El gran Buda de Leshan es la estatua de Buda tallada en piedra más grande del mundo

El gran Buda de Leshan: el Buda de piedra más grande del mundo

(Leer articulo en una sola página)

A una distancia no muy lejana de la ciudad de Chengdu, en la provincia de Sichuan en China, se encuentra la estatua del gran Buda de Leshan. Esculpida en la ladera de la montaña Lingyun, la colosal estatua tiene más de 1300 años y está considerada como el Buda de piedra más grande del mundo, también es sin duda la estatua pre-moderna más alta. El sitio atrae a millones de personas cada año, incluyendo a budistas peregrinos, haciendo que sea un destino sagrado y una antigua maravilla del mundo.

Una estatua en honor a Maitreya

La estatua del gran Buda de Leshan (conocida también como Dafo) está localizada al este de la ciudad de Leshan y se sitúa en la confluencia de tres ríos: Min, Qingyi y Dadu.  Da hacia el monte sagrado Emei, los ríos fluyen debajo de sus pies y representa a un monje firme y sonriente, sentado tranquilamente, con sus manos apoyadas sobre sus rodillas y sus ojos con párpados pesados contemplan el río. Se cree que la estatua es Maitreya simbolizando la inteligencia y la felicidad. Maitreya fue un Buda discípulo de Shakyamuni, de quien se dice que fue el fundador del budismo.

La adoración a Maitreya era popular especialmente entre los siglos IV y VII.  Hoy en día aún se pueden encontrar imágenes de él en muchos templos budistas por toda la China, y la estatua de Leshan es considerada como la más inspiradora de todas.

El paraíso de Maitreya, Zhu Haogu y Zhang Boyuan, 1320

El paraíso de Maitreya, Zhu Haogu y Zhang Boyuan, 1320 ( Wikimedia Commons )

La arquitectura del gran Buda de Leshan

El atractivo del Buda no recae solo en su tamaño sino en la destreza arquitectónica.  Toda la estatua está hecha de piedra, excepto las orejas que fueron elaboradas en madera y luego fijadas a la estatua y cubiertas con arcilla. El cabello de Buda está organizado en rizos especiales en espiral, con 1021 moños cuidadosamente insertados en la cabeza.

1021 moños forman el cabello del Buda

1021 moños forman el cabello del Buda ( Chi King/Flickr )

La estatua tiene diez pisos de altura, y si estuviese de pie, quedaría prácticamente mirando a los ojos a la Estatua de la Libertad. El Buda es tan enorme que se especula que 100 monjes podrían sentarse en uno de sus pies. Con 71 metros de alto (233 pies), la estatua tiene una postura simétrica, creando una imagen agraciada y relajada. La cabeza mide 15 metros (50 pies), los hombros miden 28 metros (92 pies) de ancho, y la uña más pequeña del pie puede albergar a una persona sentada.  Cada ceja mide 5.5 metros (18 pies) y la nariz mide 6 metros (20 pies) de largo. El par de orejas gigantes que miden siete metros (23 pies) pueden contener a dos personas en su interior.

El gran Buda de Leshan con turistas

El gran Buda de Leshan con turistas ( Wikimedia Commons )

El ingenioso sistema para drenar el agua

Hay varios canales de drenaje ocultos dentro del cabello, collar, pecho, y en la parte trasera de las orejas de Buda. Éstos han evitado que la estatua padezca los severos efectos de la erosión y el clima con el paso de los milenios. El drenaje del gran Buda es un sistema complejo de canales y zanjas que sacan el agua lluvia y mantienen secas las partes internas. Por esta razón el gran Buda ha permanecido intacto hasta la actualidad. Comparado con cuando fue terminado, la estatua luce muy diferente. Alguna vez estuvo sentada en un inmenso pabellón de madera de 13 pisos, lo cual la protegía de la erosión. Sin embargo, el pabellón fue finalmente destruido al final de la Dinastía Ming, dejando la estatua expuesta a los elementos.

Los orígenes de Dafo

Se dice que la estatua del gran Buda de Leshan fue construida para calmar las aguas turbulentas que acosaban a los botes que pasaban por allí y dejaban muchos muertos cada año. Entonces, durante la Dinastía Tang, un monje llamado Hai Tong decidió esculpir una estatua gigante al lado del río, con la esperanza de que apaciguara a los dioses del río y salvara la vida de más lugareños. Con esto en mente, el monje Hai Tong tardó 20 años en reunir los fondos suficientes para comenzar su trabajo.  Según la leyenda, cuando algunos funcionarios del gobierno local quisieron que Hai Tong les diera gran parte del dinero, él les dijo que podría darles uno de sus ojos, pero nunca el dinero destinado para la estatua de Buda. Al ver amenazados los fondos para el proyecto, se cuenta que el monje se sacó su propio ojo para mostrar la sinceridad y devoción a la causa. Esto asustó a los funcionarios y Hai Tong pudo guardar el dinero y comenzó el proyecto en el año 713 d.C. Para la fecha de su muerte, la mitad del proyecto estaba terminada y dos de sus discípulos continuaron el trabajo. El proyecto fue terminado 90 años más tarde por el gobernador local en el año 803 d.C. Ya que durante la construcción se había removido muchas piedras del acantilado y éstas habían sido depositadas en el río que se encontraba debajo, las aguas se vieron alteradas por causa la estatua, haciéndolas así más seguras para los botes.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article