Portada - Pintura mural de un burdel de Pompeya. (Thomas Shahan/CC BY 2.0) Inserto: Moneda de burdel romana.

Pagando por el servicio: las monedas de burdel en la antigua Roma

(Leer articulo en una sola página)

Hoy en día existe un fuerte estigma negativo en torno a la profesión de la prostitución. A menudo es tachada de “pecaminosa”, “detestable” y “vergonzosa”, tanto para la prostituta como para su cliente. En la antigua Roma, aunque todo el mundo tenía sin duda su particular punto de vista sobre la práctica en cuestión, era considerada no obstante mucho más socialmente aceptable. De hecho, los burdeles eran algo así como un elemento básico en las ciudades de vacaciones como Pompeya y Herculano. (Algo útil para los arqueólogos, ya que ambas poblaciones permanecen “congeladas” en el tiempo). Estas instalaciones acabaron creciendo hasta tal punto que acuñaban su propia moneda, llamada spintriae en la época medieval (aunque este nombre puede resultar engañoso en los antiguos escritos). La importancia de la prostitución en la cultura romana se hace evidente por la amplia circulación de estas monedas, además de la gran cantidad de imágenes eróticas en los mencionados antiguos destinos vacacionales del sur de Italia.

Unas monedas muy especiales

Las fichas de los prostíbulos romanos eran bastante evidentes para quien manejara dinero habitualmente. Estas monedas presentaban imágenes sexuales diversas por ambas caras, generalmente de algún tipo de acto sexual. Algunas tenían imágenes de falos, con todas sus partes y a menudo con alas, indicando probablemente la virilidad del hombre que utilizaba la moneda. Aunque no era rara la prostitución masculina con mujeres como clientes, era mucho más común — hasta donde nos revela la literatura —que hombres ricos buscaran la compañía de una meretrix, una prostituta legal. También llama la atención que las imágenes de estas fichas representen predominantemente relaciones entre hombres y mujeres, en lugar de las relaciones entre individuos del mismo sexo, indicando probablemente que la homosexualidad (o al menos la homosexualidad expresada de forma abierta) había llegado a ser mucho menos aceptable en la época de los romanos de lo que lo fue para sus predecesores en la antigua Grecia.

Grabado del siglo XIX con “Spintriae” (fichas de prostíbulos romanos) supuestamente encontradas en Pompeya. (Dominio público)

Grabado del siglo XIX con “Spintriae” (fichas de prostíbulos romanos) supuestamente encontradas en Pompeya. (Dominio público)

Una de las más importantes teorías sobre la creación y el uso de estas monedas es que servían para anunciar los precios de los diferentes servicios sexuales. Además, cuando una de estas monedas pasaba de una persona a otra —normalmente el ‘comprador’ y el ‘vendedor’— se podía mantener cierto nivel de privacidad. Esto habría sido especialmente importante para los individuos de alto estatus que no querían que sus devaneos nocturnos fuesen conocidos. Algunos expertos creen que “el acto sexual representado en cada moneda corresponde al precio que aparece en la cara opuesta,” lo que también habría sido algo inteligente ya que se trata de “un sistema que también habría ayudado a disolver las barreras del idioma”.

De ser cierta esta teoría, debemos tener en cuenta entonces que las monedas en sí mismas no eran un sistema de pago; más bien eran algo parecido a tarjetas telefónicas o notas de pedido. Al igual que decimos, “Me gustaría un número 4” en un McDonald’s y pagamos por la comida en la ventanilla, los antiguos romanos entregaban la ficha y luego pagaban por el servicio, antes o después de disfrutarlo.

El reciente hallazgo de una moneda romana de prostíbulo en Londres, bautizada como “Putney token” (“Ficha de Putney) por el puente cercano a donde se encontró, fue examinado en el 2012. Como es sabido, los romanos tenían fortalezas, campamentos, etc. en la antigua Gran Bretaña, por lo que el descubrimiento refuerza la teoría de que estas monedas eran utilizadas para superar las barreras del idioma. La romanización de Gran Bretaña era lenta, al igual que la difusión de la lengua romana; sin embargo, la imagen de un acto sexual se entiende universalmente.

Ficha romana de burdel. (Mathias Kabel/CC BY SA 3.0)

Ficha romana de burdel. (Mathias Kabel/CC BY SA 3.0)

¿Una antigua forma de pago?

