Portada - Fotocomposición. Izquierda, el temible “fuego griego”. Derecha, el misterioso “vidrio flexible” romano. (Fotomontaje: La Gran Época)

6 antiguos inventos que la ciencia moderna no puede explicar

(Leer articulo en una sola página)

En el mundo moderno, con la confianza puesta en nuestros aparatos tecnológicos, tendemos a mantener ideas preconcebidas acerca de lo avanzados que somos como civilización, suponiendo que los antiguos, con sus arcos, flechas y métodos medievales eran también bastante atrasados ​​en sus pensamientos e ideas. Sin embargo, existen muchas tecnologías de la antigüedad que son de un ingenio tan increíble que nosotros, incluso con nuestra ciencia actual, no logramos entender.

Las siguientes antiguas invenciones causarán un cambio de paradigma en su pensamiento. Por lo menos, le harán reflexionar: ¿somos realmente tan avanzados como creemos?

1. Fuego griego: un fuego líquido que ardía incluso en el agua

El fuego griego fue un secreto muy bien guardado por los bizantinos, desarrollado en el siglo VII. Empleado como arma naval, este brebaje ardiente era rociado sobre las naves enemigas durante el combate. Y sólo podía extinguirse con arena, vinagre y orina, nunca con agua.

Ilustración de un antiguo manuscrito en la que observamos el uso del fuego griego contra una flota rebelde. Siglo XII, Codex Skylitzes Matritensis, Biblioteca Nacional de Madrid. (Dominio público)

Ilustración de un antiguo manuscrito en la que observamos el uso del fuego griego contra una flota rebelde. Siglo XII, Codex Skylitzes Matritensis, Biblioteca Nacional de Madrid. ( Dominio público )

El secreto de cómo se preparaba era conocido sólo por unos pocos privilegiados, y murió con los bizantinos. El uso de esta arma mortal condujo a importantes victorias del Imperio Bizantino, como el rescate de Constantinopla del primero y segundo asedios árabes de la ciudad, a finales del siglo VII y principios del VIII.

2. Vidrio flexible: ¿antiguo vidrio romano irrompible?

Existen tres menciones de una sustancia conocida como “vidrio flexible” o “vitrum flexile” en la antigua Roma.

La primera la encontramos en Petronio, un cortesano romano del reinado de Nerón que escribió sobre un encuentro que el emperador Tiberio tuvo con un vidriero. Presentó un frasco al Emperador y le pidió que se lo devolviera, momento en el que el vidriero lo arrojó al suelo y no se rompió. Sólo se abolló como si se tratase de un envase de bronce. Entonces, el vidriero lo martilló devolviéndole su forma original. El Emperador le preguntó al vidriero si había alguien más que supiera de la composición de este vaso. El vidriero respondió con una negativa y el emperador lo hizo decapitar.

Jarra de vidrio romana procedente de Hispania. Museo de Valladolid, España. (L. Fdez./CC BY-SA 2.1)

Jarra de vidrio romana procedente de Hispania. Museo de Valladolid, España. (L. Fdez./ CC BY-SA 2.1 )

El historiador romano Plinio no creía en el “vitrum flexile”, y siempre comenzaba sus relatos acerca de éste con un “dicen” o “hay una historia”. Asimismo, escribió que tras la decapitación del vidriero su tienda fue destruida, ya que el emperador temía que el valor de los metales preciosos se desplomara si se conocía la composición del vidrio flexible.

Otra versión es la del historiador romano Dión Casio, escrita un par de cientos de años más tarde. En ella nos habla de un arquitecto que, después de haber sido desterrado por el emperador Tiberio por algún delito menor, pidió perdón y arrojó un recipiente de vidrio en el suelo. El cristal resultó abollado, pero el arquitecto lo reparó con sus manos desnudas.

En el año 2012, la empresa Corning lanzó un material resistente al calor, llamado  “vidrio de sauce”, lo suficientemente flexible como para ser enrollado.

3. Mitridato, el antídoto para todos los venenos

Se cuenta que Mitrídates VI, rey del Ponto entre los años 120 a. C. y 63 a. C., desarrolló un antídoto contra todos los venenos al intentar ser envenenado lentamente por su propia madre, quien prefería en el trono a su hermano y competidor. Después de numerosos intentos de atentado contra su vida, huyó al bosque, donde comenzó a consumir niveles no letales de veneno para mejorar su inmunidad. La fórmula fue llamada “mithridatium” o mitridato en honor precisamente a este rey  

Botella de veneno. (Andrew Kuznetsov/CC BY-SA 2.0)

Botella de veneno. (Andrew Kuznetsov/ CC BY-SA 2.0 )

Adrienne Mayor, folclorista e historiadora de ciencias de la Universidad de Stanford, mencionaba en su investigación que la receta original se había perdido, aunque la fórmula fuera perfeccionada por el médico del emperador Nerón. Pese a ello, algunos de los ingredientes que los historiadores creen que formaban parte de la composición eran el opio y niveles no letales de venenos, así como sus respectivos antídotos.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article