Portada - Página 68 del misterioso Manuscrito Voynich, aún sin descifrar hasta el día de hoy. Este tríptico del manuscrito, que podemos observar desplegado, incluye lo que parece ser una carta astronómica (posiblemente la creación de un sol, o un “proceso de inicio de un núcleo de fusión”). Beinecke Rare Book & Manuscript Library, Universidad de Yale. (Dominio público)

El Manuscrito Voynich: un investigador cree haber identificado a su posible autor

(Leer articulo en una sola página)

El manuscrito Voynich fue redactado en el siglo XV, utilizando en él una escritura indescifrable que continúa inquietando a eruditos y lingüistas desde que fuese hallado en el año 1912.

Sin embargo, el especialista en asuntos medievales Stephen Skinner afirma ahora que algunas de las ilustraciones de dicho códice -elaborado entre 1404 y 1438- y que fue encontrado por el coleccionista polaco Wilfrid Voynich, podrían indicar que tras su autoría se escondía un antiguo judío que habitó en el norte de Italia, según informaciones publicadas por el diario The Guardian.

Retrato de Michał Wojnicz, más tarde conocido como Wilfrid Michael Voynich, (c. 1885), cortesía de Rafał T. Prinke, (Dominio público)

Retrato de Michał Wojnicz, más tarde conocido como Wilfrid Michael Voynich, (c. 1885), cortesía de Rafał T. Prinke, (Dominio público)

Skinner estima que las escenas con mujeres desnudas que aparecen en unas piscinas verdes que se llenan con unas tuberías curvas representan unos baños comunales llamados «mikvé», que los judíos ortodoxos todavía utilizan para “purificar y limpiar” a las mujeres después del parto o la menstruación.

Para justificar su teoría, recuerda que «los únicos lugares» de Europa donde las mujeres se bañaban juntas en esa época eran los llamados «baños de purificación» que las personas que profesan la religión judaica utilizan «desde hace 2.000 años».

Algunas de las ilustraciones del Manuscrito Voynich donde se representan escenas en las que mujeres desnudas aparecen bañándose, de forma comunal en llamativas piscinas verdes. Beinecke Rare Book & Manuscript Library, Universidad de Yale. (Dominio público)

Algunas de las ilustraciones del Manuscrito Voynich donde se representan escenas en las que mujeres desnudas aparecen bañándose, de forma comunal en llamativas piscinas verdes. Beinecke Rare Book & Manuscript Library, Universidad de Yale. (Dominio público)

Tanto es así que este estudioso considera que los dibujos ilustran una invención diseñada por el desconocido autor para garantizar un suministro eficiente de agua limpia a una «mikvé».

Una hipótesis que, por otro lado, se ve reforzada ante la total ausencia de símbolos cristianos, un hecho muy extraño tratándose como se trata de un documento medieval.

Interior del antiguo mikvé (baño judío) de Besalú, Girona, España. (Raimer/CC BY-SA 3.0)

Interior del antiguo mikvé (baño judío) de Besalú, Girona, España. (Raimer/CC BY-SA 3.0)

Además, algunos indicios visuales sugieren que el autor del manuscrito era un médico o herbolario judío. Por ejemplo, algunas de las plantas que aparecen al lado de las cartas astrales — los médicos medievales se orientaban en el cielo estrellado para determinar la naturaleza y el tratamiento de una enfermedad — son adormideras o cannabis, con las que elaboraban algunos de sus muchos remedios.

Si este razonamiento es cierto, Stephen Skinner estima que próximamente podría descifrar más secretos del, hasta ahora, misterioso texto codificado.

Para el investigador, el autor del manuscrito era un médico o herbolario judío, puesto que algunas de las plantas que aparecen al lado de las cartas astrales son adormideras o cannabis, hierbas con las que los médicos medievales elaboraban algunos de sus muchos remedios. (Dominio público)

Para el investigador, el autor del manuscrito era un médico o herbolario judío, puesto que algunas de las plantas que aparecen al lado de las cartas astrales son adormideras o cannabis, hierbas con las que los médicos medievales elaboraban algunos de sus muchos remedios. (Dominio público)

Imagen de portada: Página 68 del misterioso Manuscrito Voynich, aún sin descifrar hasta el día de hoy. Este tríptico del manuscrito, que podemos observar desplegado, incluye lo que parece ser una carta astronómica (posiblemente la creación de un sol, o un “proceso de inicio de un núcleo de fusión”). Beinecke Rare Book & Manuscript Library, Universidad de Yale. (Dominio público)

Autor: Código Oculto

Este artículo fue publicado con anterioridad en Código Oculto y ha sido publicado de nuevo en Ancient Origins en Español con permiso. 

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article