Portada - Estatua del dios Chac-Mool situada en el interior de una de las cámaras de la pirámide de Kukulcán en Chichén Itzá, México (Dominio público); detalle.

Chac Mool y el mito de la Atlántida

(Leer articulo en una sola página)

Le Plongeon creía que aquellos antiguos mayas pusieron los cimientos de la civilización que admiramos hoy en día, y que según sus interpretaciones colonizó lo que hoy es Yucatán, México, hace más de 11.500 años. Para proteger las reliquias del pasado, los sacerdotes enterraron objetos y documentos importantes de aquellas épocas, entre ellos una gran estatua.

Una importante figura del pasado

A través de su desciframiento de un dintel de la puerta en unas antiguas ruinas de Chichén Itzá, Le Plongeon descubrió que bajo 'La plataforma de las águilas y los jaguares', un pequeño edificio en forma de pirámide cercano a la Acrópolis principal, encontraría una importante figura del pasado.

Con solo ramas de árbol y unos pocos obreros, el investigador excavó hasta más de tres metros de profundidad, encontrando una gran estatua de un hombre reclinado. Tallada en granito y con un peso de cerca de 800 libras (363 kilogramos), la figura luce un tocado inusual, con extraños paneles laterales cubiertos de jeroglíficos que se extienden hacia abajo sobre sus orejas. Su cabeza está girada 90 grados respecto a su cuerpo, y está apoyado sobre sus codos. Con los brazos descansando sobre su vientre, sus manos sostienen un recipiente redondo. Ciertos arqueólogos han atribuido la figura a la cultura tolteca del centro de México, ya que se encontró una escultura reclinada similar en Tula, su capital. Un plato grande o insignia cubre la mitad superior del pecho de la estatua, idéntico a los que pueden observarse en las enormes esculturas de pie que encontramos en Tula en la cima de la pirámide B.

¿Quién era Chac-Mool? -La estatua de Chac-Mool tal y como podemos contemplarla hoy en día en el Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México. (Fotografía aportada por el autor)

¿Quién era Chac-Mool? -La estatua de Chac-Mool tal y como podemos contemplarla hoy en día en el Museo Nacional de Antropología de Ciudad de México. (Fotografía aportada por el autor)

Le Plongeon llamó a la estatua 'Chacmool', poderoso guerrero, para simbolizar a un soldado caído en combate llevando ofrendas a los dioses. Se trata de una tosca obra de arte, en la que el escultor talló apresuradamente la pieza con un rostro simple e inexpresivo, y un cuerpo que no es el típico de las muy refinadas esculturas que encontramos desde los primeros mayas. Resulta curioso que Le Plongeon llamara Chacmool a la figura. La escultura no viste nada que pueda ser considerado propio de un guerrero. Se trata de un rey, noble o sacerdote del pasado. ¿Podría esta figura ser el mítico Kukulkán, portador de conocimiento, superviviente del Gran Diluvio, quien habría regresado para refundar la civilización?

Escultura del juego de pelota del asentamiento postclásico de Mixco Viejo, Guatemala. Esta figura representa a Kukulkán, con sus fauces abiertas, y la figura de un guerrero humano surgiendo de su boca. (Simon Burchell/CC BY-SA 3.0)

Escultura del juego de pelota del asentamiento postclásico de Mixco Viejo, Guatemala. Esta figura representa a Kukulkán, con sus fauces abiertas, y la figura de un guerrero humano surgiendo de su boca. (Simon Burchell/ CC BY-SA 3.0 )

El culto a Kukulkán

Los arqueólogos creen que el culto a Kukulkán facilitaba las comunicaciones y el comercio pacífico entre pueblos de características étnicas y sociales muy diferentes, y que se centraba originalmente en la antigua ciudad de Chichén Itzá, extendiéndose más adelante al altiplano de Guatemala y otras regiones de Centroamérica. Los aztecas tenían una figura similar llamada Quetzalcóatl, dios que da nombre a una de las pirámides de Teotihuacán.

Detalle del Templo de los Guerreros de Chichén Itzá en el que podemos observar una estatua de Chac-Mool. (Bjørn Christian Tørrissen/CC BY-SA 3.0)

Detalle del Templo de los Guerreros de Chichén Itzá en el que podemos observar una estatua de Chac-Mool. (Bjørn Christian Tørrissen/ CC BY-SA 3.0 )

Aunque el nombre de Kukulkán es conocido en toda Centroamérica, contamos con pocos documentos (si es que existe alguno) que nos digan quién era y permitan desvelar su legado. Algunos han especulado que el plato que la figura sostiene sobre su vientre podría haber contenido mercurio líquido, un elemento que por medio de su reflejo metálico sería utilizado para observar los cielos o para propósitos adivinatorios.

Sea cual sea el significado de su postura reclinada, esta figura fue importante para los primeros mayas, y quizás también para otras culturas mesoamericanas. Se han desenterrado pequeñas reproducciones (figuritas) de Chac-Mool en todo Yucatán y lo que hoy es México, estatuillas que revelan que la figura era deificada y posiblemente utilizada en ceremonias religiosas.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article