Portada-Réplica de un antiguo Hwacha. Fotografía: CC BY 2.0

El poderoso Hwacha: antiguo lanzacohetes coreano

(Leer articulo en una sola página)

El Hwacha (palabra que se puede traducir a grandes rasgos como carro de fuego ), es un tipo de arma que se desarrolló en Corea hace siglos y era utilizado por su ejército en el campo de batalla. Es un arma famosa principalmente por haber participado en la Guerra Imjin. Esta guerra tuvo lugar en la última década del siglo XVI, y es también conocida como las invasiones japonesas de Corea. El uso del Hwacha por los defensores coreanos fue una de las razones del fracaso de la campaña japonesa destinada a conquistar la península coreana.

Antiguo lanzacohetes

La mejor forma de describir el Hwacha sería como un antiguo lanzacohetes. Básicamente, esta arma consiste en un carro de dos ruedas sobre el cual se montaba un tablero con numerosos agujeros. En cada uno de estos agujeros se introducía un singijeon (término que se podría traducir como ‘flechas de la máquina mágica’). Se trataba de un tipo de flecha propulsada por un tubo de pólvora adosado a su astil. En otras palabras, el singijeon era una antigua forma de cohete. Los hwachas más antiguos eran capaces de lanzar hasta 100 flechas cada vez que se disparaban. El diseño de esta arma fue mejorado más tarde, de tal forma que finalmente se consiguió que pudiera lanzar hasta 200 flechas en cada ráfaga.

Aunque el Hwacha es principalmente famoso por su utilización en la defensa de Corea en el siglo XVI, para esta época ya llevaba existiendo unos 200 años. No obstante, debe mencionarse también que las mejoras y desarrollos de esta arma fueron realizados a lo largo de los primeros años de este período de dos siglos, tras lo cual las investigaciones se estancaron.

El Hwacha, antiguo lanzacohetes coreano. (CC BY-SA 2.0)

El Hwacha, antiguo lanzacohetes coreano. ( CC BY-SA 2.0 )

No está claro cuándo se inventó exactamente el Hwacha, ya que los documentos escritos relacionados con esta arma son escasos. No obstante, el Hwacha se desarrolló muy probablemente en torno a la época en que la pólvora empezó a manufacturarse en Corea. Aunque la pólvora se consideraba un arma secreta guardada celosamente por los chinos, los coreanos consiguieron fabricarla con éxito por su cuenta hacia el siglo XIV gracias a un hombre llamado Choe Museon. Aunque la producción de pólvora estuvo inicialmente monopolizada por Museon y su hijo Haesa, esta sustancia muy pronto sería manufacturada por otros comerciantes.

Defensa del territorio

Se cree que el Hwacha se empleaba principalmente como arma defensiva. Por ejemplo, a mediados del siglo XV, empezó a ser manufacturado a gran escala por el rey Mujeon para poder utilizarlo en posiciones defensivas fronterizas. Casualmente, fue bajo el reinado del rey Mujeon cuando se inventaron los hwachas capaces de disparar 200 proyectiles por ráfaga. Por otro lado, la munición utilizada por esta arma también fue mejorada en esta época.

Hwacha expuesto en Seúl, Corea (CC BY 2.0)

Hwacha expuesto en Seúl, Corea ( CC BY 2.0 )

La batalla de Haengju

A lo largo de la última década del siglo XVI, la península coreana se encontraba amenazada por el japonés Toyotomi Hideyoshi. Los japoneses habían invadido Corea con la intención de conquistar la península. Una de las mayores victorias de los coreanos en esta guerra contra Japón fue la batalla de Haengju, que tuvo lugar el 12 de febrero de 1593. Está documentado que en la batalla participaron 3.000 coreanos en la defensa de una fortaleza situada en la cima de una colina contra un ejército de 30.000 soldados japoneses. A pesar de su inferioridad numérica, los coreanos fueron capaces de salir victoriosos, además de infligir un duro golpe a la moral japonesa, ya que esta fue la primera victoria importante de los coreanos a lo largo de esta guerra.

Desembarco japonés en Corea. (Public Domain)

Desembarco japonés en Corea. ( Public Domain )

La presencia de 40 hwachas emplazados en las murallas exteriores de la fortaleza de Haengju fue una de las razones de que los coreanos salieran victoriosos en esta batalla. A pesar de asaltar la fortaleza hasta en nueve ocasiones, los japoneses fueron incapaces de derrotar a sus defensores.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article