Portada - Ilustración de Utagawa Kuniyoshi en la que aparece Honjo Shigenaga parando con su escudo un proyectil explosivo. (Public Domain)

En busca de la Honjo Masamune: la legendaria espada samurái de la dinastía Tokugawa

(Leer articulo en una sola página)

La Honjo Masamune es una espada que fue forjada por el famoso fabricante de espadas Goro Nyudo Masamune. Es una de las más famosas espadas de la historia japonesa, y en cierto momento llegó incluso a convertirse en uno de los tesoros nacionales del país. Al acabar la Segunda Guerra Mundial, no obstante, esta famosa espada desapareció, y su paradero sigue siendo un misterio aún a día de hoy.

La leyenda de Masamune y Muramasa

Masamune es a menudo considerado uno de los más grandes fabricantes de espadas de Japón de todos los tiempos. Aunque se desconoce cuándo vivió y murió exactamente este ilustre artesano, tradicionalmente se ha creído que forjó la mayor parte de sus espadas a finales del siglo XIII y principios del XIV.

Donde quizás quede mejor reflejada la personalidad de Masamune es en la historia de Masamune y Muramasa. Este relato, cuya veracidad es bastante improbable, nos habla de una competición entre dos forjadores de espadas para determinar cuál de los dos era el más grande en su arte.

Antiguo retrato del forjador de espadas Masamune. (Public Domain)

Antiguo retrato del forjador de espadas Masamune. ( Public Domain )

Existen muchas versiones de este relato, aunque todas ellas apuntan al carácter más virtuoso tanto de Masamune como de sus creaciones. En una de las versiones, las dos espadas, ya acabadas, se dejaron suspendidas sobre la corriente de un río para probar su calidad. La espada de Muramasa cortó todo aquello con lo que entró en contacto. En cambio, la de Masamune sólo las hojas que flotaban en la superficie del río. En cuanto a los seres vivos, parecían rebotar en el filo de la espada de Masamune. Cuando Muramasa observó esto, creyó que la espada de Masamune no estaba lo suficientemente afilada y pensó que había ganado. Cuando Muramasa ya saboreaba su victoria, un monje itinerante se ofreció para dar su veredicto.

Este monje llevaba un rato observando la competición entre los dos hombres, y decidió que la espada de Masamune era de más calidad que la de Muramasa. Según el monje, la espada de Muramasa era una creación maléfica y ávida de sangre, ya que lo cortaba todo en pedazos indiscriminadamente. En comparación, la espada de Masamune no mataba innecesariamente. Debido a la ‘benévola’ naturaleza de su espada, Masamune fue declarado como el mejor fabricante de espadas de los dos.

Espada de Masamune expuesta en el Museo de Steyr, ciudad austríaca. (CC BY-SA 3.0 AT)

Espada de Masamune expuesta en el Museo de Steyr, ciudad austríaca. ( CC BY-SA 3.0 AT )

Orígenes de la espada

La Honjo Masamune recibe su nombre del general Honjo Shigenaga. Este general vivió en los siglos XVI y XVII, y combatió al servicio del clan Uesugi del norte de Japón. Shigenaga se convirtió en dueño de esta espada en 1561, tras la 4ª batalla de Kawanakajima. Al principio de la batalla, la espada pertenecía a un general enemigo que desafío a Shigenaga a un duelo singular. En el transcurso del duelo, el rival de Shigenaga consiguió partir en dos el casco del samurái con su espada. Al final del combate, sin embargo, Shigenaga salió victorioso y se apoderó de la espada de su enemigo como trofeo.

Shigenaga conservó la espada durante muchos años antes de vendérsela a finales del siglo XVI al clan Toyotomi, que dominaba Japón por aquel entonces. Derrocados los Toyotomi, la espada pasó a ser propiedad del nuevo shogún de Japón, Tokugawa Ieyasu. De este modo, la espada se convirtió en tesoro familiar y símbolo de la dinastía Tokugawa. Fue así como la Honjo Masamune fue pasando como herencia familiar de un shogún a otro. Tras la caída del shogunato de los Tokugawa, en 1868, la espada continuó en poder de la familia.

Espadas samurái. Museo Victoria y Alberto de Londres. (Public Domain)

Espadas samurái. Museo Victoria y Alberto de Londres. ( Public Domain )

Una desaparición misteriosa

Está documentado que hacia el final de la Segunda Guerra Mundial la Honjo Masamune estaba en poder de Tokugawa Iemasa. Tras la rendición de Japón, los aliados exigieron a todas las familias de la nobleza japonesa que entregaran sus colecciones de espadas, quizás como trofeos de guerra.

Aunque muchos de los nobles estaban comprensiblemente furiosos ante esta exigencia, Iemasa, Presidente de la Cámara de los Pares de Japón, decidió dar ejemplo y ejercer como representante de la razón, y entregó la colección de espadas de su familia. Entre ellas se encontraba la Honjo Masamune. El hombre que presuntamente recibió la espada fue un sargento conocido como ‘Coldy Bimore’, aunque no existen registros históricos que atestigüen su existencia.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article