Portada - Calavera de cristal expuesta en el Museo Británico de Londres, Inglaterra. (Fotografía: Mataparda/Flickr)

La leyenda de las 13 calaveras de cristal

(Leer articulo en una sola página)

Cuenta una leyenda que los mayas dispersaron por el mundo trece calaveras talladas que heredaron de los habitantes de la legendaria Atlántida antes de que su continente se hundiera en el mar, y que cuando éstas se hallen y reúnan en un solo lugar, será el tiempo en que la sabiduría de los atlantes habrá de ser trasmitida a la humanidad. Otra versión de la historia relata que cada calavera corresponde a uno de los trece mundos que fueron habitados por los humanos. El último de estos trece mundos sería el nuestro. Por eso se dice que son 12 +1 calaveras las que fueron traídas y repartidas por toda la Tierra para recabar sobre nuestro aprendizaje y responder por nuestra existencia.

Actualmente, varias de estas calaveras están expuestas en las vitrinas de distintos museos del mundo, habiendo sido descubiertas –según los creyentes en la leyenda– al menos ocho de las trece. Según la especialista en la materia Ellie Crystal, cada una de las calaveras se halla en diferentes manos, y cada una de ellas ha sido bautizada con un nombre propio. La más conocida es la Calavera Skull of Doom , también llamada “Calavera del Destino” o “Cráneo del Destino”. Su aspecto y medidas son casi réplicas exactas de una calavera humana. Tallada a partir de una sola pieza del más puro cristal de cuarzo,  tiene la mandíbula articulada y apenas presenta imperfecciones. Por su forma y tamaño, se presume que se trata de un cráneo femenino.

Mitchell-Hedges y la Calavera del Destino

En 1919, el aventurero británico Frederick Albert Mitchell-Hedges viajó hasta Belice junto a su hija Anna. Allí descubrieron una zona arqueológica entre las ruinas de la ciudad maya de Lubaantún . Mitchell-Hedges andaba buscando algún vestigio que le ratificara la existencia de la Atlántida , hasta que en el decimoséptimo cumpleaños de su hija Anna, el 1 de enero del año 1924, escudriñando entre las ruinas de un templo, la joven observó un haz de luz entre las piedras. Al mover los bloques pudieron desenterrar una fascinante calavera de cristal. Se cuenta que eran cerca de 300 indígenas los que trabajaban en dichas excavaciones, y que cuando la calavera salió a la luz, todos ellos se arrodillaron con admiración, postrándose respetuosamente ante ella y besando con recogimiento el suelo.

Los científicos actuales no tienen respuestas claras sobre cómo pudo ser tallada de forma tan perfecta la calavera. De hecho, hoy en día no existe ninguna herramienta capaz de esculpir semejante pieza a partir un solo bloque del más puro cristal y, además, del modo como se hizo: tallada en contra del eje natural de la roca. No existen evidencias ni rastro alguno que hagan pensar que se utilizase alguna herramienta metálica en su manufactura. Por eso muchas personas relacionan su talla con posible tecnología  extraterrestre.

Por su parte, Mitchell-Hedges, sostenía que crear tal objeto frotando un inmenso bloque de cristal con arena debió haber ocupado a los mayas durante unos 150 años, trabajando todos los días de sus vidas, generación tras generación. En 1970, Anna y la familia Mitchell-Hedges entregaron el cráneo a los laboratorios de Hewlett Packard para un profundo estudio científico. Dichos laboratorios, tras minuciosos exámenes, demostraron que la calavera había sido tallada a partir de un único bloque de cristal, y que con toda nuestra tecnología actual resultaría imposible fabricar una igual.

Otra de las calaveras de cristal se encuentra  en el Museo de la Humanidad del Museo Británico de Londres, Inglaterra. Denominada “Calavera Británica”, está considera como una gemela de la “Calavera del Destino”. Su diferencia consiste en que la llamada “Británica” tiene la mandíbula fija. Los historiadores piensan que ambas calaveras fueron talladas por las mismas manos. El Museo Británico la adquirió a la joyería Tiffany de Nueva York en 1998. Tíffany no supo –o no quiso– explicar dónde la había conseguido.

Primer plano de la calavera de cristal expuesta en el Museo Británico londinense. (Gryffindor/CC BY-SA 3.0)

Primer plano de la calavera de cristal expuesta en el Museo Británico londinense. ( Gryffindor/CC BY-SA 3.0 )

Otras calaveras de cristal

Son numerosas las calaveras talladas de cristal “descubiertas” en los últimos 150 años. Algunas de las más conocidas son las que enumeramos a continuación:

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article