Un lago rojo. Imagen únicamente representativa.

Lago de sangre: la oscura historia de la Laguna de Yahuarcocha, Ecuador

(Leer articulo en una sola página)

La Laguna de Yahuarcocha (lago de sangre en quichua), es un lago sagrado en Ecuador. Al mirar a través de las quietas aguas de la pintoresca región de Ibarra, es difícil imaginar que alguna vez hubiera sido el escenario de una sangrienta masacre como consecuencia de la resistencia indígena al dominio inca.   

La Laguna de Yahuarcocha -también se puede decir Yawarkucha- está localizada a unos 3 kilómetros (1.86 millas) al norte de Ibarra y se encuentra ubicada a una altura de 2190 metros (7185 pies) sobre el nivel del mar. Ésta es una de las principales atracciones de la región.  Se estima que tiene aproximadamente 12 000 años de edad y es un vestigio de la era pos glaciar.  Yahuarcocha es históricamente importante porque hay estudios realizados por investigadores que afirman que es un área que contiene evidencia arqueológica muy amplia e inexplorada. 

El nombre Yahuarcocha ("Yahuar" significa sangre y "cocha" significa lago) es de origen quichua, parte de la lengua quechua que se habla principalmente en la región de los Andes en Sudamérica. 

Lago de Yahuarcocha desde el mirador de San Miguel, Ibarra, Ecuador

Lago de Yahuarcocha desde el mirador de San Miguel, Ibarra, Ecuador (Wikimedia Commons)

El llamado "lago de sangre" fue el lugar de una antigua batalla entre los incas con Huayna-Capac (11vo líder de los incas y último emperador indiscutible en gobernar) a la cabeza, contra un frente unido de indígenas conocidos como la confederación Caranqui-Cayambe-Pasto.  Antes de la conquista inca a finales del siglo XV, el reino de Quito (a día de hoy es Ecuador) estaba compuesto por varios grupos lingüísticos entre los que se encontraba Pasto, Otavalo-Caranqui y Cayambe.

Huayna Capac, dibujado por Felipe Guaman Poma de Ayala. El título en ortografía no estándar de Poma de Ayala se lee: El onceno inga Guainacapac, "El onceavo inca, Huayna Capac".

Huayna Capac, dibujado por Felipe Guaman Poma de Ayala. El título en ortografía no estándar de Poma de Ayala se lee: El onceno inga Guainacapac, "El onceavo inca, Huayna Capac". (Wikimedia Commons)

Las fortalezas incas construidas en la época de la batalla han sido descubiertas recientemente cerca de un volcán extinto llamado Pambamarca.  El descubrimiento les aportó evidencia a los arqueólogos sobre la guerra de los incas poco tiempo antes de la conquista española.  Se ha identificado que veinte fortalezas fueron construidas por los incas y dos por los cayambe.  La evidencia sugiere que hubo una frontera pre-colombina o línea fronteriza, la cual, dicen los expertos, existió entre las fortalezas incas y las fortalezas de los indígenas cayambe.

El descubrimiento aportó evidencia arqueológica que apoya la leyenda del Lago de Yahuarcocha, contada por los españoles cuando ingresaron a Sudamérica durante los siglos XVI y XVII.  Según esas historias, Huayna Capac, el gobernador inca, quiso conquistar a los cayambe con un "ejército muy poderoso." Él esperaba una rápida victoria, pero terminó enredado en una larga lucha.

El portón oeste de la foratleza inca de Quitoloma. Arqueólogos trabajan en excavación y preservación.

El portón oeste de la foratleza inca de Quitoloma. Arqueólogos trabajan en excavación y preservación.  Crédito: Chad Gifford / Proyecto Arqueológico Pambamarca

La Batalla de Yahuarcocha

La sangrienta Batalla de Yahuarcocha ocurrió en el año 1487. Los cayambe se habían percatado de que sus fuerzas no eran suficientes para enfrentar a los incas en una batalla a campo abierto, y según el misionero español, Bernabé Cobo (en su libro del siglo XVII llamado Historia del Imperio Inca), ellos se retiraron para hacer una gran fortaleza.  Huayna Capac ordenó a sus hombres que asediaran la fortaleza y la bombardearan continuamente.  Los cayambe opusieron gran resistencia y obligaron a los incas a retroceder debido a la gran cantidad de muertes.  Huayna Capac reunió a un gran ejército y sometió definitivamente a los "rebeldes". Finalmente los incas tuvieron éxito en sacar a los cayambe de sus fortalezas a la orilla del lago.

