portada: Fotografía de algunas de las cabezas que decoran los muros internos del Templo Semisubterráneo de Tiahuanaco (Wikimedia Commons)

La Misteriosa Tiahuanaco: ¿una Ciudad Construida por Gigantes? – Parte II

(Leer articulo en una sola página)

HIPÓTESIS Y SUPOSICIONES

Su historia y sus orígenes continúan siendo un misterio. Muy poco se ha podido contrastar sobre sus habitantes, pero sí se sabe que algunos aventureros españoles, enviados por el Rey Carlos I en el siglo XVI, encontraron esta ciudad, abandonada casi del todo por los indios que vivían en el área. Cuando descubrieron que Tiahuanaco ya había sido destruida cuando los incas llegaron a ella, unos cien años antes, trataron de investigar su origen. Pero cuando el español Pedro Cieza de León preguntó a los aymara si Tiahuanaco fue construida por los incas, estos se rieron y afirmaron que lo que podía observar había “ ocurrido súbitamente en el curso de una sola noche ”, realizado por unos seres gigantescos en épocas anteriores al gran diluvio. Para los incas, Tiahuanaco era una ciudad sagrada hasta la que se acercaban a realizar ofrendas religiosas.

Algunos de los famosos, extraños e idénticos “bloques H” de Puma Punku (Wikimedia Commons)

Algunos de los famosos, extraños e idénticos “bloques H” de Puma Punku ( Wikimedia Commons )

Son incontables las hipótesis, opiniones y discusiones surgidas a lo largo de los últimos 500 años acerca de los orígenes de Tiahuanaco. Así, el cronista Bernabé Cobo narra que los pobladores del área le contaron una historia que afirmaba que los pesados bloques de piedra eran transportados por los aires al son de una trompeta. Por su parte, Percy Harrison Fawcett , socio de la Royal Geographical Society de Londres, escribió que los tiahuanacotas conocían los secretos de una planta que crecía en las selvas amazónicas, cuya savia tenía el poder de reblandecer la dura roca hasta transformarla en una pasta dúctil sobre la que poder trabajar fácilmente. El escritor francés Robert Charroux , afirmaba que los escritos pictográficos de Tiahuanaco relatan que en la era de los tapires gigantes unos seres humanos, muy evolucionados, palmeados y con sangre diferente a la nuestra, venidos de otro planeta, hallaron de provecho el lago más alto de la Tierra. Además, describía a la mujer que llegó a Tiauhanaco en una nave: 

“descendió una mujer, que se parecía a las mujeres actuales de los pies a los senos; pero tenía la cabeza en forma de cono, grandes orejas y manos palmeadas de cuatro dedos. Su nombre era ‘Orejona’ y venía del Planeta Venus, en donde la atmósfera es más o menos análoga a la de la Tierra […]. Un día, cumplida su misión de formar una nueva raza, Orejona volvió a emprender vuelo en su aeronave”. 

Por otro lado, en su obra “ Tiahuanaco, Cuna del Hombre Americano ”, Posnansky afirma haber encontrado un cráneo fósil a una profundidad de cuatro metros, en la pirámide de Akapana, junto a restos de huesos de especies de animales extintas. El investigador Guillermo Lange aporta, posteriormente, que expertos zoólogos determinaron que estos restos pertenecían a la especie del Toxodón, el cual vivió en el Plioceno, hace 25 millones de años, en la Era Cenozoica, en medio de un clima benigno de abundante vegetación. Aunque la especie del Toxodón se cree desaparecida del área andina desde hace más de 12.000 años, la misma se encuentra representada en diversas figuras tiahuanacotas.

Asimismo resulta necesario recordar las abundantes referencias a ciudades sumergidas en el fondo del Lago Titicaca, cercano a Tiahuanaco y tan íntimamente conectado con la ciudad. Son diversas las expediciones que afirman haber encontrado restos subacuáticos en el lago. Así, a partir de 1956, el estadounidense William Mardoff describió, detalladamente, una titánica ciudad sumergida y cubierta por algas y lodo. Del mismo modo, la expedición liderada por Ramón Avellaneda , en 1968 contó haber hallado enormes piedras monolíticas, ensambladas entre sí formando murallas y caminos pavimentados con enormes losas.

Algunas de las misteriosas ruinas de Tiahuanaco (Flickr)

Algunas de las misteriosas ruinas de Tiahuanaco ( Flickr)

En la actualidad, expertos de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) se hallan recorriendo Tiahuanaco y las comunidades de la zona para informar y difundir el Proyecto de Preservación y Conservación de las antiguas ruinas tiahuanacotas y la Pirámide de Akapana. La intención es que puedan sentarse unas bases para la conservación del lugar, asegurando su preservación a largo plazo.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article