¿Aporta el Bloque de Cascajal Pruebas de una Escritura Olmeca?

(Leer articulo en una sola página)

El Bloque de Cascajal es una placa de piedra que contiene la escritura más antigua conocida hasta ahora en todo el hemisferio occidental. Sus inscripciones han sido datadas alrededor del año 900 a. C., es decir, unos 400 años antes de que apareciera la escritura en Mesoamérica, y por extensión en todo el continente americano. Se cree que pudo haber pertenecido a la Civilización Olmeca, una antigua cultura precolombina que habitaba las llanuras tropicales de México Central y del sur. Contaríamos por tanto con las primeras pruebas sólidas de la existencia de una auténtica escritura olmeca.

Cabeza-Piedra-Olmeca-1.jpg

Famosa cabeza de piedra de la civilización Olmeca. Fuente: BigStockPhoto

Los Olmecas constituyeron la primera sociedad compleja de Mesoamérica (región que abarcaba México y la mayor parte de Centroamérica) y su cultura floreció en la costa sur del Golfo de México desde el año 1.200 a. C. hasta, aproximadamente, el 400 a. C. en lo que hoy son los estados mexicanos de Veracruz y Tabasco. Aunque desconocemos la fecha exacta de su aparición, se cree que los Olmecas llegaron a la región hacia el 13.000 a. C., atravesando el puente de tierra que unía Siberia con Alaska en el pasado. Desarrollaron la que pudo ser la civilización más temprana de Norteamérica y, tal y como se cree, pudieron ejercer una poderosa influencia en el arte y las prácticas religiosas de posteriores culturas americanas como Mayas y Aztecas. Son muy famosos por sus colosales esculturas talladas en piedra, entre las que destacan sus enormes cabezas humanas, así como las de seres que presentan rasgos tanto humanos como animales. Algunas de estas esculturas llegan a pesar más de 16 toneladas y se han descubierto cabezas similares en México central, en zonas tan alejadas como pueden ser los estados de Oaxaca, Morelos y Guerrero. Algunos expertos creen, sin embargo, que los Olmecas pudieron haber llegado desde África debido a las características físicas de sus monumentos.

Hombre-Trono-Oxtotitlan-Olmeca-Rupestre.jpg

Hombre sentado en Trono, Oxtotitlán, Cultura Olmeca, Período Formativo Medio, a. C., pintura rupestre. (studyblue.com)

El Bloque de Cascajal fue descubierto en una cantera de grava del pueblo de Lomas de Tacamichapan, en Veracruz, México, en el año 1999, en lo que se cree que era el corazón de la antigua civilización Olmeca. Se encontraba rodeado de numerosos fragmentos de cerámica y estatuillas de arcilla y no fue desenterrado de forma correcta ni siguiendo método científico alguno. Al asociarlo con el resto de objetos hallados a su alrededor, el bloque fue datado en la época de San Lorenzo de Tenochtitlán, etapa que finalizó alrededor del año 900 a. C. Por tanto, precede al texto hasta ahora considerado como el más antiguo de América, perteneciente a los Zapotecas (quienes también habitaron en lo que ahora es México) y que desaparecieron hacia el año 500 a. C.

En Septiembre del 2006, un estudio concluyente fue publicado en "Science magazine". Al parecer el bloque está formado de serpentina, un mineral de dureza media, y pesa aproximadamente 12 Kg, siendo relativamente pequeño en tamaño ya que sólo  mide 35 x 20 x 12.5 cm. Está completamente en blanco excepto por un lado, justo el que estaba apoyado sobre la tierra desnuda, en el que aparecen hasta 62 símbolos jeroglíficos. Dichos símbolos están dispuestos en filas que se repiten, tal y como sucede en otras lenguas escritas. La placa muestra también otros signos de escritura, incluyendo un modelo de sintaxis, orden de las palabras y repetición de las mismas. Los signos parecen representar insectos, plantas, animales, una piña tropical, una mazorca de maíz y diversos objetos. Muchos de los símbolos aparecen como figuras abstractas o resultan ilegibles. Otra observación interesante revela que el bloque pudo haber sido limpiado o borrado varias veces.

Selección de signos procedentes del Bloque Cascajal. (theposthole.org)

Aunque la mayoría de los expertos está de acuerdo en que las imágenes grabadas sobre el bloque de Cascajal prueban la existencia de un sistema de escritura olmeca, también es cierto que existen todavía algunas críticas y controversias en torno a estas conclusiones que ponen en duda si el descubrimiento es real o no. Los críticos se basan en el hecho de que el bloque no fue desenterrado por arqueólogos, sino extraído por medio de una excavadora, entre un montón de ruinas, datándose alrededor del año 900 a. C. en una estimación basada en los fragmentos de cerámica y otros objetos que lo rodeaban. Por tanto, no confían en el contexto de dicho hallazgo. Sin embargo, sí que fueron  geólogos en el año 2006, concretamente Ricardo Sánchez y Jacinto Robles, quienes realizaron la toma de muestras del desgaste interno de las inscripciones, para luego analizarlas en el laboratorio para su autenticación.

Nuestra Misión

Ancient Origins pretende descubrir e investigar lo que creemos representa la parte más importante de los conocimientos que podemos lograr como seres humanos: nuestros orígenes.

Si bien hay quien podría pensar que poseemos ya un conocimiento profundo sobre el tema, pensamos que aún existen infinidad de enigmas y misterios que necesitan ser estudiados.

Por lo tanto, alentamos a una comunidad abierta dedicada a la investigación, la comprensión y explicación de los orígenes de la vida de nuestra especie en el planeta Tierra: organizamos, apoyamos y también financiamos los esfuerzos que van en esta dirección.

Nuestro objetivo es ir más allá de las teorías, y presentando una evaluación precisa de la investigación actual, resaltamos y ofrecemos puntos de vista alternativos a las declaraciones de la ciencia y arqueología convencionales.

Embárcate con nosotros en un viaje para explorar civilizaciones perdidas en el tiempo, antiguos lugares y hallazgos y misterios científicos inexplicables, mientras reconstruimos conjuntamente la historia de nuestros orígenes.

Next article