estructurado geográficamente, porque se transmite por línea materna. Hemos visto que algunos de estos grupos mitocondriales están en varias especies de mamuts, es decir, no hay un grupo de mitocondriales para cada especie, sino que cruzan las fronteras de especie, lo que significa que ha habido hibridación, cruces entre varias especies de mamut como la hubo entre los distintos grupos de neandertales o en los humanos modernos”, ha apostillado finalmente el experto.

Imagen de portada: Manada de mamuts lanudos (Mammuthus primigenius) en un paisaje del Pleistoceno Superior del norte de España. (Mauricio Antón/ CC BY-SA 2.5 )

Autor: Mariló T. A.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article