Una masacre en el Lago de Yahuarcocha

Cuando Huayna-Capac finalmente conquistó las tribus, documentos históricos registran que él masacró a todos los hombres caranqui de 12 años en adelante y botó sus cuerpos a Yahuarcocha, cuyo color se volvió rojo por causa de la sangre.  Cobo escribe que "los incas ordenaron a sus hombres que les cortaran la garganta a los enemigos sin lástima alguna, ya que los habían cazado para luego lanzar sus cuerpos al lago."

Estudios arqueológicos actuales en el área han encontrado fragmentos de cerámica y partes de huesos de adolescentes y adultos. Estos huesos revelan impactos contundentes que sugieren peleas cuerpo a cuerpo, sin embargo, el número total de muertes sigue sin poder determinarse.  Se estima que entre 20 000 y 50 000 indígenas fueron asesinados por los incas.

Desenterrando la evidencia de la gran batalla

Las fortalezas incas recientemente descubiertas (cerca de Pambamarca) contenían plataformas de piedra llamadas ushnus, y están localizadas en cerros a unos 3000 metros (10 000 pies) sobre el suelo.  Con más de 100 estructuras encontradas en el lugar de Quitoloma, los soldados que habitaban en ellas estaban preparados para la batalla.  Las estructuras estaban llenas de armamento inca y unas pocas hondas recuperadas de las casas, sugiriendo que habían estado esperando el ataque del enemigo o iban a hacer una ofensiva desde arriba de la colina. 

En comparación, las dos fortalezas cayambe estaban hechas de un material volcánico llamado cangahua.  Son fortalezas grandes que probablemente tenían personas adentro y afuera de los muros.  Una de las fortalezas contiene evidencia de una batalla con dos tipos de munición (hondas y boleadoras).  Las dos fortalezas albergaban alfarería diseñada al estilo indígena ecuatoriano y no inca, y la alfarería cayambe siguió siendo utilizada en la región, lo que sugiere que la cultura continuó, por lo menos en algunas formas.  Quizá después de muchos años de guerra y resistencia decidieron rendirse y aliarse a los incas.

El lugar de la fortaleza de Quitoloma, una de las 20 construidas por los incas en los cerros de Pambamarca.

El lugar de la fortaleza de Quitoloma, una de las 20 construidas por los incas en los cerros de Pambamarca.  Crédito: Chad Gifford / Proyecto Arqueológico Pambamarca

En las décadas posteriores a la guerra, muchos españoles hicieron su casa en Ecuador y cerca a Perú.  La viruela azotó a la población y los incas pronto se encontraron peleando contra un enemigo equipado con armamento superior.  Contra estas probabilidades, ellos se retiraron, con su última fortaleza en Vilcabamba, Ecuador, cayendo en el año 1572.  La conquista fue un desastre para los incas y los indígenas que vivían allí.  Cuando los españoles tomaron el control, construyeron estados llamadas haciendas y los descendientes de los cayambe fueron obligados a trabajar.  Se cree que trabajaron bajo condiciones muy adversas y en habitaciones sin ventanas, un fin humillante para personas que justo algunas décadas antes habían peleado por su libertad.

Imagen: Un lago rojo. Imagen únicamente representativa.

Por Bryan Hill

Fuentes

Jarus, Owen. "Ancient War Revealed in Discovery of Incan Fortresses." LiveScience. Accedido en Julio 11, 2015. http://www.livescience.com/14370-incan-fortresses-ecuador-ancient-battles.html

Masn, Susan. "A Local View at Laguna De Yahuarcocha." AFAR Media. http://www.afar.com/places/a-local-view-at-laguna-de-yahuarcocha

"Ibarra History - Bloody Battles and Famous Ice Cream." ProEcuador. http://www.pro-ecuador.com/ibarra-history.html

"Laguna Yahuarcocha: The Lake of Blood." ProEcuador. http://www.pro-ecuador.com/laguna-yahuarcocha.html

Ruiz, Gabriela. "Yaguarcocha Lagoon. An Amazing Place in Ecuador." Yahuarcocha Lagoon. Noviembre 25, 2014 http://yahuarcochalagoon.blogspot.com/

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article