Portada - Arriba, petroglifo con múltiples símbolos en el monte Karkom, Israel. (CC BY-SA 4.0). Abajo a la izquierda: ejemplos de nombres de Dios hallados por Yehuda Rotblum en el arte rupestre del Néguev. (Imagen: © 2016 Yehuda Rotblum). Abajo a la derecha: cazando una cabra montesa; monte Karkom, Néguev, Israel. (CC BY-SA 3.0)

Antiguo arte rupestre hallado en Israel parece confirmar el relato bíblico del Éxodo

(Leer articulo en una sola página)

Ejemplos de nombres de Dios encontrados por Yehuda Rotblum en el arte rupestre del Néguev. (Imagen: © 2016 Yehuda Rotblum)

Ejemplos de nombres de Dios encontrados por Yehuda Rotblum en el arte rupestre del Néguev. (Imagen: © 2016 Yehuda Rotblum)

Si la teoría de Rotblum es cierta o no, es algo que solo el tiempo lo dirá, pero mi predicción es que caerá en el olvido. ¿Por qué? Porque frente a acumular evidencias arqueológicas que respalden la afirmación de que algunos de los relatos bíblicos sucedieron, existe una línea dura de escépticos arqueólogos ateos de la vieja escuela. Irónicamente, estos profesores cometen exactamente el mismo delito académico del que acusan a los “creyentes.” Dejan que sus “creencias personales” se interpongan en el camino de las pruebas contundentes y eligen “aceptar” las evidencias que favorecen su modelo de la historia lleno de telarañas.

Esta “vieja guardia” necesita revisar su juego y darse cuenta de que aceptar que hechos como el Éxodo realmente podrían haberse producido no implica reconocer que el Dios bíblico existió realmente. Es en su miedo tan profundamente arraigado de cómo les verán sus compañeros, si les encuentran entretenidos en tales ideas, en lo que se basan mis dudas sobre la longevidad de la teoría de Rotblum, por muy exacta que pueda ser.

Imagen de portada: Arriba, petroglifo con múltiples símbolos en el monte Karkom, Israel. ( CC BY-SA 4.0 ). Abajo a la izquierda: ejemplos de nombres de Dios hallados por Yehuda Rotblum en el arte rupestre del Néguev. (Imagen: © 2016 Yehuda Rotblum). Abajo a la derecha: cazando una cabra montesa; monte Karkom, Néguev, Israel. ( CC BY-SA 3.0 )

Autor: Ashley Cowie

Este artículo fue publicado originalmente en www.ancient-origins.net y ha sido traducido con permiso.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article