La Rica Mitología y Cultura Megalítica de los Antiguos Bereberes: Los Caballeros del Desierto

La Rica Mitología y Cultura Megalítica de los Antiguos Bereberes: Los Caballeros del Desierto

(Leer articulo en una sola página)

La Berberia de la costa del norte de África recibió su nombre de los Bereberes, un pueblo  nómada que habitó la región al oeste del Valle del Nilo, en el norte de África. Conocidos  antiguamente como Amazigh o Imazighen (que significa "gente libre" u  "hombres libres"), se cuentan entre los habitantes más antiguos de África del norte. Su rica mitología, que existe desde hace miles de años, acabó influyendo en las creencias religiosas de los antiguos egipcios.

La historia de los bereberes de África del norte es extensa y diversa. Los beréberes están formados por un gran grupo de tribus, no árabes, unidas por la lengua y la cultura, que habitan áreas que se extienden desde Egipto hasta las Islas Canarias, así como regiones al sur del Sáhara como Níger y Malí. Los arqueólogos remontan sus orígenes a la cultura Caspia, una sociedad norteafricana de hace más de 10.000 años. La gente de habla bereber ha vivido en África del Norte desde eras muy tempranas y su primer registro histórico es obra de los egipcios, en el año 3.000 a. C. quienes se refieren a los bereberes bajo el nombre de Temehu. Textos fenicios, griegos y romanos también les hacen referencia. Desde tiempos prehistóricos, las tierras bereberes han sido un cruce de pueblos de África, Europa y Oriente Medio. Cartagineses, romanos, vándalos, bizantinos, árabes, turcos, españoles, franceses e italianos invadieron y gobernaron regiones de la patria bereber. Los bereberes nunca han experimentado una única identidad política. Existieron muchos reinos y culturas bereberes que se desarrollaron  uno junto al otro en varias regiones de África del Norte y España, pero nunca unificados como "Imperio bereber". A lo largo de los siglos, se han mezclado con muchos grupos étnicos, incluyendo árabes y, debido a esto, han acabado siendo identificados por su idioma antes que por su raza. Su lengua es una de las más antiguas del mundo y pertenece a la rama africana de la familia Afroasiática, junto con el egipcio antiguo.

Una bella joven bereber de Túnez, con tatuaje y joyas tradicionales (principios del siglo XX). Fotografía de Rudolf Lehnert. 1905.

Una bella joven bereber de Túnez, con tatuaje y joyas tradicionales (principios del siglo XX). Fotografía de Rudolf Lehnert. 1905. ( Wikimedia Commons )

Aunque nunca se haya formalizado más allá de cultos locales, los beréberes poseían una mitología rica y un sistema de creencias estructurado alrededor de un panteón de dioses. Muchas de sus creencias fueron desarrolladas en la zona mientras otros pueblos las importaban o acabaron influyendo  al contactar con otras mitologías africanas, como la religión egipcia con la mitología fenicia, el judaísmo, la mitología ibérica y la religión helenística durante la antigüedad. La influencia más reciente vino de la mitología árabe, cuando los beréberes fueron convertidos al Islam durante el siglo IX. Hoy, aún existen algunas de las antiguas y tradicionales creencias paganas beréberes dentro de su cultura y costumbres, sobre todo en Argelia, donde todavía sobreviven algunos de sus más ancestrales cultos.

Muchos pueblos prehistóricos sentían las rocas como seres sagrados y los bereberes fueron uno de esos pueblos. Durante la segunda centuria, el escritor latino Apuleyo, junto con San Agustín, obispo de Hippo Regius (nombre antiguo de la moderna ciudad de Annaba, en Argelia), comentaron la adoración de las rocas entre los norteafricanos. El historiador griego Herodoto escribió sobre sus sacrificios:

Ellos comienzan por la oreja de la víctima, que cortan y lanzan por encima de su casa: una vez hecho esto, matan al animal retorciéndole el cuello. Sacrifican al Sol y la Luna, pero no a ningún otro dios.

La cultura megalítica pudo haber sido parte de un culto a los muertos o de adoración a las  estrellas. El mejor megalito conocido en el Noroeste de  África se encuentra en Mzora (o Msoura). Está compuesto de un círculo megalítico que rodea a un túmulo. El megalito más alto mide más de 5 metros (16 pies). Según la leyenda, este es el lugar donde descansa el mítico rey bereber Antaeus. En 1926 fue descubierto otro monumento megalítico al sur de Casablanca que, además, está grabado con inscripciones funerarias en  escritura líbico-beréber conocida como Tifinagh.

El Cromlech of Msoura o Mzora. Fotografía de Christophe Chenevier.

El Cromlech of Msoura o Mzora. Fotografía de Christophe Chenevier. ( www.flickr.com)

Las tumbas de los antiguos bereberes y de sus antepasados (Caspianos e Ibero-Mauritanos) indican que creían en la vida después de la muerte. Los hombres prehistóricos de la región del noroeste de África enterraban sus cuerpos bajo tierra. Más tarde, empezaron a enterrarlos en cuevas, tumuli (túmulos funerarios), y en oquedades creadas por los cortes naturales de los estratos rocosos.  Estas tumbas se fueron desarrollando partiendo de estructuras primitivas hasta llegar a crear otras más complicadas, como las tumbas piramidales que se extienden por todo el Norte de África. Las mejores pirámides bereberes conocidas son la pirámide Numidia prerromana de Medracen, de 19 metros (62 pies) y la antigua pirámide Mauritana de 30 metros (98 pies) localizada en la Argelia de nuestros días.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article