No es imposible que estas fichas o monedas fueran en algún momento utilizadas como forma de pago. A pesar de que circulaban sólo en los burdeles y entre compradores y vendedores de los servicios, hay un indicio de que los clientes de los prostíbulos habrían tenido un gran interés en que estas monedas tuvieran algún valor. Dión Casio, historiador romano del siglo III d. C., nos cuenta una historia ocurrida durante el reinado de Caracalla, en la que una moneda con el rostro del emperador fue utilizada en un burdel. Aparentemente, esto fue visto como un insulto al emperador, y el hombre que pagó con aquella moneda fue condenado a muerte:

“Un joven jinete llevó una moneda con su efigie a un burdel, y los confidentes informaron de ello; por esto, el jinete fue al momento encarcelado a la espera de su ejecución, pero más tarde fue liberado, ya que el emperador murió mientras tanto”.

- Dión Casio, 16.5.

Busto del emperador Caracalla. (CC BY 2.5)

Busto del emperador Caracalla. (CC BY 2.5)

Sin duda, Caracalla fue uno de los más temperamentales emperadores del Imperio romano, y tal vez reaccionó de forma mucho más colérica de lo que hubieran hecho otros emperadores en esta situación; sin embargo, esta anécdota indica que en aquella época era una buena idea mantener separados los servicios sexuales de las monedas imperiales.

Una perspectiva diferente

La prostitución era una “elección profesional” mucho más aceptable en la antigua Roma de lo que muchos creen; el actual estigma de la prostitución ha dañado la reputación de lo que muchos consideran la profesión más antigua en la historia. Los historiadores romanos Tito Livio, cuya Historia de Roma es exhaustiva, y Tácito, acreditado como una de las mejores fuentes supervivientes sobre la cultura y la guerra en la antigua Roma, afirman en ambos casos que las prostitutas a menudo tenían una reputación positiva, e incluso provenían de buenas familias.

El emperador Augusto fomentó esta profesión, haciendo de ella algo “ni ilegal ni estigmatizado en la antigua Roma, y de hecho no era inusual para una mujer de clase alta independiente convertirse en cortesana; cuando Augusto decidió fomentar la reproducción en las clases altas gravando a los patricios adultos solteros, muchas mujeres se registraron como putas para evitar ser obligadas a contraer matrimonio.” (McNeill) Así pues, hay que tener cuidado al juzgar desde las propias perspectivas culturales antiguos acontecimientos, ya que la cantidad de fichas romanas de burdel descubiertas no hace más que confirmar la realidad de que la prostitución fue durante mucho tiempo en la Roma imperial una actividad respetable.

 ‘El imperio de Flora’ (circa 1743), óleo de Giovanni Battista Tiepolo. (Dominio público) La pintura está basada en el relato de Ovidio sobre las Floralia, una festividad en honor a la diosa romana Flora en la que participaban prostitutas.

 ‘El imperio de Flora’ (circa 1743), óleo de Giovanni Battista Tiepolo. (Dominio público) La pintura está basada en el relato de Ovidio sobre las Floralia, una festividad en honor a la diosa romana Flora en la que participaban prostitutas.

Imagen de portada: Pintura mural de un burdel de Pompeya. (Thomas Shahan/CC BY 2.0) Inserto: Moneda de burdel romana.

Autor: Ryan Stone

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

 

Bibliografía:

“Cassius Dio: Roman History.” (trans. Bill Thayer) Leob Classical Library through University of Chicago. Accessed January 29 2018. http://penelope.uchicago.edu/Thayer/E/Roman/Texts/Cassius_Dio/78*.html#16

Fishburn, George. 2007. “Is that a Spintria in your Pocket, or Are You Just Pleased to See Me?” From Regarding the Past: Proceedings of the 20th Conference of the History of Economic Thought. Society of Australia: University of Queensland, 11-13 July 2007. pp. 225-236.

Gonzalez, Robbie. 2013. “Ancient Roman coins depict sundry sexual acts, but what were they for?” io9: We come from the future. Accessed January 30, 2018. https://io9.gizmodo.com/ancient-roman-coins-depict-sundry-sexual-acts-but-what-1277370698

Jones, Jonathan. 2012. “Porn yesterday: Roman brothel tokens and the rise of erotic art.” Accessed January 30, 2018. https://www.theguardian.com/artanddesign/jonathanjonesblog/2012/jan/04/porn-roman-brothel-tokens-erotic-art

McGinn, Thomas A. J. 2004. “The Economy of Prostitution in the Roman World.” University of Michigan Press. Accessed January 30, 2018. https://muse.jhu.edu/book/12751

McNeil, Maggie. 2012. “The many types of prostitutes in ancient Rome.” The Feministe. Accessed February 1, 2018. http://www.feministe.us/blog/archives/2012/02/20/the-many-types-of-prostitutes-in-ancient-rome/

Weisner, Lauren. 2014. “The Social Effect the Law had on Prostitutes in Ancient Rome.” Grand Valley Journal of History: 3.2, Article 4. Accessed January 30, 2018. http://scholarworks.gvsu.edu/cgi/viewcontent.cgi?article=1120&context=gvjh

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article