mongolia-ancient-golden-eagle-hunting.jpg

El arte ancestral de la caza con Águila Dorada en Mongolia

(Leer articulo en una sola página)

La caza del águila es un antiguo arte existente en la estepa de Asia Central desde Kirguistán a Kazajistán y Mongolia, con una tradición de unos 6.000 años de antigüedad. Los cambios sociales y políticos motivaron que esta antigua práctica fuera una tradición abocada a desaparecer. Sin embargo, una nueva generación de kazajos, entre la que se incluyen niñas por primera vez, está decidida a continuar con la antigua tradición de sus antepasados.

La caza con águila destaca particularmente entre los kazajos que habitan la provincia de Bayan-Ölgiy en Mongolia, de los cuales se estima que aún existen unos 250 cazadores con águila. Su práctica de caza, la famosa “cetrería ecuestre con águila”, es única y sólo se practica con adiestradas Águilas Doradas mientras se monta a caballo.

Las águilas son cazadoras altamente cualificadas y de gran alcance. Enviadas a cazar cervatillos, zorros y otros animales pequeños, las águilas se lanzan y los matan con rapidez, por lo general rompiéndoles el cuello con sus poderosas garras y dejando, raramente, marcas sobre sus presas.

golden-eagle-hunting.jpg

Las águilas son cazadoras potentes y eficientes. Créditos de la foto: Timothy Allen

Genghis Khan y Kublai Khan, antepasados de los nómadas modernos, poseían miles de aves de caza y sus expediciones de cetrería fueron detalladas por Marco Polo. Desde la antigüedad, los cazadores con águilas de las sociedades de pastores nómadas ostentaban asimismo el papel de conservación y almacenamiento de las pieles. La profesión de Berkutchy, -así se llama el arte de la caza con águila en la zona-, es una profesión vitalicia y en Kazajstán, además, es a menudo hereditaria. Aparte de la caza, el berkutchi (cetrero) también daba apoyo espiritual a las mujeres embarazadas ya que, al igual que el águila, era tomado como símbolo de bienestar y poder.

La relación entre el ave y su maestro es constante y total y el animal viene a ser considerado parte de la familia. En la formación de un águila joven, el propietario debe sacrificar su sueño y descanso durante un largo período de tiempo para alimentar con sus propias manos al polluelo. Inicialmente, el águila lleva una caperuza sobre sus ojos para mantener la calma y asegurar la dependencia de su propietario. Pero el animal no es esclavo de su entrenador, sino un aliado en el arte de la caza. Su unión y complicidad serán de por vida y, tal y como afirman los propios cazadores, a medida que el hombre entrena al águila, también lo hace el águila, entrenando al hombre.

mongolia-eage-hood-master.jpg

Al águila se le coloca una caperuza para que esté traquila y dependa absolutamente de su entrenador.  Fuente de la foto.

La captura, formación y mantenimiento de las águilas son auténticos rituales. Deben llevarse a cabo por una persona concreta y requieren de una constante atención diaria durante muchos años. El entrenador constantemente canta y habla al pollo, para imprimirle el sonido de su voz y para influir al ave con su personalidad. Finalmente, el águila sólo obedecerá la voz de su propietario y a nadie más.

Cuando el águila es casi adulta, el entrenador le muestra cuales son los cueros y pieles de los animales que tiene que cazar, para que se acostumbre al olor y a las características de la presa. Todo esto se hace con órdenes especiales. Una vez adiestrada, el águila sale con el cazador, a caballo, reposando sobre su brazo. Toda la caza se deja a las águilas, ya que su visión es ocho veces la de un humano y pueden detectar las presas a varios kilómetros de distancia. Aunque nunca se las ata, siempre regresan junto a su entrenador tras realizar una captura.

mongolia-eagle-arms-trainer.jpg

El águila reposando sobre el brazo de su entrenador. Crédito de la foto: Timothy Allen

Durante miles de años, los Berkutchis siempre fueron varones que empezaban su formación a la edad de 13 años, cuando un joven ya es lo suficientemente fuerte como para soportar el peso de un pollo de águila. Los terrenos áridos y el difícil clima de Mongolia son parte de la razón por la cual la caza con águila era labor exclusivamente masculina. Sin embargo, en Mongolia, un país donde actualmente la mayoría de su población escolar está compuesta por mujeres y donde la mayoría de las instituciones escolares están a cargo de mujeres, han comenzado a surgir las primeras mujeres cazadoras con águila.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article